ENTRETENIMIENTO
20/05/2018 9:00 PM CDT | Actualizado 20/05/2018 9:15 PM CDT

Capítulo 5 de 'Luis Miguel la serie': el lado oscuro de Luismi

En este capítulo, Mickey muestra su amor por el alcohol y las mujeres.

Juan Carlos Polanco/Netflix
LUIS MIGUEL

Advertimos que el artículo está lleno de spoilers.

Y apareció el Luis Miguel que nos han vendido durante años. Ese con aires de grandeza, el que, dicen, se cree el mismísimo Sol, el dueño de Acapulco. El joven que lo tenía todo y que se le permitía hacer lo que quisiera. Sus famosas fiestas en Aca en las que el alcohol y las mujeres no hacían falta, y sin olvidar el Baby'O, que era como su sala de juegos. Ese es el Luis Miguel que tenía que salir.

En este quinto capítulo de Luis Miguel la serie, el cantante comienza a tener problemas con el alcohol, y las mujeres. Además de encuentros desafortunados con Rosy, su asistente, Hugo López, su representante, la poco presencia de su padre y, claro, la desaparición de Marcela, motivo por el cual está metido en la bebida (aparentemente).

Vayamos por partes.

Días antes de lanzar su nuevo disco, Luis Miguel se enfrenta a la mala publicidad, luego de que un periódico publicó una nota y foto en la que aparece rechazando a una fan. Esto, como bien le dice López, puede acabar con su carrera. Pero a Luismi le vale. Total, siempre hay alguien que le resuelve los problemas, y ese es Hugo.

A la par, Rosy y su esposo, que también es el contador de Luismi, Armando Serna, se percatan de los desfalcos de Luis Rey en la empresa. Serna, le comunica a Luisito la situación y este responde agresivamente.

Rosy, por su parte, va con López a pedirle ayuda para evitar que a su esposo lo metan a la cárcel, pues todos los cheques los firma él. Hugo, le promete a Rosy que hará todo para que Serna no termine en la cárcel.

Pero lo más grave del asunto es cuando Rosy va a casa de Luismi una mañana. Al verlo crudo y tan desinteresado por los problemas económicos y otros, ella le dice: "te desconozco, Mickey". Él, mientras tanto, continúa su día como si nada.

Juan Carlos Polanco/Netflix
Rosy desconoce a Luis Miguel

Luis Miguel y el alcohol

1988, Luismi era el Sol de México. Todos querían un poco de él. Y no era para menos, era LA estrella del momento, pero todo tiene un precio, en su caso el alejamiento de sus cercanos y su creciente problema con la bebida.

Como se narra -aunque ya no sabemos qué es verdad y que no- el joven Luismi se hace fan del whisky. Ya sea de mañana, tarde, noche, antes o después de un concierto, durante las fiestas y después del sexo, el cantante siempre se tomaba una copita.

Hugo, al darse cuenta, le pide que lo deje porque le está ocasionando problemas no solo en el terreno sentimental, también en el trabajo.

Rosy, por su parte, también se da cuenta que su "chiquito" ya no es aquel niño bueno. Ahora anda por la vida como si nada ni nadie le importara y justo por esas actitudes se va a quedar sin su círculo cercano: Rosy, Hugo, quien por resolver los problemas del cantante no estuvo con su esposa consolándola por la pérdida de su hijo, y el contador Serna, quien repetimos, podría terminar en la cárcel.

Juan Carlos Polanco/Netflix
Hugo ya no quiere trabajar con Luis Miguel

El accidente que por poco termina en tragedia

¿Quién es esa fan?, ¿por qué actúa así? ¡Qué miedo!

Para recuperar su reputación y amor de las fans, el equipo de Mickey organiza una reunión con el ídolo luego de un concierto en Acapulco, pero por una extraña razón, una de las jóvenes, de nombre Fabiola, logra colarse en el coche de las modelos de Mickey y termina en la casa de Luismi. Al verse en esa situación privilegiada, empieza a indagar por los pasillos, encontrando la habitación del astro. Una vez dentro, Fabiola husmea y encuentra la ropa de Mickey. La huele y se queda con una prenda.

Al escuchar los pasos del Sol, decide esconderse en el clóset del baño y presenciar al astro como dios lo trajo al mundo. A los pocos minutos, la paz y "tranquilidad", por parte de ambos, se rompe cuando Luismi escucha ruidos en la habitación. En ese momento, Mickey empieza a buscar por algunos espacios de su cuarto y encuentra a Fabiola en un clóset. En vez de correrla o gritarle, o algo, ésta se lanza sobre él y le llena de besos.

Una buena táctica para "ganarse" a su ídolo, quien la invita a pasar la noche... ¡Y qué noche!

Ya con ella en la parte trasera del coche que conducía Mickey y El Burro como copiloto, Palazuelos reta a Mickey a una carrerita. ¿El saldo? Cero muertos, una herida (Fabiola), un coche perdido en el mar y un padre de familia listo para hacer público el accidente.

Hugo, al recibir la llamada amenazadora del padre de familia, quien le pide dinero a cambio de silencio, decide hablar con Mickey, a quien, nuevamente, le importa poco.

Esta actitud "revienta" a Hugo, quien decide no seguir cuidando al joven ni su carrera.

Juan Carlos Polanco/Netflix
LUIS MIGUEL