MÉXICO
11/05/2018 10:12 PM CDT | Actualizado 11/05/2018 10:31 PM CDT

Cuatro funcionarios del IMSS removidos de su cargo por la muerte de una bebé

El IMSS decidió retirar de su puesto a cuatro médicos y funcionarios por la muerte de un bebé.

Cuartoscuro

Cuatro médicos y funcionarios del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) fueron removidos de su cargo por la muerte de una bebé dentro del vientre de su madre en la Unidad Médica de Alta Especialidad (UMAE), Hospital de Gineco Obstetricia número 3, del Centro Médico Nacional La Raza.

En un comunicado, el IMSS informó que un equipo interdisciplinario inició una investigación exhaustiva sobre el caso, luego de que la familia acusara negligencia médica a través de un video en redes sociales.

Este 10 de mayo, la madre de la bebé, Mitzi Ramírez, dijo a la periodista Yuriria Sierra que su hija no murió, sino que "me la mataron, me la mató su ignorancia, me la mataron porque yo la sentí viva dentro de mí".

De acuerdo con el testimonio de la mujer, en el hospital La Raza, los médicos se negaron a hacerle una cesárea, a pesar de que su embarazo era de alto riesgo.

"En el hospital La Raza estuve cinco días. Me internaron el sábado 28 (de abril) a las 10 de la noche; cuando se me rompió la fuente el día martes nadie fue, era primero de mayo no había médicos. Cuando a mí me dicen que mi bebé fallece el doctor me dice no pasa nada no se preocupe, le digo 'cómo no me voy a preocupar si me mataron a mi bebé'. Yo les pedía la cesárea, yo se las pedía. Pasaba el doctor y le decía ya me programó, (él decía) 'no todavía aguanta'", narró Mitzi Ramírez en Imagen Televisión.

Los funcionarios removidos de su cargo son el director Médico, el coordinador Médico del turno nocturno, el jefe de la División de Obstetricia y la jefa del Departamento Clínico de Perinatología.

En conferencia de prensa, Efraín Arizmendi Uribe, titular de la Coordinación de Unidades Médicas de Alta Especialidad (UMAEs) del IMSS, dijo que el Instituto lamenta que la derechohabiente haya perdido a su bebé, y que se llegará al fondo para conocer las causas del suceso y deslindar responsabilidades.

Agregó que la dependencia se mantiene en contacto con la familia de la derechohabiente, a quien le ha reiterado su compromiso de esclarecer los hechos y llegar hasta las últimas consecuencias.

Al hacer un recuento de lo sucedido, el funcionario mencionó que la mujer embarazada ingresó hospital La Raza la noche del 28 de abril, con 35.5 semanas de gestación y amenaza de parto prematuro al tener contracciones uterinas irregulares.

El 1 de mayo a las 11 de la noche se le rompió la fuente de manera espontánea y al día siguiente, a las seis de la mañana, se decidió inducir el parto por vía natural por considerar que no había elementos de riesgo para la bebé. El 3 de mayo se indicó la cesárea y, en espera de ella, se detectó que ya no latía el corazón de la bebé.

Con información de Notimex.