POLÍTICA
07/05/2018 5:00 AM CDT | Actualizado 07/05/2018 5:00 AM CDT

El Estado de México, bastión del priismo, se desmorona

Las cosas en materia de seguridad, no han mejorado desde que Alfredo Del Mazo asumió la gubernatura del Estado de México. Adentro del partido, han mantenido las distancias entre Meade y el gobernador para no entorpecer más la campaña presidencial.

FOTO: MOISÉS PABLO /CUARTOSCURO.COM

En Toluca, Estado de México, una pareja es asaltada mientras cargan gasolina. Elementos de la Policía logran detener a los asaltantes, pero se encuentran con una gran cantidad de gente festejando el Día de la Santa Cruz y les arrebatan a los presuntos delincuentes para tratar de lincharlos. Son cerca de 80 hombres en principio, pero el reporte final calcula que llegaron a ser 200 peleando con no más de 25 policías municipales para tratar de evitar una tragedia mayor.

En Axapusco, municipio de la misma entidad, personal de la Secretaría de Seguridad Pública fue atacada con armas de fuego por una banda dedicada a la extracción ilegal de hidrocarburos. Al final, los agresores huyeron y pudieron recuperarse 3 mil 800 litros de gasolina y aseguraron cuatro camionetas.

En Tlalnepantla y Ecatepec, grupos armados intentaron asaltar dos joyerías de forma simultánea. El primer robo ocurrió en la Plaza Mundo E por parte de seis sujetos que no pudieron culminar el acto por la presencia de elementos de seguridad y el segundo fue en Plaza Aragón, donde 15 hombres rompieron vitrinas y escaparon en tres minutos.

Los tres hechos sucedieron el mismo día, miércoles 3 de mayo, y son una radiografía de la situación por la que atraviesa el Estado de México. La administración de Alfredo Del Mazo en el que se ha convertido, tal vez, en el último bastión priista en el país.

No va bien ni parece dar resultados en materia de seguridad, que es uno de los aspectos que aquejan a los habitantes. El semáforo delictivo reprueba a la entidad en homicidio, extorsión, robo a vehículo, robo a casa habitación, lesiones y violencia familiar, eso solo en el mes de marzo.

La discreción con la que se ha manejado el gobernador de una de las entidades más grandes de México, no indica otra cosa, sino que no quiere afectar la ya de por sí apagada campaña electoral que ha tenido José Antonio Meade, abanderado a la presidencia por el mismo partido que lo llevó a la gubernatura: el PRI.

FOTO: ARTEMIO GUERRA BAZ /CUARTOSCURO.COM

Números desalentadores

Un día después de lo referido, se informó que el Estado de México recibirá poco más de 500 millones de pesos del Fondo de Aportaciones para la Seguridad Pública de los Estados y el Distrito Federal (FASP) para la búsqueda, investigación y prevención de personas desaparecidas.

Sin embargo, 125 municipios recibirán una partida de más de 100 millones de pesos para atender los problemas más inmediatos, así como la prevención de la violencia y la delincuencia, al tiempo que se fortalecen a las policías.

Ecatepec, Nezahualcóyotl y San José del Rincón recibirán alrededor de 4 millones cada uno por ser los de mayor incidencia delictiva. En el semáforo delictivo de marzo, Neza reprobó en todas las categorías -salvo narcomenudeo y extorsión- y es el único municipio mexiquense que sigue en alerta roja por feminicidio.

Naucalpan adolece en la seguridad en el transporte público. No son pocas las ocasiones que ha ocupado el titular de las noticias el asalto a pasajeros en Periférico, así como los enfrentamientos entre ladrones y 'justicieros'. Lejana se ve la promesa de campaña del actual gobernador de instalar botones de pánico en las unidades de transporte.

De acuerdo con un reportaje de noticieros Televisa, entre el 2011 y 2017, se registraron 10 mil 882 homicidios dolosos en el Estado de México, siendo Ecatepec, Nezahualcóyotl, Naucalpan, Tlalnepantla, Chimalhuacán, Tultitlán y Toluca los principales afectados.

Aunque las autoridades estatales destacaron una disminución en los delitos de alto impacto, Francisco Rivas, director del Observatorio Nacional Ciudadano, dijo que esto se debe, en muchos casos, a la opacidad de la Fiscalía General del estado en los procedimientos al igual que en los registros.

FOTO: ARTEMIO GUERRA BAZ /CUARTOSCURO.COM

Nadie está a salvo

Hace casi un mes, en el municipio de Tepetlaoxtoc, Sebastián Espejel Gómez, candidato a regidor por la alianza PAN-PRD-MC, fue asesinado a bordo de su vehículo por dos sujetos que viajaban en una motocicleta. Los problemas de inseguridad han alcanzado a aquellos que presumiblemente buscan hacerle frente: los políticos.

La elección más grande de la historia y tal vez la más sangrienta.

El partido local Vía Radical desistió, debido a la inseguridad, en su búsqueda por gobernar los municipios de Amatepec, Santo Tomás de los Plátanos, San Simón de Guerrero, Zacazonapan, San José de Villa de Allende, Zacualpan y Tlatlaya.

Ese mismo día, 19 de abril, mataron al padre Rubén Alcántara Díaz en Cuautitlán Izcalli, con lo que se convirtió en el sacerdote número 22 en perecer en este sexenio priista.

2018, el peor año para el sacerdocio en lo que va del sexenio: 24 sacerdotes asesinados.

En febrero de este año, asesinaron a tiros a Maximino Montiel Peña en Atlacomulco. El hombre era familiar del presidente Enrique Peña Nieto.

Para las próximas elecciones presidenciales, las cosas no pintan bien para el priismo. Meade no termina de despegar y, aun así, el pasado 1° de mayo, pidió a la maquinaria partidista redoblar esfuerzos.

En los estados que votarán por un nuevo gobernador, la situación no es muy diferente; a 60 días de las votaciones, la encuestadora Opinión Pública sólo le otorga ventaja en Yucatán.