INTERNACIONAL
15/05/2018 12:02 PM CDT | Actualizado 15/05/2018 12:14 PM CDT

Un bebé de 8 meses muere durante la represión israelí contra las protestas palestinas

60 personas murieron durante los enfrentamientos del lunes, que tuvieron lugar durante la apertura de la embajada de Estados Unidos en Jerusalén.

Mohammed Salem / Reuters
Un familiar carga el cuerpo de la niña palestina Laila al-Ghandour, de 8 meses de edad, que murió después de inhalar gas lacrimógeno durante una protesta contra la embajada de Estados Unidos en Jerusalén, durante su funeral en la ciudad de Gaza, el 15 de mayo de 2018.

Advertencia: esta historia contiene imágenes que pueden ser perturbadoras para algunos lectores.

Los enfrentamientos del lunes a lo largo de la frontera entre Israel y Gaza fueron los más mortíferos que ha experimentado la región en años, recortando las vidas de decenas de palestinos, incluido un bebé de 8 meses, anunció el Ministerio de Salud de Gaza.

Cientos se reunieron el martes para llorar a Laila al-Ghandour, una niña que murió después de inhalar gases tóxicos del gas lacrimógeno utilizado en los manifestantes palestinos el lunes al este de la ciudad de Gaza.

"Que se quede conmigo, es demasiado pronto para que ella se vaya", lloraba la madre de Laila mientras sostenía el cuerpo de la niña, informó Reuters. Heyam Omar, la abuela de Laila, dijo que la familia estuvo dentro de uno de los campamentos de protesta el lunes.

"Cuando volvimos a casa, la bebé dejó de llorar y pensé que estaba dormida", dijo Omar, según Reuters. "La llevé al hospital infantil y el médico me dijo que ella era una mártir".

Mohammed Salem / Reuters
Los dolientes entierran a Laila.

De las 60 víctimas mortales en las protestas del lunes, ocho eran niños, dijo el ministerio. Se informó que más de 2 mil 400 personas resultaron heridas desde el martes por la mañana.

Médicos Sin Fronteras condenó la violencia como "inaceptable e inhumana" en un comunicado, diciendo que no ha visto un derramamiento de sangre en este nivel en años.

"Es insoportable presenciar una cantidad tan grande de personas desarmadas ser objeto de disparos en tan poco tiempo", dijo el grupo. "En uno de los hospitales donde estamos trabajando, la situación caótica es comparable a lo que observamos después de los bombardeos de la guerra de 2014, con una afluencia colosal de personas heridas en unas pocas horas, lo que desborda por completo al personal médico".

La oficina de Derechos Humanos de las Naciones Unidas también fijo su posicionamiento en:

Las reglas sobre el uso de la fuerza bajo la ley internacional se han repetido muchas veces, pero parecen ser ignoradas una y otra vez. Parece que cualquier persona puede ser asesinada a tiros o herida: mujeres, niños, prensa, personal de primera respuesta, transeúntes, y en casi cualquier punto hasta 700 metros de la cerca.

Las protestas del lunes se produjeron cuando se estaba formalizando la reubicación de la embajada de Estados Unidos a pocos kilómetros de distancia en Jerusalén. Mientras las fuerzas israelíes disparaban munición real y gases lacrimógenos contra miles de manifestantes, funcionarios estadounidenses e israelíes celebraban la gran movida de política exterior sin apenas mencionar la violencia.

El asesor principal de la Casa Blanca, Jared Kushner, fue la única persona que hizo referencia a las protestas y culpó a los manifestantes de la violencia.

"Esos actos de violencia son parte del problema y no parte de la solución", dijo el lunes.

El vocero de la Casa Blanca, Raj Shah, dio seguimiento a los comentarios de Kushner, responsabilizando por las muertes del lunes con Hamas, el grupo militante que controla Gaza y que Estados Unidos consideran un grupo terrorista.

"Hamas está provocando intencionalmente y cínicamente esta respuesta", dijo Shah, sugiriendo que los enfrentamientos fueron "un espantoso y desafortunado intento de propaganda" orquestado por los líderes de Hamas.

Las protestas representan la culminación de seis semanas de manifestaciones mortales a lo largo de la frontera de Gaza, ya que los palestinos demandan el derecho de regresar a sus tierras. Se espera que la campaña finalice el martes, en el 70 aniversario de lo que los palestinos llaman la Nakba, cuando cientos de miles de palestinos fueron desplazados durante la guerra de 1948.

Este texto se publicó originalmente en HuffPost.