ESTILO DE VIDA
08/05/2018 9:50 AM CDT | Actualizado 08/05/2018 10:01 AM CDT

Aprende a hacer abdominales sin destrozarte el cuello

Si sientes tensión en el cuello cuando haces abdominales, es hora de mejorar tu técnica.

En ocasiones, al hacer abdominales, sentimos que el cuello está trabajando más que el propio abdomen. El instructor deportivo Ben Alldis subraya la importancia de realizar este ejercicio de forma adecuada.

"Cuando hacemos ejercicio abdominal, nuestra columna se comprime, ya que estamos ejerciendo presión sobre los discos intervertebrales. Si no dominamos la técnica, puede darnos un tirón en el cuello por flexionarlo en exceso", explica.

Matthew Leete via Getty Images
Hacer abdominales de forma correcta previene lesiones en el cuello y espalda.

El HuffPost ReinoUnido ha pedido consejo a dos entrenadores para que expliquen cómo hacer abdominales de forma correcta y no dañar el cuello.

El entrenador personal Dom Thorpe apunta que es más probable que nos dañemos el cuello si somos principiantes con este ejercicio, porque "los músculos del cuello no están acostumbrados a mantener una contracción durante tanto tiempo".

"Mientras que los músculos del estómago se contraen y se relajan durante el ejercicio, los del cuello tienden a permanecer contraídos para ayudar a mantener el tronco levantado. Estas contracciones provocan una sensación de quemazón en los músculos, dado que se genera ácido láctico", señala.

Para evitar un tirón de cuello, Thorpe recomienda incrementar la cantidad de abdominales de forma gradual, empezando con 50. Alldis aconseja seguir los siguientes pasos a fin de trabajar la zona abdominal, reducir la presión del cuello y conseguir un ejercicio abdominal perfecto:

Paso 1: Recuéstate boca arriba en la colchoneta. Dobla las rodillas y separa las piernas a la anchura de las caderas. Coloca las manos en la nuca. Apunta con los codos a ambos lados, manténlos abiertos y no ejerzas presión sobre el cuello.

Paso 2: Exhala y contrae el abdomen mientras levantas el tronco suavemente doblando las caderas y la cintura. Levanta el torso hasta que esté a unos centímetros de los muslos. La cabeza, las rodillas y el abdomen deberían formar una línea recta. Si notas que tienes el cuello demasiado adelantado, modifícalo.

Paso 3: Inhala y vuelve de manera controlada a la primera posición para completar una repetición.

Thorpe señala que no existe un alto riesgo de sufrir una lesión grave si nos dan tirones en el cuello durante una sesión de abdominales, pero Alldis recuerda que no conviene ignorarlo si ocurre de forma frecuente.

"Tras varias repeticiones, la presión a la que se ven expuestos los discos intervertebrales puede causar hinchazón o hernias, algo muy doloroso. Sentir dolor al hacer ejercicio puede ser una advertencia de que algo va mal, por lo que no debe ignorarse el dolor en el cuello cuando va asociado a ese movimiento", concluye.

Este artículo fue publicado originalmente en el 'HuffPost' Reino Unido.