ESTILO DE VIDA
10/05/2018 7:06 AM CDT

6 cosas que toda novia introvertida debe saber

Si eres introvertida y has decidido casarte, seguramente UN tema es la boda, la fiesta, la gente por todos lados...

Si eres introvertida y estás por casarte, esto te interesará.
Getty Images
Si eres introvertida y estás por casarte, esto te interesará.

Aunque quieres celebrar tu boda con familiares y amigos, la sola noción de "ser el centro de atención" te produce náuseas. Antes de que entres en pánico, echa un vistazo a todas las formas en que puedes personalizar tus nupcias para sentirte muchísimo más cómoda y en tu elemento. Después de todo, es tu día. Una advertencia: tendrás que quitarte la pijama y salir de la casa. Ni modo, en algo tenías que ceder.

1. No tienes que dar un brindis increíble

Es más, no tienes que hablarle al público si no quieres (¿a quién se le ocurrió eso?). En lugar de ponerte como Mussolini con tus invitados, pasa el tiempo como te sientas más cómoda: disfrutando con tus amigos y familiares, uno a uno, y dándoles las gracias por estar allí de forma individual (con suerte, en la pista de baile).

2. Pero si decides dar un discurso, tienes todo el derecho a usar notas

Estás en tu boda, no es una exposición de la prepa. Tener un par de notas a la mano, o incluso todo el texto, no ofenderá a nadie, más bien te mantendrá calmada, fresca y con tu vestido de novia sin manchas de sudor.

3. Pueden decirse sus votos de forma privada

Si andar de pregonera proclamando tus sentimientos más profundos sobre tu futuro cónyuge es tu peor pesadilla, entonces no lo hagas. Tu acta de matrimonio no especifica que debas anunciar ante un público de 150 personas que "prometes disfrutar cada cosquilla hasta que la muerte los separe" (guácala). Si desean intercambiar votos personales, pueden escribirse notas o incluso tener un momento privado durante la ceremonia, mientras sus amigos extrovertidos leen algo de Rilke o tocan una canción de Beyoncé en acústico.

4. O simplemente hagan toda la ceremonia en privado

Si todo esto te produce náuseas, ¡quítalo por completo del programa! El amigo de tu prima (a quien trajo en lugar de su exnovio, el pirómano) no necesita ser testigo del mayor compromiso de tu vida. Inviten a sus familiares y amigos más cercanos (o a nadie) a una ceremonia privada y cerrada y luego abran las puertas para una celebración más grande. De verdad, la gente solo quiere beber.

5. No tienen por qué tener su primer baile juntos mientras todos miran

Oh, Dios. ¿Mover las partes de sus cuerpos al mismo tiempo, fingiendo coordinación mientras amigos, familiares y demás invitados observan y calculan cuánto durará su matrimonio en función de sus habilidades para bailar un vals? Ajá sí, no, gracias. Omítelo, querida. Ni siquiera es necesario que haya baile alguno (¿has escuchado de las microbodas?). Pero si gustas, tu primer baile puede ser en la pista con todos los demás, quienes estarán demasiado ocupados moviéndose al ritmo del "Gangnam Style" como para notar cuánto contacto visual tienen tú y tu peoresnada.

6. Te puedes tomar un tiempo para ti durante la boda

Si sabes que vas a necesitar desesperadamente un rato "para nosotros" (tú y tu pareja), háganse un huequito en medio del bodorrio. Que después de la ceremonia haya botanas y bebidas, así, después de decir "Sí, acepto", pueden esperar unos minutos para respirar y organizar sus pensamientos y emociones, ustedes dos solos. O cenen en el baño para personas discapacitadas, lo que prefieran.

Este artículo se publicó originalmente en The HuffPost.