POLÍTICA
20/05/2018 4:24 PM CDT | Actualizado 20/05/2018 5:07 PM CDT

#DebateINE. En Lomas Taurinas, una kermés y nada de candidatos

En la Plaza de la Unidad y la Esperanza, el monumento a Luis Donaldo Colosio está en el abandono.

TIJUANA - En la Plaza de la Unidad y la Esperanza, el lugar donde hace más de dos décadas mataron al abanderado del PRI, Luis Donaldo Colosio, el segundo debate presidencial no tiene cabida. En su lugar, los marchantes y los voluntarios se preparan para otro festejo.

El abandono y el descuido es visible: una P falta a la palabra "plaza" y una gigantesca imagen en camino a ser un objeto oxidado.

La estatua de Colosio Murrieta, el candidato elegido para perpetuar por seis años más el dominio del PRI a finales de la década de 1980, es solo un recuerdo en una esquina. Con su brazo y mano alzados al aire, los niños juegan a pasarse el balón mientras un puñado de personas se dedica a colocar unas cuantas mesas con antojitos.

Guillermina Ortiz Cortez / HuffPost México
El abandono en la Plaza de la Unidad y la Esperanza en Lomas Taurinas, Tijuana. Y el descuido del monumento al candidato asesinado en el sitio, Luis Donaldo Colosio

Dentro del Centro Comunitario Luis Donaldo Colosio, que también alberga una biblioteca con el nombre del abanderado priista asesinado hace 24 años, una mujer se dedica a recortar pedazos de papel higiénico.

Sus únicos compañeros son unas fotos de Colosio y su esposa, Diana Laura Riojas, ambos sonrientes a diferencia de la mujer que sigue recortando diez cuadros para todo aquel que necesite usar el sanitario.

Rechaza que se grabe o se tome fotografías dentro del lugar. O, mejor dicho, evita "meterme en un problema, porque la que es la encargada oficial no está y yo no sé nada".

- "¿Los candidatos ya vinieron a...".
- "No, eso es en otro lado, aquí solo hay una kermés de otra cosa. No vienen. El debate es allá".

No hay mucho por discutir o platicar, ella sigue dedicada a su labor de recortar pedazos de papel de baño.

Guillermina Ortiz Cortez / HuffPost México
El nombre de la esposa de Colosio, Diana Laura Riojas, bautiza el centro comunitario.

A unos pasos la calle Elías Calles (expresidente, conocido como el jefe máximo de la Revolución) está en ebullición por el mercado sobrerruedas que sigue su actividad comercial, dando la espalda a la plaza y a Colosio. Ni un indicio priista o de apoyo al candidato de la coalición Todos por México.

Ni siquiera el rojo de la ola priista.

El único recuerdo del PRI son algunas mantas en una frágil red de alambre, en el que las coaliciones Granjas Familiares AC Emiliano Zapata y de Colonias Populares expresan su apoyo a Enrique Peña Nieto, el candidato de PRI que regresó al partido al poder después de doce años de transición panista.

Pero del debate, ni una sola manta. Ni un recordatorio.

Solo el recuerdo de Colosio, monumental, vigilando ese pequeño enclave (posiblemente) aún fiel al PRI.