MÉXICO
27/04/2018 8:40 AM CDT | Actualizado 27/04/2018 11:27 AM CDT

¿Ni Obama? Esto cuesta el avión presidencial de Trump, ¿y el de México?

AMLO dice que venderá a Trump el avión presidencial. #Verificado2018 confirmó cuánto costó, así como el valor de las dos aeronaves del presidente de EU.

Pool via Getty Images
Los dos Air Force One, modelo Boeing VC-25, que usa el mandatario de Estados Unidos, fueron adquiridos en 1990 durante la administración de George H. W. Bush.

Verificado 2018 confirmó cuánto costó el avión presidencial de México, así como las dos aeronaves que utiliza el presidente Donald Trump, a raíz de las declaraciones de Andrés Manuel López Obrador de que vendería el avión presidencial (que compró la administración de Felipe Calderón en 2012), que dice, no lo tiene ni Donald Trump.

"Vamos a vender el avión presidencial que no lo tiene ni Donald Trump. Ya ven que Trump es muy presumido, pues no tiene un avión como el de Peña, que costó 7,500 millones de pesos.

Ya le mandé ofrecer a Donald Trump. También he dicho que vamos a vender toda la flotilla de aviones y helicópteros del gobierno, no puede haber gobierno rico con pueblo pobre", dijo el candidato durante el debate del pasado domingo.

Verificado 2018 también revisó las cifras sobre el acuerdo que se negocia para adquirir dos nuevos aviones para la Fuerza Aérea de los Estados Unidos.

El avión presidencial de México

El avión presidencial mexicano costó menos que cualquiera de las dos aeronaves que actualmente usa el mandatario de Estados Unidos; y su costo también es menor al de los dos aviones que acaba de ordenar Donald Trump.

La compra del avión presidencial mexicano, un Boeing Dreamliner 787-8, fue anunciado durante la administración del expresidente Felipe Calderón Hinojosa, como informa Proceso.

En noviembre de 2012, el Banco Nacional de Obras y Servicios (Banobras) concretó la compra de la aeronave que aterrizó en la capital en febrero de 2016, debido a las modificaciones de seguridad que se realizaron.

El costo total del avión —incluyendo ingeniería, instalación de sistemas, adecuaciones de estructura, equipamiento de cabina, certificaciones y un paquete de refacciones— fue de 218.7 millones de dólares.

Al mismo tiempo de la la compra del avión se firmó un contrato de arrendamiento financiero entre Banobras y el Gobierno Federal por 15 años. Al final de ese periodo, la aeronave formará parte de los activos de la Secretaría de Defensa Nacional (Sedena).

En el Presupuesto de Egresos de la Federación 2018 se explica que la adquisición del avión presidencial será amortizada durante los 15 años con dos pagos anuales, uno de 45 millones de pesos, por operación y mantenimiento; y un pago por el arrendamiento entre 4.6 y 451.4 millones de pesos, por lo que se espera que la aeronave tenga un costo total de 7,560 millones de pesos, la cifra que utiliza López Obrador.

El avión presidencial de Estados Unidos

Los dos Air Force One, modelo Boeing VC-25, que usa el mandatario de Estados Unidos, fueron adquiridos en 1990 durante la administración de George H. W. Bush.

Tuvieron un costo conjunto de 660 millones de dólares, es decir, 330 millones de dólares cada uno, de acuerdo con un artículo de PolitiFact.

Forbes reporta que el costo de cada aeronave fue de 325 millones de dólares, además explica que cada avión tiene un costo de operación de 179,750 dólares por hora.

En febrero de 2018, el presidente Trump y la compañía Boeing llegaron a un acuerdo para la producción de dos nuevos aviones presidenciales que costarán 3,900 millones de dólares.

Es decir, cada aeronave costará 1,950 millones de dólares, mientras que al gobierno mexicano el avión presidencial le costó 218 millones de dólares en 2012.

El presidente estadounidense, Donald Trump, ha pedido que las dos aeronaves Boeing 747-8 se entreguen en el año 2021, sin embargo, debido a los requisitos de prueba de la Fuerza Aérea de los Estados Unidos, la entrega podría tomar otros tres años.

El costo de vender el avión

Ante los escándalos del costo del avión presidencial de México, el presidente Enrique Peña Nieto ordenó a la Secretaría de Haciendo y Crédito Público realizar un estudio para determinar si convenía vender o mantener la aeronave, el cual fue elaborado por Ascend Flightglobal Consultancy, empresa especializada en valuación y asesoramiento para la compra y venta de aeronaves.

Tras el estudio, el gobierno mexicano determinó quedarse con el avión, "en virtud de la pérdida que ocasionaría la venta al erario público y a que prevalecería la necesidad de renovar el avión presidencial a un tipo de cambio mayor".