ENTRETENIMIENTO
18/05/2018 5:14 PM CDT | Actualizado 18/05/2018 5:23 PM CDT

8 preguntas sobre 'la comida en tazones' de la boda real entre el príncipe Harry y Meghan Markle

La pareja cambió el tradicional desayuno nupcial por bocadillos en tazones. Pero, ¿por qué?

Para su boda el 19 de mayo, el Príncipe Harry y Meghan Markle van a ofrecer canapés y comida en tazones (bowl food, le llaman en inglés y es una moda nueva) en lugar del desayuno nupcial, que es lo que tradicionalmente se come en las bodas inglesas.

De acuerdo con los reportes, la fiesta de la pareja será para convivir de pie y habrá botanas ligeras para los 600 invitados que asistirán al Salón de San Jorge en el Castillo de Windsor. En cambio, al público que asiste a la boda, el cual no estará dentro de la capilla sino paseando por los jardines de Windsor, se le ofrecerán "refrigerios y bocadillos ligeros". Incluso se les aconsejó que hicieran un picnic para que no estén con hambre.

El cambio vertiginoso de una comida formal, con mesa y sillas, a botanas nos ha dejado pasmados, por decirlo de alguna manera, y con algunas preguntas, como por ejemplo:

PA WIRE/PA IMAGES
Falta poco para el gran día.


1. ¿Qué ch%&#$ es la comida en tazones?

En pocas palabras, es una versión más de moda y abundante de una botana, pero que sirven en tazones, obviamente, o en cucharones. Es algo práctico, los invitados pueden comer sin tener que estar sentados para así caminar y platicar con varias personas (ojalá sí les den servilletas).

2. ¿Qué tipo de comida tendrán los tazones?

El chef Real, Mark Flanagan reveló que los platillos (botanitas) que se dará a los invitados serán "clásicos, principalmente". Flanagan, quien está a la cabeza de 30 chefs y asistentes para preparar el banquete, no nos pudo compartir los detalles del menú, pero nos dijo que van a usar productos locales y de temporada. "El buen clima de los últimos días nos ha ayudado mucho", explicó a Sky News.

Lo que sí sabemos es que va a haber trufas de chocolate hechas a mano. En un video de los chefs preparando la comida se veía que desgranaban chícharos y que había alcachofas y ajos.

PA WIRE/PA IMAGES
Los chefs cocinando trufas de chocolate para la boda real.

3. ¿Por qué eligieron botanas en tazones?

Flanagan afirmó que todos los platillos los habían elegido Harry y Meghan. "Nosotros solo hicimos sugerencias y ellos probaron todo, han estado involucrados en cada detalle", añadió.

El hecho de que la joven pareja haya rechazado el tradicional y formal desayuno nupcial quizá se deba a la posición que Meghan ocupa en el mundo de los foodies. La exactriz antes tenía un blog sobre estilo de vida con el "escandaloso" nombre de The Tig, pues su vino favorito se llama Tignanello.

La antropóloga culinaria Kaori O'Connor de University College London, en otra ocasión dijo a HuffPost UK que quizá Meghan influyera para que se tomaran decisiones inusuales con respecto al menú. Y al parecer tenía razón. "Meghan es un personaje interesante", comentó. "Se sabe que tiene sus propias opiniones respecto a la comida y hábitos tipo 'actriz alternativa' y que le interesa comer sano. ¿Hasta qué punto será esto evidente en el menú? No lo sé. Pero sin duda es de esperarse que haya algo americano en reconocimiento a ella. Tal vez algo regional, un favorito de su familia o un platillo con un significado especial para la pareja".

4. ¿Cómo le van a hacer los invitados con el tazón y sus copas?

Todos los que han comido en tazones saben que se necesitan dos manos: una para sostener el plato y otra para comer, ya sea con la mano o con cubiertos. Como cualquier evento fino con comida de este tipo, cabe la pregunta, ¿cómo van a comer los invitados y sostener su copita? (Y qué decir de sus otras cosas, como el misal, la cámara, la cartera, etcétera). Nuestro consejo para aquellos que van a la boda real: búscate alguna mesa o un borde en la ventana o algo y de ahí no te muevas.

PA WIRE/PA IMAGES
El chef Real Mark Flanagan en la cocina real del Castillo de Windsor.

5. ¿Qué no va a ser más fácil que la gente se emborrache si hay menos comida?

Pues sí, lo más seguro es que sí. A menos, claro, que la pareja decida dar menos alcohol. Pero no creo que se atrevan, ¿o sí?

6. ¿Va a haber pastel?

Sí, bendito sea Dios, ¡sí va a haber pastel! Lo que nos imaginamos es que los invitados van a estar dando probaditas a los canapés durante la recepción, que es cuando se darán los discursos y cuando se partirá el pastel: un numerito de limón con flor de saúco cubierto con crema de mantequilla y decorado con flores de verdad. El pastel fue creado por la chef pastelera y escritora culinaria Claire Ptak, dueña de la pequeña pastelería Violet Bakery ubicado en el este de Londres.

7. ¿Y la reina qué va a comer?

Nosotros tampoco tenemos ni idea, pero suponemos que también tendrá que comer de los tazones. Si no se llena, pues siempre puede hacer un viajecito a las cocinas.

8. ¿Y después sí habrá una comida formal?

Eso aún no queda muy claro. En la tarde, la reina dará una recepción a la hora de la comida para su nieto y su nueva esposa. Después, más tarde, unos 200 de los más allegados a la pareja asistirán a una segunda fiesta ofrecida por el príncipe Charles en Frogmore House. ¿Seguro alguien sí les dará de comer?

Pero una cosa nos queda muy clara: la pareja se ahorró muchas discusiones sobre las delicadezas de cómo acomodar a los 600 invitados. Fue una buena movida.

Este artículo se publicó originalmente en The HuffPost UK.