INTERNACIONAL
30/04/2018 10:01 AM CDT | Actualizado 30/04/2018 2:47 PM CDT

Periodistas y niños mueren en un doble atentado suicida en Kabul

Nueve periodistas y once niños entre las primeras víctimas mortales.

Omar Sobhani / Reuters
Policías ayudan a los periodistas afganos, víctimas de una segunda explosión, en Kabul, Afganistán.

KABUL — Dos explosiones sacudieron este lunes la capital afgana, Kabul, y causaron la muerte de al menos 37 personas, entre ellas nueve periodistas que llegaron para informar sobre el primer estallido y que, aparentemente, fueron objetivo de un atacante suicida, de acuerdo con la AFP.

Reuters reportó en un primer despacho que 26 personas habían muerto.

El atentado doble, que ocurre una semana después de la muerte de 60 personas en un centro de votación en la ciudad, destacó la creciente inseguridad en Afganistán después de que el gobierno reiteró su compromiso para mejorar sus defensas.

Horas después de las explosiones en Kabul, un suicida con bomba en un vehículo intentó atacar una caravana de militares extranjeros en la sureña provincia de Kandahar, causando la muerte de 11 niños que asistían a una escuela religiosa cercana, dijo la policía afgana.

Otras 16 personas resultaron heridas, entre ellas cinco soldados rumanos de la OTAN y dos policías afganos, precisó.

"Estos ataques causaron un sufrimiento indecible a familias afganas", dijo Tadamichi Yamamoto, un alto funcionario de Naciones Unidas en Afganistán. "Estoy indignado por este ataque que pareció haber sido gestado deliberadamente contra periodistas", declaró en un comunicado.

Reporteros Sin Fronteras (RSF) y el Centro de Periodistas de Afganistán contabilizaron entre los periodistas muertos a Shah Marai, jefe del servicio fotográfico de la oficina de la AFP en Kabul.

Marai, que llegó rápidamente al lugar de la primera explosión para tomar imágenes, murió en la segunda explosión, ocurrida unos 30 minutos más tarde.

Un fotógrafo de Reuters fue herido levemente por la metralla.

"Los periodistas estaban haciendo su trabajo cuando un atacante suicida los mató, tales ataques demuestran que el ambiente de trabajo ahora es muy peligroso", dijo Rahimullah Samandar, miembro de alto rango del Comité de Seguridad de Periodistas Afganos (AFJSC).

Omar Sobhani / Reuters
Otra toma de los periodistas heridos en un segundo atentado en Kabul.

Omar Sobhani / Reuters
Fuerzas de seguridad también resultaron lesionadas.

Un reportero afgano del servicio de la BBC en pastún murió por disparos de bala este lunes en Jost, anunció la radio-televisión británica en Kabul. "Es con enorme tristeza que la BBC confirma la muerte de nuestro reportero afgano Ahmad Shah como consecuencia de un atentado", dijo la cadena británica en un comunicado.

ANDREW QUILTY/AFP/Getty Images
El entierro de Shah Marai Faizi se realizó este mismo lunes en Gul Dara, Kabul. Marai era padre de seis niños.

Por otra parte, un militar estadounidense murió y otro resultó herido "durante una operación de combate en el este de Afganistán", informó la representación de la OTAN en Afganistán en un comunicado, citado por la AFP. "Varios miembros de las fuerzas de seguridad afganas también murieron o resultaron heridos", dijo la Alianza Atlántica sin dar más detalles.

La terrible realidad de Afganistán

Los ataques perpetrados en una rápida sucesión fueron un sombrío recordatorio de la capacidad de los talibanes y de un grupo local vinculado a Estado Islámico para desatar el caos y la violencia a pesar de las ofensivas aéreas estadounidenses tras la llegada al poder en Washington de Donald Trump.

Omar Sobhani / Reuters
Las fuerzas de seguridad afganas hacen guardia cerca del lugar de la explosión en Kabul.

Haroon Sabawoon/Anadolu Agency/Getty Images
Una ambulancia llega a la escena después de las dobles explosiones

Militantes talibanes, que intentan restaurar su versión de la ley islámica estricta en Afganistán, anunciaron el comienzo de su habitual ofensiva de primavera boreal la semana pasada, lo que derivó en numerosos enfrentamientos en varias partes del país.

El Estado Islámico se atribuyó la responsabilidad por las dos explosiones del lunes en Kabul donde murieron 26 personas, entre ellas cuatro policías. Cuarenta y nueve personas resultaron heridas, sostuvo Hashmat Stanekzai, un alto funcionario de la policía, citado por Reuters.