MÉXICO
07/05/2018 6:08 PM CDT | Actualizado 07/05/2018 6:09 PM CDT

Cientos de mexicanos buscan asilo humanitario en EU y se agolpan en Tijuana

La violencia y las amenazas de muerte han hecho que familias completas abandonen sus lugares de origen para buscar opciones de vida en Estados Unidos.

Edgard Garrido / Reuters
La caravana migrante con cientos de personas se encuentra apostada en la frontera.


La situación en la frontera entre México y Estados Unidos sigue tensa, la llegada de cientos de personas desplazadas por la violencia que existe en Guerrero y Michoacán, se agolpan en la frontera buscando lograr asilo humanitario, las amenazas de muerte en su contra y la inseguridad es la principal razón para aplicar.

A partir del 2 de mayo hasta el domingo 6, se contabilizaron 300 mexicanos y cerca de 30 hondureños. Los migrantes se han apostado en el cruce internacional conocido como El Chaparral buscando recibir atención por los agentes de migración de Estados Unidos.

Rubén Bravo quien ha organizado este movimiento de personas desde Guerrero, mencionó que ya han sido atendidas 80 personas, que aún no determinan cuál será su situación migratoria, reportó Frontera.

Se estima que diariamente se integran 20 personas a este contingente, principalmente mujeres Chiapas y Baja California Sur, dijo Bravo a Frontera.

María "N" y sus cuatro hijos menores forman parte de este grupo de personas desplazadas por la violencia que enfrentan en sus localidades, como en el caso de María y su familia que viene de Apatzingán, Michoacán.

Frontera.Info

"Hace cuatro años nos sacaron de nuestras casas, duramos más de ocho días en albergues. Cuando regresamos volvieron a hacer lo mismo", recordó María.

María está consciente de lo complicado que es recibir el asilo humanitario para ella y sus hijos, aunque lo intentará las veces que sea necesario por tener una vida mejor para ella y sus hijos.

"Yo voy con la voluntad de Dios y con la voluntad de ellos (estadounidenses) para que me apoyen. Si no ocurre así, veré otras posibilidades, porque yo no me puedo regresar para Apatzingán", afirmó a Frontera.

La madre de familia ha gastado 6mil pesos los últimos cuatro días entre transporte y comida, y esta cantidad podría haber sido mayor, pero gracias al apoyo del albergue para que evitar que duerma en las calles o en el patio de El Chaparral.

El Consejo de Atención al Migrante en Baja California no les permitió instalar un campamento como el que hace meses se vio montado por los haitianos y centroamericanos buscando el mismo asilo, ya que esta asociación consideró que esas condiciones pueden perjudicar la salud de los menores de edad y mujeres se complicara. En cambio se les permitió permanecer en la oficina migratoria para no perder su lugar en la atención migratoria.