POLÍTICA
30/05/2018 5:00 AM CDT | Actualizado 30/05/2018 5:00 AM CDT

Estas serán las elecciones de los pobres, donde impera la venta y coacción del voto

La iniciativa Democracia sin Pobreza mapea las zonas del país en las que se ha detectado la compra y coacción del voto. El HuffPost habló al respecto con Alberto Serdán y Sergio Aguayo.

FOTOS: SAÚL LÓPEZ /CUARTOSCURO.COM
Las tarjetas de apoyo son uno de los recursos más recurrentes para la compra de votos, pero también se hace mediante la promesa de incluir a alguien en un programa social o con la amenaza de excluirlo. FOTOS: SAÚL LÓPEZ /CUARTOSCURO.COM

Videos que pretenden probar la compra o coacción del voto en México hay muchos en la red. Gente da referencias de las casas donde recibieron 500 pesos o despensas por prestar su credencial de elector o denuncia que hay personas de cierto partido dando electrodomésticos por una fotocopia de la identificación oficial.

Son las elecciones de la pobreza, uno de los grandes obstáculos para la democracia contemporánea, de acuerdo con Alberto Serdán, precursor de la plataforma Democracia sin Pobreza, en la que se mapean los lugares denunciados por repartir bienes materiales, tarjetas y dinero a cambio de votar por un candidato específico. Inclusive, se amenazaba a los ciudadanos con revocar programas sociales si no se accedía a esta práctica.

"Hasta el momento, hemos recibido 151 reportes y denuncias de 25 estados del país, la mayoría se concentra en el altiplano, en zonas a donde no llegan las ayudas institucionales", asegura Alberto Serdán, coordinador de Frente a la Pobreza. "Este mapa, no es estadísticamente representativo, pero se están haciendo encuestas para saber la incidencia que tienen los partidos en estas prácticas."

Los reportes que ha recibido Democracia sin Pobreza señalan que son recogidas las identificaciones oficiales para asegurar que voten por determinado contendiente. Esta práctica es recurrente en mítines en zonas en las que el partido en cuestión sabe que puede perder.

Entre los objetivos de la plataforma está advertir tanto al INE como a la Fepade sobre este tipo de prácticas, sin embargo, Serdán afirma que desde el principio han estado en contacto con dichas instituciones para intercambiar información pues "hay gente que quiere hacer bien las cosas y queremos llevar esta herramienta a quien sea necesario", asegura.

Aunque precisa que hay un debilitamiento general en las instituciones que pudieran hacer algo contra el mal manejo del presupuesto público, así como las que deberían de transparentarlo. "El INAI y la Fepade no tienen cabeza y no hay fiscal general, este es un contexto idóneo para el desvío de recursos y para su uso opaco", apunta.

Serdán dice no estar del todo seguro que esto sea determinante para elegir a un presidente, aunque sí en las elecciones estatales o municipales, pues en 2012 se estima que fueron al menos 4 millones de votos los que se emitieron bajo coacción.

Aún así, piensa que el movimiento AMLOmanía, en el que gente en redes sociales ofrece bienes y servicios en caso de que gane López Obrador, es más bien una cuestión moral mientras que las prácticas mencionadas son penadas.

Democracia sin Pobreza

En ello discuerda el investigador Sergio Aguayo, quien condena ese tipo de prácticas vengan de quien vengan, pues es coacción del voto.

A propósito de la plataforma, la describe como un acercamiento tímido e incompleto, aunque "da una idea de lo que está pasando en las elecciones de los pobres" y apunta que el próximo primero de julio va a haber tres elecciones: las democráticas, las de los pobres y las de la violencia.

"Es sumamente preocupante que las autoridades no estén haciendo este estudio", manifiesta el profesor y recuerda que un estudio que encabezó, en el año 2006, arrojó que 4 millones de personas fueron afectadas por ese delito.

Además, critica al INE por su silencio y pasividad al no destinar recursos para resolver esta situación. "Todos los partidos participan de la compra de votos, que no quede duda, por eso no tienen interés en resolverlo y a veces son los gobernadores sus principales impulsores."

"Es muy probable que haya impugnaciones, gane quien gane en las siguientes elecciones y eso obligará a que se atienda el problema. De no haber impugnaciones, es muy probable que todo siga de la misma manera", concluye Aguayo.

Aún así, cada vez son más frecuentes las publicaciones en redes sociales en las que la gente oferta su voto en favor de cualquier candidato por hasta 10 mil pesos y la Ley General en Materia de Delitos Electorales, lo considera un delito, la Fepade no puede intervenir si no hay denuncia.