MÉXICO
04/05/2018 4:54 PM CDT | Actualizado 04/05/2018 4:59 PM CDT

Viacrucis migrante entra a EU mientras Trump insiste (en Twitter) con levantar el muro

83 migrantes cruzan la frontera en las últimas horas para pedir asilo a las autoridades estadounidenses.


Reina Carolina descansa en el refugio del Hotel Migrante en Mexicali, después de llegar con otros migrantes centroamericanos que participan en la caravana.
AFP
Reina Carolina descansa en el refugio del Hotel Migrante en Mexicali, después de llegar con otros migrantes centroamericanos que participan en la caravana.

El campamento instalado a unos pasos de Estados Unidos en Tijuana, donde pernoctaron centroamericanos que atravesaron México en caravana, era desmontado este viernes 4 de mayo luego que 83 migrantes cruzaran la frontera en las últimas horas para pedir asilo a las autoridades estadounidenses, con lo que suman 228 esta semana.

Alez Mensing, de Pueblo Sin Fronteras -ong organizadora de la caravana- y asesor legal de estos migrantes, explicó que desde la noche del jueves hasta este viernes pasaron a Estados Unidos los últimos centroamericanos que estuvieron en el campamento montado a unos 100 metros del puente fronterizo peatonal de El Chaparral.

Quedan en Tijuana "unas 100 personas (migrantes de la caravana), no todas están en los albergues, algunas ya rentaron" viviendas en Tijuana.

Mensing explicó que decenas de estos migrantes, sobre todo un grupo de desplazados de la comunidad LGTBI, esperan su oportunidad para pedir asilo en Estados Unidos argumentado principalmente la violencia desatada por las pandillas denominadas "maras".

"Esperamos que no les (a los migrantes que han cruzado) quiten a sus hijos, la separación familiar es un problema injusto que está pasando a solicitantes de asilo", dijo.

Estas personas son parte de "Viacrucis migrante" que desde 2010 se realiza para visibilizar el dramático recorrido de los centroamericanos por México para llegar a Estados Unidos.

"Esperamos también que no se les detenga definitivamente, eso es algo injusto porque los acuerdos internacionales que ha firmado Estados Unidos dicen que las personas que llegan a pedir asilo de forma legal (...) y si no presentan un riesgo de fuga o seguridad, se le debe dar el derecho de pelear su caso", subrayó Mensing.

Los migrantes son de Honduras, Guatemala, El Salvador y Nicaragua. La caravana arrancó con más de mil centroamericanos el 25 de marzo de Tapachula, Chiapas.

Pero la caravana desató el enojo del presidente estadounidense Donald Trump, quien exigió a México detenerla y ordenó el despliegue de elementos de la Guardia Nacional en la frontera sur de Estados Unidos.

México se limitó a dar a los migrantes permisos de estancia de hasta un mes. Gran parte de la caravana se ha dispersado en este país, con algunos solicitando asilo y otro grupo emprendió el viaje a la frontera por su cuenta.

También este 4 de mayo, Estados Unidos reveló un aumento de la inmigración ilegal en la frontera con México, una situación que tildó de "crisis de seguridad" y que motivó un nuevo llamado de Trump a levantar su polémico muro limítrofe.