MÉXICO
23/05/2018 5:09 PM CDT | Actualizado 23/05/2018 5:15 PM CDT

Una oportunidad histórica a la mano: Valentina Rosendo podría tener justicia tras 16 años

Jueza de Guerrero dictará sentencia a militares, responsables de violación contra la indígena me’phaa en 2002, Valentina Rosendo.

Cuartoscuro.

En los próximos días, el juzgado séptimo de distrito en el estado de Guerrero emitirá una sentencia de primera instancia relativa a la presunta responsabilidad de dos militares por la tortura sexual contra la indígena me'phaa Valentina Rosendo Cantú.

La Corte Interamericana de Derechos Humanos (Corte IDH) fue la primera en dictar sentencia contra el Estado mexicano, ante la falta de respuesta de los tribunales nacionales de proporcionar justicia, tanto en el caso de Valentina, como de Inés Fernández Ortega, dos mujeres que, en diferentes circunstancias durante el año 2002, a la edad de 17 y 25 años respectivamente, fueron torturadas sexualmente por miembros de las fuerzas armadas.

Cuartoscuro.
16 de marzo de 2003: A raíz de la violación sexual que sufrió por miembros del Ejército, del 41 Batallón, la indígena tlapaneca, Valentina Rosendo, acompañada de su esposo; se contagio del virus del papiloma humano, actualmente está recibiendo tratamiento ginecológico.

La sentencia que se emita podría materializar la larga búsqueda de justicia que Valentina mantiene desde hace 16 años, enfrentando amenazas, hostigamiento y agresiones que le han impactado a nivel personal, familiar y comunitario.

Es una oportunidad histórica, pues se trata del primer caso de tortura sexual cometida por elementos del Ejército que, posterior a la sentencia del tribunal interamericano, está a punto de resolverse en el fuero civil y bajo un encuadre de los delitos correctos ─ violación y tortura.

A su vez, la jueza de primera instancia tiene la oportunidad de aplicar los estándares emitidos por la propia Corte IDH sobre cómo juzgar estos casos con perspectiva de género y etnicidad, estableciendo un precedente a nivel nacional, señalan en un comunicado el Centro por la Justicia y el Derecho Internacional (CEJIL) y el Centro de Derechos Humanos de la Montaña "Tlachinollan".

El caso de Valentina es paradigmático a nivel nacional e internacional, pues sentó precedentes para el desarrollo del término "tortura sexual" y "violencia institucional castrense".

Aquí puedes conocer el caso en su propia voz: