ENTRETENIMIENTO
29/05/2018 4:56 PM CDT | Actualizado 29/05/2018 5:05 PM CDT

¿Por qué nos gusta escuchar la misma canción una y otra vez?

El verano puede estar afectando tus hábitos musicales.

Hay varias razones por las que esa canción te sigue gustando después de escucharla más de 100 veces.
Bruce Mars
Hay varias razones por las que esa canción te sigue gustando después de escucharla más de 100 veces.

@Le pones play, la escuchas y la repites: hay canciones que puedes escuchar una y otra vez hasta el infinito. ¿Por qué?

No hay una respuesta definitiva, lo que sabemos es que algunas canciones nos hacen sentir sentimientos específicos o nos transportan al pasado para revivir nuestros recuerdos. Y sí, hay canciones que son realmente pegajosas.

Expertos en música analizaron las diferentes formas en que determinadas canciones nos afectan y nos dieron la siguiente explicación:

La canción es parte de tu identidad.

Una de las razones principales por la que algunas canciones te mueven por dentro es por cómo las conectamos como parte de nosotros mismos.

"La música es la forma como creamos nuestra identidad personal", comenta Kenneth Aigen, director del programa de terapia musical en la Universidad de Nueva York. "Es parte de nuestra construcción de identidad. Algunas personas dicen que eres lo que comes. En muchas maneras, eres lo que tocas o lo que escuchas."

Aigen explicó que la letra de una canción, el ritmo y otras características pueden son la forma cómo incorporamos nuevos sentimientos y actitudes que mejoran nuestro sentido de identidad.

"Cada vez que escuchamos nuestra música favorita, estamos de alguna manera reforzando el sentido de quiénes somos, a dónde pertenecemos y que valoramos," comenta Aigen.

Pablo Ortiz, profesor de composición musical en la Universidad de California, también hace notar que algunas canciones nos pueden conectar a una época en el pasado porque tienen una carga sentimental.

Cada vez que escuchas esa canción que escuchabas a los 15, la sensación que experimentabas en ese momento viene de regreso intacta, dice Ortiz. "El sonido es suficientemente abstracto para ir directo a la zona de tu cerebro encargada de los sentimientos."

La canción está hecha para repetirla por siempre.

Muchas canciones que solemos reproducir constantemente se han ganado el título de "la canción del verano", que normalmente la revista Billboard basa en la popularidad que la canción tiene al inicio de la temporada de vacaciones universitarias.

En estas fechas es posible que escuches las mismas cinco canciones en el radio una y otra vez. En años recientes, las favoritas del radio incluyen "Cheerleader" de OMI, "Despacito" en ambas versiones, con Daddy Yankee y Justin Bieber, y "Call Me Maybe" de Carly Rae Jepsen.

Laura Taylor, compositora y diseñadora de sonido que ha trabajado en comerciales y música para videojuegos, nos ofrece una idea de cómo algunas canciones están diseñadas intencionalmente para que las escuches una y otra vez por siempre.

"Desde el punto de vista técnico como ingeniero y alguien que ha grabado música, uno de los trucos que se usan es mantener la instrumentación dispersa durante los versos de la canción," dice Taylor.

"Cuando llegamos al coro, la parte que todos tarareamos o cantamos a todo pulmón, ahí hay más instrumentos. Usamos una pared de guitarras o teclados para llenar el espacio. Algunas veces incluso se le sube el volumen a esta sección del coro," nos explica.

Taylor define a una canción pegajosa como una con "una melodía simple que es fácil de seguir y cantar, incluso si no sabes cantar". Su ejemplo favorito es "Family Affair" de Mary J. Blige, canción de verano y que su popularidad tiene sentido por su repetición y las habilidades de la cantautora.

El verano podría afectar tus hábitos musicales.

Aigen sugirió que incluso el mismo verano te puede persuadir de escuchar la misma canción una y otra vez.

"El verano tiene una asociación mágica para todos", dice. "Nuestras rutinas cambian, nos volvemos más 'abiertos' al aire libre. Cambiamos nuestra forma de vestir y es como regresar a la naturaleza, al aire libre y los ambientes sociales. No nos quedamos en casa acurrucados solos."

Isaura González, psicóloga clínica y fundadora de Latina Mastermind, organización de coaching y empoderamiento, también nos comentó que cierta música puede ser una experiencia colectiva para amigos y familia.

González señaló que las canciones pueden ser una experiencia cultural para diferentes grupos de personas. Por ejemplo, "Despacito", que fue un éxito tanto para comunidades de habla hispana como para los que no hablan español.

Algunas canciones son simplemente atemporales.

Claro que hay canciones de hace décadas que seguimos escuchando hoy. Aigen nos dijo que cada año se sorprende que sus estudiantes, de entre 20 y 30 años, conozcan y canten canciones de los sesenta.

Artistas como Motown, Bob Marley y Bob Dylan tuvieron una "faceta arquetípica de la experiencia humana", lo que les dio una cualidad atemporal para que su música se eleve al nivel de arte.

"No son solo mercancía que después de dos meses, desaparecerá," dice Aigen. "Fueron creados para motivaciones y tiempos diferentes".

Otras canciones son pegajosas y ya.

Aigen dijo que en los noventa no podía deshacerse de la "Macarena".

"A veces las canciones son tan pegajosas, y se vuelven tan familiares, que vuelves a ellas una y otra vez", dijo. Estas canciones son atractivas porque no requieren mucho esfuerzo para volverte a enganchar con ellas", agregó Aigen.

Cualquiera que sea la razón detrás de tus canciones más reproducidas, es muy probable que te hagan sentir algo. Y no necesariamente tiene que ser felicidad. A veces, es bonito solo sentir.