INTERNACIONAL
04/06/2018 6:06 AM CDT | Actualizado 05/06/2018 8:05 PM CDT

Elevan a 73 la cifra de muertos por la erupción del volcán de Fuego en Guatemala

La erupción del volcán de Fuego causó al menos 20 heridos y 1.7 millones afectados.

Getty Images
Policías y bomberos llevan el cuerpo de una persona en el área afectada por la erupción en la comunidad de San Miguel Los Lotes en Escuintla, Guatemala, este 4 de junio de 2018.

La cifra de muertos por la violenta erupción que registró el domingo el volcán de Fuego aumentó a 73 fallecidos, confirmó este martes una fuente del Instituto Nacional de Ciencias Forenses (Inacif) a la agencia española EFE.

El secretario de la Coordinadora Nacional para la Reducción de Desastres (Conred), Sergio García, aseguró hoy que van a continuar con las labores de búsqueda hasta encontrar a la última víctima, aunque reconoció que no saben cuántos están desaparecidos.

Una nueva explosión del volcán de Fuego este martes hizo que los socorristas abandonaran el área temporalmente.

Solo 17 de los fallecidos han sido identificados hasta ahora, dijo Mirna Zeledon, vocera del Inacif en entrevista con Reuters.

El portavoz de la Coordinadora Nacional para la Reducción de Desastres (Conred), David de León, reconoció que uno de los muertos es un empleado de la institución, que trabajaba en una vivienda para planificar la evacuación.

La ceniza lanzada por el coloso alcanzó los 10 mil metros de altura sobre el nivel del mar y, según el Instituto Nacional de Sismología, Vulcanología, Meteorología e Hidrología (Insivumeh), esta erupción, la segunda en 2018 del volcán de Fuego, es la mayor de los últimos años.

Ante esta catástrofe, el Ministerio de Educación anunció la suspensión de las clases en los departamentos de Chimaltenango, Escuintla y Sacatepéquez, que han sido declarados por la Coordinadora Nacional de Desastres en alerta roja.

Luis Echeverría / Reuters
Fotografía del volcán de Fuego después de que estalló violentamente. Vista desde San Juan Alotenango, Guatemala el 3 de junio de 2018.

El gobierno de Guatemala, encabezado por su presidente Jimmy Morales, decretó el estado de calamidad en los tres departamentos para atender la emergencia, de la que el secretario de la Conred, Sergio García, dio más detalles.

Según explicó, entre los heridos se encuentran 12 niños, cuatro de ellos con quemaduras de tercer grado, lo que obligó a las autoridades a su traslado al Hospital Roosevelt, de la capital.

García dijo que la aldea El Rodeo, en el departamento sureño de Escuintla, prácticamente ha quedado soterrada por la avalancha que descendió del cono volcánico y que el panorama es "bastante delicado" porque la lava no deja entrar.

Número indeterminado de desaparecidos

Hay un número indeterminado de desaparecidos y 3 mil 100 personas fueron evacuadas, siguen las evaluaciones de los daños causados por la erupción del volcán de Fuego, de 3,763 metros de altura.

Toda Guatemala ha sido declarada en alerta anaranjada o de prevención, mientras que los departamentos de Escuintla, Chimaltenango y Sacatepéquez, donde su ubica el volcán de Fuego, están en alerta roja.

El presidente Morales anunció que sus homólogos de México, Enrique Peña Nieto; Honduras, Juan Orlando Hernández, y de El Salvador, Salvador Sánchez, le expresaron su solidaridad y ofrecieron ayuda.

NOE PEREZ vía AFP/Getty Images
La gente huye del poblado El Rodeo, departamento de Escuintla, a 35 km al sur de la ciudad de Guatemala, después de la erupción del volcán de Fuego.

Aparte de la ayuda de varios países, Naciones Unidas expresó su solidaridad con las familias de las víctimas y los afectados, además de manifestar su "disposición de apoyo" al gobierno y a la sociedad para atender esta emergencia.

Es "importante redoblar los esfuerzos y medidas para prevenir que otras poblaciones resulten afectadas", dijeron las organizaciones de la ONU en un comunicado, en el que añadieron que ponen a disposición del Estado guatemalteco "los mecanismos de atención humanitaria".

El aeropuerto internacional La Aurora permanece cerrado como medida de prevención debido a que la pista se llenó de ceniza.