MÉXICO
03/05/2018 7:39 PM CDT | Actualizado 03/05/2018 7:41 PM CDT

Pruebas de ADN son insuficientes para comprobar la identidad de los estudiantes asesinados en Jalisco: Forense

El Instituto Forense del estado localizó restos de sangre, sin embargo, no localizaron ningún tejido que les diera pruebas genéticas suficientes.

Getty Images
Estudiantes se movilizaron pidiendo justicia por los tres desaparecidos en la zona metropolitana de Guadalajara.

Las autoridades de Jalisco no han podido confirmar la existencia de rastros genéticos de los tres estudiantes de cine desaparecidos en Tonalá, no han negado que se haya realizado la disolución de los cuerpos en ácido como se aseguró semanas atrás.

Luis Octavio Cotero Bernal, director del Instituto Jalisciense de Ciencias Forenses (IJCF) se pronunció respecto a la investigación y el manejo de las evidencias para dar con los responsables del mulithomicidio, reportó Informador.

"Un servidor en ningún momento he dicho que en la finca 3 (en la calle Amapola), donde se encontraban los tinacos, no se hayan disuelto los cuerpos de las personas, como se ha asentado en las declaraciones de las dos personas detenidas. Lo que se ha dicho es que nosotros como instituto científico no hemos encontrado pruebas que nos permitan corroborar el ADN de los jóvenes de entre los residuos de esos contenedores".

La evidencia de ADN que sí ha sido comprobada, de por lo menos dos de las víctimas, Jesús Daniel y Marco, fue hallada en restos de sangre en el piso del sitio donde se cree estuvieron retenidos por el grupo criminal y en un par de esposas. Estas conservaban material genético al no ser sumergidas en el ácido.

El IJCF reconoce no tener pruebas de ADN del tercer estudiante, Salomón Aceves.

Los criminales se esmeraron en eliminar cualquier rastro de haber tener retenidos a los tres estudiantes, por lo que usaron ácido sulfúrico a 98% de pureza.

En entrevista previa con Informador, Cotero detalló que las partes del cuerpo humano más resistentes a este compuesto, los dientes, incluso fueron destruidos según admitieron en sus declaraciones ante las autoridades.

"En principio se metieron a un ácido de una alta pureza, muy fuerte, y al parecer según lo que dicen los declarantes, lo que quedó, que son los dientes, generalmente, los molieron y al parecer los tiraron al drenaje, por eso es que no quedó".