ESTILO DE VIDA
09/05/2018 6:11 AM CDT | Actualizado 09/05/2018 10:56 AM CDT

5 formas en que estigmatizas a las personas con enfermedad mental

Tus palabras y comportamientos son importantes para los estigmas que rodean a las personas con una enfermedad mental.

Isabella Carapella
Cinco maneras en que haces sentir mal a las personas con una enfermedad mental

Las consecuencias del estigma de la salud mental son muchas. Hace que las enfermedades mentales parezcan un defecto de la personalidad, lo cual es totalmente falso, y puede evitar que la gente busque apoyo que podría ayudarlos a manejar su condición.

¿La peor parte? La gente contribuye a ese estigma mucho más de lo que se dan cuenta.

La mayoría de la gente bienintencionada no actúa a propósito de una manera que no muestra compasión por los millones de personas que tienen enfermedades mentales. Sin embargo, aún hay algunos comportamientos cotidianos que contribuyen a los estereotipos negativos. A continuación te presentamos algunos que deberías tomar en cuenta, según los expertos.

1. Decir casualmente cosas como "deprimido" o "TOC"

Claro, es triste que tu serie favorita salga del aire. Podrías parecer extravagante si organizas tus cosas de una manera particular. Sin embargo, decir que cualquiera de esas cosas te "deprime" o que es porque tienes "TOC" es falso, y trivializa los verdaderos padecimientos de salud mental.

"La conciencia del lenguaje es esencial", dijo Shari Harding, una experta en salud mental y profesora de enfermería en Regis College en Massachusetts. "Todos somos culpables de ser poco precisos o hablar de manera hiperbólica de vez en cuando, pero es importante evitar los términos mal utilizados".

2. Culpar las enfermedades mentales por cada tiroteo masivo

Hacer una conexión sobresimplificada entre la salud mental y los tiroteos masivos envía un mensaje incorrecto acerca de los trastornos mentales.

La gente que vive con enfermedades mentales tienen más probabilidades de ser víctimas de crímenes violentos que quienes los cometen. Menos del cinco por ciento de los asesinatos relacionados con armas los comete alguien a quien se le ha diagnosticado una enfermedad mental, de acuerdo con un estudio de 2015.

"Se cree que estos comentarios espontáneos son inofensivos, pero en realidad hieren a quienes viven con una enfermedad mental, así como a sus familias, y aumentan las percepciones erróneas acerca de los padecimientos".Dan Reidenberg, director ejecutivo de Suicide Awareness Voices of Education

3. Referirse a alguien como "psicópata" o "loco"

Es común que la gente utilice frases como estas para insultar a alguien que creen que hizo algo mal. Sin embargo, ese tipo de términos peyorativos perpetúan aún más la idea incorrecta de que las personas que sufren enfermedades mentales deben estar avergonzadas o debemos temerles, de acuerdo con Dan Reidenberg, director de Suicide Awareness Voices of Education.

"La gente exhibe el estigma en torno a la salud mental al hacer comentarios inapropiados acerca de las enfermedades que causan estragos en la mente", dijo Reidenberg. "A menudo se cree que estos comentarios espontáneos son inofensivos, pero en realidad hieren a quienes viven con una enfermedad mental, así como a sus familias, y aumentan las percepciones erróneas acerca de los padecimientos. Vemos que esto pasa con frecuencia en la política, los deportes e incluso entre los niños".

4. Etiquetar a alguien con base en su enfermedad

Piénsalo de esta manera: no dirías que alguien que tiene cáncer es "una persona cancerosa". Las mismas reglas aplican a alguien que sufre un padecimiento de salud mental.

"Uno de los accidentes más comunes es evitar el uso de frases con las que se hable primero de las personas, como cuando la gente usa términos como 'esquizofrénico' o 'borderline' en vez de 'persona con esquizofrenia' o 'persona con desorden de personalidad borderline'", dijo Harding. "Los primeros términos estigmatizan porque reducen a la persona a una etiqueta de diagnóstico".

5. Juzgar o burlarse de una persona que muestra comportamiento anormal

Vemos mucho esto cuando la gente habla de celebridades. A menudo se considera material noticioso cuando alguien famoso "se comporta de manera extraña" —ya sea en las redes sociales o en la vida real— pero ese comportamiento podría ser señal de un problema de salud mental.

Delonte West, el exjugador de la NBA, es un ejemplo. Un fanático vio que West caminaba descalzo afuera de un restaurante de comida rápida en Houston en 2016, y documentó el encuentro en las redes sociales. Los comentadores de inmediato hicieron bromas y suposiciones acerca del estado mental de West, lo cual puede enviarle el mensaje a cualquier que experimenta problemas de salud mental de que su enfermedad puede ser objeto de burlas o no merece compasión.

La misma reacción ocurrió cuando se reveló la noticia de que Aaron Hernandez, el exjugador de la NFL, se suicidó en la cárcel, donde lo condenaron a cadena perpetua por haber asesinado a alguien. La gente se burló de la muerte de Hernandez en las redes sociales, por lo que convirtieron un problema de salud mental muy real en un chiste al compartir memes y comentarios inapropiados acerca del suicidio.

"Necesitamos abordar nuestros propios prejuicios y sesgos. Los trastornos mentales son muy comunes". Laura Nitzberg, directora asistente de trabajo social psiquiátrico en el Centro Médico de la Universidad de Michigan

Este tipo de comportamiento, aunque tiene por objetivo no tomarse en serio, contribuye en gran medida a las actitudes negativas acerca de la salud mental, de acuerdo con Laura Nitzberg, la directora asistente de trabajo social psiquiátrico en el Centro Médico de la Universidad de Michigan.

"Todos debemos cuidar lo que decimos cuando estamos cerca de alguien que tiene una enfermedad mental", dijo Nitzberg. "Necesitamos abordar nuestros propios prejuicios y sesgos. Los trastornos mentales son muy comunes".

La conclusión es que las enfermedades mentales deben tratarse con la misma delicadeza y entendimiento que cualquier enfermedad física. Todos son responsables por estar conscientes de cómo podrían estar alentando el estigma, y después corregir su comportamiento.

"Todos desempeñamos un papel a la hora de reducir y eliminar el estigma en torno a la salud mental", dijo Reidenberg. "Si lo escuchas, corrígelo. Si lo leíste, muéstraselo a otros y explícales por qué está mal. Si lo piensas, vete en el espejo y pregúntate: '¿De verdad quiero ser alguien que discrimina a otra persona que está viviendo con una enfermedad mental?'".

Este artículo se publicó originalmente en The HuffPost.