MÉXICO
09/05/2018 12:06 AM CDT | Actualizado 09/05/2018 12:10 AM CDT

Se acaba el 'primer tiempo' y Meade comienza a despertar

En las mesas de debate de Milenio y Tercer Grado, el candidato José Antonio Meade sacó su versión más aguerrida.

MILENIO

El candidato de la coalición Todos por México, José Antonio Meade, aseguró en Tercer Grado el lunes y en Milenio el martes que la contienda electoral apenas concluye su "primer tiempo" y que su campaña aún tiene esperanzas, puesto que nada está definido hasta el día de las elecciones. Y todo parece indicar que el ex funcionario público se mostrará más vigoroso en el segundo tiempo, tal como lo ha hecho esta semana en las mesas de debate.

En ambos programas, Meade defendió a puño y espada su credibilidad como candidato y sus honestidad, a tal grado que Joaquín López Dóriga el lunes en Tercer Grado aseguró que nunca antes lo había visto con "tanta enjundia".

A pesar de los intensos cuestionamientos por parte de los periodistas y analistas que participaron en ambas mesas, Meade negó rotundamente la creencia de que ni la figura de un candidato ciudadano y funcionario honesto puede salvar al PRI de la condena pública en las urnas este 1 de julio.

Con la chamarra roja bien puesta, el candidato afirmó que el PRI aún genera confianza y que está en constante transformación. "La propuesta es una propuesta de cambio", explicó en Milenio. "No es el mismo PRI que el que acompañó a Zedillo, por ejemplo, hoy se pone una candidatura ciudadana", aseguró un día antes en Tercer Grado.

Meade también defendió en ambas mesas de debate que durante sus mandatos al frente de las secretarías de Hacienda y Crédito Publico y Desarrollo Social no hubo ninguna irregularidad. "Yo puedo acreditar toda una vida de hacer lo correcto", aseguró a los periodistas de Milenio, sin embargo, el candidato fue intensamente cuestionado sobre su labor para informar sobre irregularidades en el mandato anterior de Sedesol por el caso de la Estafa Maestra.

"Por supuesto que sí y actuamos", respondió. "Un mes antes de que yo me fuera se hicieron públicos el 100% de los contratos del gobierno federal", agregó.

De modo similar, en Tercer Grado se le cuestionó sobre la honestidad del polémico líder petrolero, Carlos Romero Deschamps, quien desde el inicio de la campaña electoral mostró su apoyo a Meade. Al candidato no le quedó otra opción que evadir la respuesta hablando de la importancia de "cortar el cordón umbilical" de la política y los ministerios públicos.

"No nos toca a nosotros ser jueces de funcionarios y de políticos, les toca a los ministerios públicos, hay que dejarlos que hagan su trabajo".

En varias ocasiones esta semana, el candidato se defendió de los cuestionamientos lanzando a sus contrincantes a la hoguera. En Tercer Grado señaló que AMLO tiene malas relaciones y enlistó a Elba Esther Gordillo, Napoleón Gómez Urrutia y los Abarca como sus aliados. Mientras tanto, en Milenio hizo hincapié en el caso de la nave industrial en el que se encuentra involucrado Ricardo Anaya y en las irregularidades de su declaración 3 de 3.

En ambos foros, el candidato enlistó tres brechas que, de llegar a la presidencia, se dedicará a cerrar para acabar con la pobreza. "La brecha entre hombre y mujer, la brecha entre norte y sur y la brecha entre los que tienen y no tienen". Además, en Milenio se comprometió a bajar en un 40% el índice de homicidios en la primera mitad de su sexenio, superando por 10 puntos porcentuales la promesa que López Obrador hizo semanas atrás en la misma mesa de debate.