ESTILO DE VIDA
12/05/2018 9:45 AM CDT

La frecuencia con la que debes renovar tu ropa interior depende de dos factores clave

La higiene (y tu tolerancia al asco) es una de las claves para saber cuándo es tiempo de tirar tu ropa interior vieja y comprar nueva.

La frecuencia con la que debes renovar tu ropa interior 😶🤢
Walter B. McKenzie
La frecuencia con la que debes renovar tu ropa interior 😶🤢

"Como sociedad, nos bañamos en heces", eso afirma Philip Tierno, profesor de microbiología y patología en la Universidad de Nueva York. Es bueno tener en mente esa frase cuando hablamos de la ropa interior vieja. Ya sabes, ese par de calzoncillos desgastados y llenos de hoyos que han estado en tu cajón desde hace mucho tiempo —qué vergüenza— porque los guardaste para "emergencias" o para el día en que lavas la ropa.

¿Pero sabías que incluso después de lavar tu ropa interior, podría contener bacterias?

Lavar la ropa interior no siempre la desinfecta por completo, así que podrías reconsiderar cuánto tiempo la conservas.

Como Philip Tierno explicó a HuffPost, nuestra ropa interior se encuentra sobre la piel cerca del área donde hay bacterias E. coli. Sin importar cuánto intentes limpiar tu piel, dijo tierno, no puedes deshacerte de todo, lo cual implica que podría terminar en tu ropa interior.

Para más contexto, se ha dicho que hay aproximadamente un décimo de gramo de excremento en un par de calzones sin lavar, según el Dr. Charles Gerba, profesor de microbiología en la Universidad de Arizona, quien habló con ABC News en 2010.

"Sin embargo, es normal, y no te hace daño", agregó Tierno.

Afortunadamente, eso significa que las bacterias de tu ropa interior no son preocupantes, por lo menos en términos de salud.

No obstante, sí necesitas lavar tu ropa interior de manera regular y debes hacerlo después de cada puesta.

Sin embargo, Tierno señaló que una persona promedio quizá puede usar el mismo par de calzones dos días seguidos sin ningún problema, aunque aconseja que no se use más días. Para estar seguro, solo usa un par limpio cada día. La mejor manera de lavar tu ropa interior es en un ciclo de agua caliente con blanqueador, que es el producto más efectivo para matar a los organismos que viven en ella, señaló Tierno. Pero algunas telas no aguantan los ciclos calientes, así que el agua tibia o fría con un detergente que tenga peróxido también es una opción.

Además, de acuerdo con Tierno, colgar tu ropa para que se seque bajo el sol es lo mejor, pues los rayos UV pueden ayudar a desinfectarlos.

En cuanto a remplazar tu ropa interior, lo mejor, según varias fuentes, es reemplazar la ropa que usas de manera regular cada año.

Sin embargo, en teoría, dijo Tierno, puedes conservar tu ropa hasta que no dé más, siempre y cuando la laves bien y de manera constante.

"Mientras funcione bien y la laves y la banda elástica esté en buenas condiciones, te quede bien y no haya hoyos ni erosión en la tela, puedes usarla", dijo. "No hay fecha de caducidad, excepto cuando ya no sea funcional".

La longevidad de cada par de calzoncillos también dependerá de la calidad de su material y de tus costumbres de lavado. Sin embargo, hay algunas señales reveladores que indican el momento de tirar a la basura tu ropa interior.

"La clave para saber cuándo es hora de tirar tu ropa interior a la basura es observar cómo se estira, cómo te queda y si es estética", reveló a HuffPost Laetitia Lecigne, directora creativa de Jockey. "Si hay deformidades o la ropa se cuelga o se abulta, ¡es hora de despedirse!"

Seamos honestos. No hay nada cómodo ni atractivo en la ropa deforme que se abulta en tus pantalones.

"Aunque no uses un par durante mucho tiempo y lo conserves en tu cajón, la banda elástica y la tela se desgasta y deja de servir", agregó. "Puedes saber que esto ocurre si ya no vuelven a su forma original después de estirarlos".

Lecigne también señaló que factores como usar tu ropa en el gimnasio o en el trabajo, así como la manera y la frecuencia con que la lavas, afectarán su vida útil.

Al final del día, solo tienes que lavar tu ropa interior de manera regular, deshacerte de ella cuando esté visiblemente desgastada y mantener feliz tu zona íntima.

Este artículo se publicó originalmente en The HuffPost.