MÉXICO
01/06/2018 11:23 AM CDT | Actualizado 01/06/2018 12:49 PM CDT

En el Día de la Marina, la Semar es investigada por casos de desaparición forzada en Tamaulipas

La ONU y la CNDH investigan la labor de elementos de la Secretaría de Marina que presuntamente desaparecieron a 31 personas en Nuevo Laredo, Tamaulipas.

Centro de Entrenamiento Avanzado de la Armada de México en Donato de Guerra, Estado de México, el 27 de marzo de 2017.
SEMAR/CUARTOSCURO
Centro de Entrenamiento Avanzado de la Armada de México en Donato de Guerra, Estado de México, el 27 de marzo de 2017.

Este viernes, en el Día de la Marina, la Semar se encuentra en el ojo del huracán tras las acusaciones de organismos defensores de derechos humanos, incluida la ONU, de desapariciones presuntamente cometidas por miembros de esta fuerza armada en Nuevo Laredo, Tamaulipas.

Desapariciones perpetradas entrada la noche o al amanecer, cuando las personas caminaban o manejaban por carreteras. "Es particularmente horrífico que al menos cinco de las víctimas sean menores, tres de ellas muy jóvenes, tan sólo de 14 años. Estos crímenes, perpetrados durante cuatro meses en un solo municipio, son indignantes", denunció el Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos (ONU-DH), Zeid Ra'ad Al Hussein.

Entre febrero y el 16 de mayo de 2018, la oficina del Alto Comisionado documentó la desaparición de 21 hombres y dos mujeres en esta ciudad tamaulipeca, aunque Raymundo Ramo, presidente del Comité de Derechos Humanos de Nuevo Laredo, una ONG con sede en Tamaulipas, le dijo al periódico El País que ellos habían documentados "56 casos de desapariciones forzadas y ejecuciones extrajudiciales".

La Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) informó que entre febrero y mayo, recibió 21 quejas que refieren la desaparición de 31 personas: 29 hombres y 2 mujeres, 7 de ellos menores de edad. La CNDH inició la investigación de cada una de las quejas, desplazó personal a la zona para investigar el caso y brindar apoyo psicológico a los familiares de las víctimas, y solicitó informes a la Secretaría de Marina (SEMAR), a la Procuraduría General de la República (PGR), a la Procuraduría General del Estado de Tamaulipas, a la Secretaría de Seguridad Pública del Estado y al Presidente Municipal de Nuevo Laredo.

Además, emitió medidas cautelares a la Semar para que toda actuación "se lleve a cabo con pleno respeto a la legalidad y a los Derechos Humanos y cualquier uso de la fuerza pública se haga con apego a los principios de racionalidad, oportunidad, legalidad, congruencia y proporcionalidad, buscando salvaguardar debidamente a la población civil".

El gobierno federal informó a través de la Secretaría de Gobernación, de Relaciones Exteriores y la Procuraduría General de la República (PGR) que ya investiga el caso y que personal de la Subsecretaría de Derechos Humanos entablará conversaciones con familiares de personas que fueron víctimas de desaparición forzada y brindarles protección.

Hasta el 30 de abril, el Registro Nacional de Datos de Personas Extraviadas o Desaparecidas (RNPED) identifica a 5,990 personas sin localizar en Tamaulipas, la entidad que lidera la lista.

RNPED
Total de registros de personas relacionadas con averiguaciones previas, carpetas de investigación o actas circunstanciadas del fuero común que permanecen sin localizar al corte del 30 de abril del 2018.

Otros casos

No es la primera vez que la Marina se ve involucrada en un escándalo por violaciones a derechos humanos. La noche entre el 24 y el 25 de marzo, durante un enfrentamiento entre presuntos integrantes de grupos delincuenciales y la Semar, una familia conformada por el padre, la madre y dos menores de edad fallecieron a causa de los disparos.

Aunque en un primer momento la Marina no informó sobre este hecho, tras la presión de organizaciones y el avance de las investigaciones científicas presentadas por la Procuraduría General de la República, la Semar terminó asumiendo la responsabilidad.

El 11 de abril, un estudiante de bachillerato de 17 años habría sido herido en la ciudad de Matamoros, Tamaulipas por balas provenientes de un enfrentamiento entre la Marina y sujetos armados. Unos días después, la madrugada del 17 de abril, la Marina habría atacado por error a policías de Jalisco, otra vez disparando desde helicópteros.

Para la directora para las Américas de Amnistía Internacional, Erika Guevara Rosas, "esta respuesta es característica del tono hermético que las fuerzas armadas han mantenido ante violaciones de derechos humanos y apunta a un modus operandi en el que el uso de la fuerza letal es constante y en desapego a los estándares internacionales, sin que existan mecanismos reales de rendición de cuentas".

En las últimas semanas, la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) discutió por primera vez un caso de desaparición forzada en México cometido por militares en Chihuahua en 2009.

En este contexto de violaciones cometidas por las fuerzas armadas durante la guerra contra el narcotráfico, se aprobó la Ley de Seguridad Interior en diciembre del año pasado, una ley que según organizaciones como Amnistía Internacional, "normaliza de forma peligrosa la idea del "daño colateral" y otras prácticas contrarias a los derechos humanos que han sido frecuentes en México, tales como el ocultamiento de evidencia, secretismo, e incluso la utilización de técnicas y equipo militar para realizar labores de seguridad pública".