EL BLOG
01/06/2018 5:00 AM CDT | Actualizado 01/06/2018 8:40 AM CDT

Elecciones 2018: confesando mi voto closetero

El desahogo de una millennial que no se siente representada.

AMLOST, estoy perdida. Maca Carriedo.
Maca Carriedo
AMLOST, estoy perdida. Maca Carriedo.

Crecí con mi mamá diciendo en cada elección "Más vale malo por conocido que bueno por conocer", y aunque se me hace el refrán más tonto del mundo lo empiezo a entender... Bueno, no lo entiendo pero parece que así funciona.

He votado a dos presidentes, la primera vez ganó por quien voté —Felipe Calderón— y la segunda vez no. La segunda vez voté por López Obrador. Se lo oculté a toda mi familia, la verdad. Y a pesar de este fatídico sexenio, viendo hacia atrás y el momento presente, no me hubiera gustado que AMLO ganara esas elecciones. Pienso que quizás voté por él desde un lugar rebelde, por ir en contra de lo que escuchaba en las comidas familiares, y hasta porque no volvieran a cerrar Reforma. Así de irresponsables votamos muchos, la neta.

Hoy estoy en las mismas que cada seis años, tratando de dilucidar cuál es el "menos peor". He pensado que si México fuera una buena amiga, le diría que está para escoger, no pa que la escojan. Le diría que no necesita que nadie venga a salvarla, que no se ponga en plan de víctima, que no necesita de un falso héroe, que no por tanta mala experiencia tiene que conformarse con el "güey" que ha tratado de andar con ella por años, pero que la neta ni le gusta.

Elegir a quien sea de los tres punteros me hace sentir verdaderamente incómoda. Me voy a traicionar votando por quién vote. Hoy no me representa ninguno. ¿A ustedes sí?

No concibo darle mi voto al PAN y su histórico conservadurismo. Votar por el PRI me haría sentir co-dependiente, y votar por Andrés Manuel tampoco me cabe en la mente, y no porque me dé miedo convertirnos en Venezuela, tampoco pienso que el señor se va a perpetuar en la Presidencia, o que mis vacaciones en el extranjero llegarán a su fin. Lo que Morena despierta, lo que ha hecho con su partido, recibiendo con total desfachatez a cualquier personaje (incluyendo a muchos priistas), su falta de claridad en las propuestas, su incongruencia, y su capacidad de polarizar y acomodar todo a modo, lavando el cerebro de muchos es lo que me preocupa... Es decir, me asustan los hechos presentes, lo que ha "logrado" Morena hasta ahora. ¿De qué hablan? Son lo que critican, son lo que eran. Morena es el PRI.

Así los candidatos. Ricardo Anaya acusado de lavar dinero y habiendo separado al PAN para quedarse con la candidatura que pintaba para Margarita Zavala; AMLO de creerse mesías, de hacer de un partido su mina de oro —todos los partidos lo son— solo que este ya es un negocio familiar. Pepe Meade (o Mit, como yo le digo) de ser un voyeur de la corrupción —aunque él asegura que las únicas manchas en su vida son las del vitiligo.

¡Nos han bombardeado con spots que no dicen nada! Han salido videos musicales de señoras ricas que votan por AMLO, de una niña bien que ya cayó en el AMLOVE; otro video de un chavo chaka que se dio cuenta que va con Anaya y el último, una chaira arrepentida que votará "por el que tiene vitiligo"... así dice. Ya ni hablemos de los debates. ¡Del segundo debate!

Estas elecciones llegaron para llenarnos de lugares comunes y de estereotipos. ¡Así nos ven ellos y ese es el valor que nos dan! Y yo, no sé de política, no es mi tema, ni pretendo instruir a nadie políticamente hablando. Lo que sé es que mi voto cuenta.

Hay personas que ya decidieron su voto. ¿Cómo le hacen? ¿Saben demasiado? ¿Saben poco? ¿A poco con los dos horribles debates pudieron decidir? ¡Quisiera ser ellas!

Yo no estoy segura por quién voy a votar el 1 de julio. Lo único seguro es que no le voy a decir a nadie. Más allá de que el voto es secreto, creo que en estas elecciones habrá mucho voto "closetero". Y lo que yo veo es que muchos están a punto de irse por un candidato y no por un partido que ha traicionado a los mexicanos. Justo así ganó Donald Trump.

Hasta hoy, un buen porcentaje de la decisión la tenemos los indecisos.

Pero... AMLOST.

* Este contenido representa la opinión del autor y no necesariamente la de HuffPost México.