INTERNACIONAL
01/06/2018 2:32 PM CDT | Actualizado 01/06/2018 2:43 PM CDT

Donald Trump dice que la cumbre con Corea del Norte sí se hará

Una semana después de la abrupta cancelación, Donald Trump dice que se reunirá con Kim Jong Un pronto.

El presidente Donald Trump sugirió este viernes que su cumbre con el líder norcoreano Kim Jong Un en Singapur pueda ocurrir después de todo.

"Nos reuniremos el 12 de junio en Singapur. Ustedes tendrán que estar en Singapur", dijo a los periodistas en la Casa Blanca. Dijo que acababa de reunirse con Kim Yong Chol, el principal negociador de armas nucleares de Corea del Norte.

En extensos y dispersos comentarios el viernes por la tarde, Trump dijo que recibió una "muy buena carta" de parte de Kim Jong Un.

Más tarde, dijo que aún no lo había leído: "Puede que me lleven una gran sorpresa, amigos".

Donald Trump dijo que esperaba que la reunión fuera "finalmente exitosa", pero que no esperaba resultados concretos, como la desnuclearización de Corea del Norte, enfatizando que la reunión es "el comienzo de un proceso".

"Recuerden lo que digo, veremos lo que veremos", dijo.

Desde la abrupta cancelación de Trump la semana pasada del histórico encuentro con Kim, hubo una lucha internacional para salvar el evento, con esfuerzos de diplomacia rápida en Estados Unidos, en la Península Coreana y en Singapur, la ciudad-estado del sudeste asiático sede de la cumbre.

Kim Yong Chol llegó a Nueva York el miércoles para conversar con el secretario de Estado, Mike Pompeo. El diplomático es el funcionario norcoreano de más alto rango que visita Estados Unidos desde el año 2000, cuando Jo Myong Rok, el exvicemariscal, se reunió con el entonces presidente Bill Clinton en Washington.

En Singapur, Kim Chang Son, otro de los principales ayudantes de Kim Jong Un, se reunió con Joe Hagin, jefe adjunto del gabinete de la Casa Blanca, a principios de la semana para resolver la logística de una posible reunión, incluida la seguridad, los espacios de la sede y el transporte, informó The Washington Post.

El domingo pasado, funcionarios de Corea del Norte y EU se reunieron para conversar en la "aldea de la tregua" en la zona desmilitarizada que separa la península de Corea. El presidente Trump dijo en un tuit que los funcionarios estaban allí para "hacer los preparativos para la cumbre". Un día antes, el presidente surcoreano Moon Jae In —quien, según informes, se se quedó sorprendido por la decisión de Trump de retirarse de la cumbre— viajó a la zona desmilitarizada para una reunión improvisada con Kim Jong Un. Moon luego dijo a los periodistas que los dos líderes acordaron que la cumbre "debe celebrarse con éxito".

Con la cumbre ahora de vuelta en la mesa, la atención probablemente pasará a la esencia de la reunión y si Trump y Kim podrán ponerse en la misma línea sobre cómo desnuclearizar mejor la península de Corea.

Cho Myoung Gyon, el ministro de unificación de Corea del Sur, advirtió esta semana que aún existen diferencias "significativas" entre Estados Unidos y Corea del Norte sobre cómo lograr la desnuclearización.

"No será fácil reducir la brecha y encontrar un terreno común", dijo, según la Agencia de Noticias Yonhap. Cho agregó, sin embargo, que "no sería imposible" y dijo que se sintió alentado por los esfuerzos diplomáticos emprendidos por los dos países en los últimos días.

"Ahora que los líderes de los dos países están entablando conversaciones de arriba hacia abajo, creo que hay muchas posibilidades de encontrar un terreno común", dijo Cho.

Marina Fang contribuyó con este reporte.

Este texto se publicó originalmente en HuffPost.