MÉXICO
25/05/2018 5:21 PM CDT | Actualizado 25/05/2018 5:21 PM CDT

ONU condena homicidio de la periodista Alicia Díaz; exesposo es investigado

De acuerdo con el El Financiero de Monterrey, la comunicadora había recibido amenazas de su esposo.

JULIO CESAR AGUILAR via Getty Images
Un policía monta guardia fuera de la casa donde se encontró el cadáver de la periodista Alicia Díaz González, que trabajaba para el periódico El Financiero.

La oficina en México de las Naciones Unidas para la Igualdad de Género y el Empoderamiento de las Mujeres y la del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (ONU-DH) condenaron el asesinato de la periodista Alicia Díaz González el pasado jueves en Nuevo León.

La ONU pidió a las autoridades reforzar las acciones dirigidas a la protección del ejercicio de la libertad de expresión y de la defensa de los derechos de las mujeres.

Es imperativo continuar investigando, de forma metódica y efectiva, que justamente no descarte ninguna línea de investigación. La principal medida de prevención contra las agresiones a mujeres periodistas es la justicia.Jan Jarab, representante de la ONU-DH México

Belén Sanz, representante de la ONU-Mujeres en México resaltó que este crimen da un contexto del incremento en la violencia contra las mujeres en todo el país y subrayó que es indispensable garantizar que la investigación se lleve a cabo con perspectiva de género.

La Fiscalía General de Nuevo León indicó en un comunicado que la colaboradora de El Financiero presentaba heridas provocadas con un arma punzocortante en el cuello y que estaban abiertas todas las líneas de investigación.

De acuerdo con El Financiero Monterrey, personas cercanas a la comunicadora afirmaron que había recibido amenazas de su exmarido.

Esta versión coincidió con la información que dio El Norte, medio en el que Díaz González trabajó durante 24 años, la cual indicó que "existe una línea robusta de investigación" que señala a su exesposo como el principal sospechoso, pues ya la había golpeado antes.

La Fiscalía descartó que el móvil del ataque hubiera sido por robo debido a que en la casa de la periodista no faltaban pertenencias.