NEGOCIOS
23/05/2018 2:53 PM CDT | Actualizado 23/05/2018 3:03 PM CDT

El impacto de que las familias mexicanas paguen por enfermedades crónicas

Las familias mexicanas que tienen que pagar por el tratamiento de una enfermedad crónica podrían caer en pobreza.

Un médico privado mide el nivel de azúcar en la sangre de un diabético.
andriano_cz via Getty Images
Un médico privado mide el nivel de azúcar en la sangre de un diabético.

Una familia promedio mexicana que no tiene cobertura efectiva de la salud pública podría caer en la pobreza si tiene que sacar de su bolsillo para pagar los gastos para la atención de una enfermedad crónica, reveló un estudio del IMCO.

México es el segundo país de la OCDE con el mayor porcentaje de gasto de bolsillo, que es el dinero que aportan para recibir atención privada en salud, reveló un estudio del Instituto Mexicano para la Competitividad.

Esto significa que un alto porcentaje de las familias mexicanas ponen de su propio dinero para atenderse en clínicas y hospitales privados debido a limitaciones del sistema de salud pública como: desabasto de medicamentos, largos tiempos de espera e incluso la falta del servicio (unos 16 millones de mexicanos no lo tienen).

Cuartoscuro
Los hospitales públicos en México carecen de medicamentos o son muy tardados.

Y es que, según el estudio, el presupuesto de salud disminuyó más de 20% durante este sexenio, lo que provocó que las finanzas públicas y el sector salud estén limitados para tratar a todos lo mexicanos que lo necesitan.

Pero optar por atención médica en el sector privado también tiene sus desventajas. Ahí los pacientes no tienen indicadores para saber cómo buscar el mejor servicio y se guían por consejos o por el prejuicio de "entre más caro, mejor", además carecen de una institución a la que recurrir para que los proteja o defienda y no tienen medidas para saber si el médico que los atiende está tomando una decisión con datos científicos o impulsado por otros incentivos.

Pero las consecuencias económicas de buscar atención médica en el sector privado son más dramáticas, pues en el caso de enfermedades crónicas puede significar un gasto tan grande para las familias mexicanas, que afrontarlo de su bolsillo podría derivar en sobreendeudamiento o pobreza.

Enfermedades impagables

Cuartoscuro
Imagen de una tomografía de mama para detección de cáncer en un clínica de Ciudad de México.

El IMCO analizó los costos de estas enfermedades al ser tratadas en el sector privado de enfermedades crónicas como diabetes, hipertensión, cáncer de mama, hepatitis o leucemia, y su impacto en el ingreso de una familia mexicana promedio.

Y encontró que el gasto de bolsillo en enfermedades crónicas puede condicionar a una familia a caer en pobreza.

El caso más claro es el de diabetes, una enfermedad que en 2016 padecían 6.7 millones de mexicanos o 9% de la población

Una familia promedio con ingreso anual de 127 mil 305 pesos (tercer quintil) tuviera que absorber el costo total del tratamiento para la diabetes tendría que endeudarse y/o vender su patrimonio para hacerlo.

IMCO

Si tuviera que pagar el 60% del tratamiento, su ingreso anual caería de 127 mil a 48 mil pesos.

IMCO

Y si tuviera que pagar solo el 20%, su ingreso anual caería de 127 mil a 101 mil pesos.

IMCO

El impacto en el bolsillo de las familias mexicanas se vuelve mayor en el caso de enfermedades con tratamientos más caros, como la leucemia, que tiene un costo de 468 mil pesos o casi 7 veces el ingreso promedio anual.

La hepatitis y las enfermedades del corazón representarían casi cuatro y tres veces el ingreso promedio de una familia mexicana respectivamente. Mientras que el cáncer de mama es poco menos del doble.

IMCO

Y como país las consecuencias son socioeconómicas. Por un lado, se trata de una limitación para la movilidad social, pues con el dinero gastado las familias pudieron haberlo usado en alcanzar un mayor nivel de estudios o en tener más patrimonio; por el otro, esto se traduce en pérdidas de ingreso.

"Si el Gobierno no actúa, estas pérdidas podrían crecer a más de 302 mil millones como mínimo en 2030, lo que equivale a 7.3 veces el presupuesto de la UNAM", informó el IMCO en su estudio.