INTERNACIONAL
31/05/2018 2:38 PM CDT | Actualizado 01/06/2018 4:56 AM CDT

Rajoy puede perder la presidencia vía moción de censura

Este viernes se realizará la votación final de la moción de censura contra Mariano Rajoy.

GETTY

¡Al carajo los que piensen que la política es aburrida! Este 31 de mayo no lo habíamos vivido nunca. La lección de cómo se puede ver caer un Gobierno en apenas unas horas a través de una moción de censura. Se acabó el mito de la supervivencia eterna de Mariano Rajoy, su piel de cocodrilo se ha resquebrajado en apenas dos días.

El presidente del Gobierno está a punto de dejar de ser presidente del Gobierno después de años en los que le han puesto trampas dentro y fuera, y siempre resistía, se agarraba y salía a flote. Pero la vida es la vida. Al final quien va a poder con él es... Pedro Sánchez. Este giro no se lo esperaba ni él. Otro político que ha estado más veces hundido que volando en el cielo. Ese hombre al que el presidente del Gobierno en privado consideraba un "marciano". Y ahora le ha tumbado su Gobierno.

La historia de dos hombres a los que han herido muchas veces en sus partidos y desde otras sedes. Al final parecía que uno estaba llamado a suceder al otro (con el paréntesis de entendimiento durante unos pocos meses por Cataluña y el 155). Solo un superviviente nato podía acabar con un superviviente vitalicio.

Este viernes se realizará la votación final de la moción de censura contra Mariano Rajoy. Sánchez ha logrado in extremis que este jueves se sume el PNV, lo que se asegura su victoria junto Unidos Podemos, Compromís, ERC, PDeCAT, Bildu y NC. Por primera vez los españoles vamos a vivir el cambio de un presidente del Gobierno vía moción de censura. La tópica expresión de "día histórico" de repente es de verdad. Esto no lo había visto nadie. Nadie. El PP ya ha asumido su salida del Gobierno en unas horas.

EFE

El 'thriller' del PNV

Más cosas que nunca habíamos visto: podemos tener el primer presidente que no es diputado. Sí, sí, una anotación más en cosas que nunca habíamos vivido. Y, a la vez, tendremos un Gobierno con menos diputados de su partido en la historia.

Un Ejecutivo liderado por Pedro Sánchez, el hombre al que muchos dieron muchas veces por muerto. Aquel hombre crucificado en directo por sus compañeros durante el Comité Federal del 1-O. Aquel hombre que sacó los dos peores resultados de la historia del PSOE en unas generales. Aquel hombre al que se enfrentó todo el establishment del partido durante las pasadas primarias. El que muchos vaticinaban que nunca lograría La Moncloa. ¿Le mandará hoy un mensaje Susana Díaz?

Sánchez ya sonaba hoy a presidente, y ha vuelto con muchas ganas a la arena (léase moqueta del Congreso). Hace apenas una semana, cuando impulsaba su moción, pocos creían que saldría. Parecía un golpe de efecto, regresar al centro mediático y político perdido al estar fuera de la Cortes y su apoyo al Gobierno en el 155, frente a un ascendente Ciudadanos.

Menos se lo creía Mariano Rajoy, al que se le cambió la cara desde el pasado viernes y que está terriblemente enfadado. Confiaba en el PNV, los viejos amigos vascos con los que acababa de sacar los presupuestos generales. Ese pragmatismo que se había resuelto con 540 millones de euros en las cuentas públicas. De nada han servido finalmente sus apelaciones por teléfono al presidente del PNV, Andoni Ortuzar. Por cierto, los siempre discretos nacionalistas vascos han transformado estas 24 horas en una película de suspense con silencios y tuits -rollo thriller nórdico-.

Rajoy se enteraba comiendo en un restaurante en Madrid -y ya no volvió por la tarde al Congreso-. Por allí han pasado algunos ministros y colaboradores. Ha estado más de ocho horas en el interior. En España las despedidas siempre se hacen con comida incluida...

¿Y Ciudadanos? De repente, los vigorosos y en la cresta de la ola 'naranjitos' se han visto perdidos en un mar de diputados que clamaban por la salida de Mariano Rajoy. Rivera no ha sabido gestionar la situación y lograr que dimitiera Rajoy para frenar a Sánchez. Ahora, a esperar a las urnas. ¿Y Podemos? Otra cosa que no habíamos vivido: Pablo Iglesias pidiéndole disculpas a Sánchez por no haberse entendido antes.

EFE

Las 1.687 páginas que tumbaron a Rajoy

Todo esto tiene su origen en las 1.687 páginas que la Audiencia Nacional hizo públicas el pasado jueves sobre el caso Gürtel. Una sentencia demoledora que condenaba al PP como partícipe a título lucrativo y que condenaba a 29 acusados, con penas en total de 351 años de prisión.

Entre ellos, estaba Luis Bárcenas, el tesorero al que echaron "en diferido". Antes eran acusaciones, investigaciones, supuestos... pero ahora ya hay una sentencia (recurrible como decía Rajoy). Y, de repente, la corrupción SÍ se paga. El presidente se ha afanado en recordar que ningún miembro del Gobierno ni del actual PP está condenado. Pero para muchos eso ya no vale, hay que mandar al banquillo de la oposición para que se regenere. Pantalla partida: mientras Rajoy hablaba en el Congreso, Willy Bárcenas atendía a los medios tras pagar la fianza de su madre, Rosalía Iglesias, para salir de Soto del Real.

Lo que le espera al PP no es fácil precisamente. Rajoy no piensa dimitir porque las cuentas no salen. De repente, los cargos de su partido dejarán previsiblemente el coche oficial en apenas unas horas. El PP tiene pendiente una reorganización y un reordenamiento programático desde hace años, reclamado por muchos barones en la intimidad pero nunca materializado por Rajoy.

En el partido ya pensaban hace unos días en la convocatoria de un congreso pronto, casi de refundación. Y toca elegir a un sucesor, en las quinielas siempre están la vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría (con el sambenito de que no la quieren internamente), el presidente de Galicia, Alberto Núñez Feijóo, el vicesecretario Pablo Casado y la presidenta del Congreso, Ana Pastor.

Hemos vivido y aprendido mucho en apenas 24 horas. Pero nos queda mucho más: cómo gobernará Pedro Sánchez, cómo logra la estabilidad, cuándo convocará elecciones generales. Paso a paso, minuto a minuto, segundo a segundo.

Su hoja de ruta es moción, estabilidad y luego elecciones. Lo que sí ha avanzado es que quiere mantener los presupuestos generales aprobados por el Partido Popular, que están en tramitación en el Senado y que el PNV quiere proteger. También ha dicho que quiere dialogar con el nuevo Govern de Cataluña para volver a la "normalidad".

¿Quién dijo que la política española era aburrida? ¡Y es que España ya está en la fase del trap aflamencado! "Ese cristalito roto, yo sentía cómo crujía, antes de caerse al suelo, ya sabía que se rompía.."

Moción de censura a Rajoy