INTERNACIONAL
27/04/2018 6:56 AM CDT | Actualizado 30/04/2018 10:20 AM CDT

Fin de la guerra de Corea: Kim y Moon aprueban la 'desnuclearización completa' de la península

No habrá más guerra en la península de Corea y ha comenzado una nueva era de paz, dijeron los líderes en una declaración conjunta.

Los líderes de Corea del Norte y Corea del Sur acordaron este viernes declarar el final oficial de la Guerra de Corea, después de 65 años de hostilidades y trabajar hacia un objetivo común de eliminar todas las armas nucleares de la península.

El anuncio siguió a un día histórico de conversaciones en la frontera.

"El Sur y el Norte confirmaron su objetivo común de lograr una Península Coreana libre de armas nucleares mediante la desnuclearización completa", se lee en una declaración firmada por el líder norcoreano Kim Jong Un y el presidente surcoreano Moon Jae-in.

De acuerdo con Reuters, la declaración incluía promesas de buscar la reducción de armas, cesar los "actos hostiles", convertir su frontera fortificada en una "zona de paz" y buscar conversaciones multilaterales con otros países. Aunque no está claro qué significa exactamente "desnuclearización", la publicación de una declaración conjunta después de las recientes hostilidades y las pruebas de misiles marcó un cambio.

"Los dos líderes declaran ante nuestro pueblo de 80 millones y el mundo entero no habrá más guerra en la península de Corea y ha comenzado una nueva era de paz", de acuerdo con la declaración.

Kim se convirtió en el primer líder norcoreano en cruzar la zona desmilitarizada fuertemente fortificada hacia Corea del Sur el viernes por la mañana. Antes de que Kim cruzara hacia el sur, estrechó la mano de Moon y lo invitó al otro lado de la frontera, hacia el norte, para otro apretón de manos. Luego se tomaron de las manos y cruzaron hacia el sur, donde Kim se encontró con una guardia de honor.

Inter-Korean Summit Press Corps/Pool vía Bloomberg

Una comitiva de funcionarios de alto rango de Corea del Norte acompañó a Kim, incluida su hermana, Kim Yo-jong, quien se convirtió en uno de los enviados más reconocidos del Norte después de su aparición en los Juegos Olímpicos de Invierno de 2018.

Handout . / Reuters
La hermana del líder norcoreano Kim Jong Un, Kim Yo Jong, camina en la aldea de tregua de Panmunjom dentro de la zona desmilitarizada que separa las dos Coreas.

Luego, los líderes se dirigieron a la Casa de la Paz del Sur, equipada de cabeza a pies con muebles personalizados y obras de arte cargadas de simbolismo. Kim firmó un libro de visitas y los dos líderes fueron a negociar.

KOREA SUMMIT PRESS POOL vía Getty Images
El mensaje de Kim Jong Un en el libro de visitas.

"Una nueva historia comienza ahora, en el punto de partida de la historia y la era de la paz", decía el texto de Kim, junto con su firma y la fecha.

Los comentarios de apertura fueron cordiales, con Kim diciendo varios chistes sobre fideos e incluso sobre los lanzamientos de misiles a primera hora de la mañana realizados por Corea del Norte en los últimos años.

Twitter/JChengWSJ

Kim Jong Un bromeo con Moon Jae in acerca de despertarlo con un misil nuclear matutino. "Me aseguraré de no interrumpir tu sueño nunca más", dijo Kim.

"Hoy, estoy aquí con la mentalidad de que dispararía una bengala para poner en marcha una nueva historia de paz, prosperidad y mejores lazos intercoreanos", dijo Kim en su discurso de apertura a Moon. "Espero que tengamos conversaciones sinceras sobre asuntos de interés mutuo, y produzcamos buenos resultados hoy".

Moon respondió con elogios a su homólogo por ayudar a convertir la zona desmilitarizada de "un símbolo de división en uno de paz".

"Me gustaría darle las gracias por su valiente decisión de hacer que esta cumbre suceda", dijo Moon. "Espero que tengamos conversaciones amplias y francas para que podamos llegar a un acuerdo y producir lo que los pueblos de nuestros países y del mundo entero desean ver: la paz".

La primera ronda de conversaciones terminó rápidamente al mediodía, y los dos líderes fueron a almorzar por separado. Kim regresó a Corea del Norte en una limusina mientras una docena de guardaespaldas en trajes de estilo occidental trotaban al lado del vehículo.

Después de tener lo que parecían ser cordiales conversaciones, los funcionarios anunciaron que la esposa de Kim, Ro Sol Ju, viajaría al otro lado de la frontera para cenar el viernes por la noche. La esposa de Moon, Kim Jung-sook, también asistió.

KOREA SUMMIT PRESS POOL vía Getty Images
El líder de Corea del Norte, Kim Jong Un y su esposa Ri Sol Ju, ambos a la izquierda, conversan con el presidente surcoreano Moon Jae-in y su esposa Kim Jung-sook.
KOREA SUMMIT PRESS POOL vía Getty Images
El brindis entre los mandatarios y sus esposas.

Funcionarios surcoreanos expresaron optimismo antes de la cumbre.

"Creo que la cumbre se considerará exitosa si podemos expresar con claridad la clara intención de Corea del Norte de desnuclearizarse", dijo Im Jong-seok, jefe de personal de Moon, a los periodistas el jueves, según The Washington Post.

Se espera que Kim se reúna con el presidente Donald Trump en los próximos meses, y la cumbre del viernes está lista para sentar las bases de esas discusiones.

El propio Trump ha moderado las críticas a Kim en las últimas semanas, y hace unos días dijo que el líder norcoreano había sido "muy honorable" al entrar en las negociaciones.

"Creemos que eso es algo grandioso para el mundo", dijo Trump. "Estamos teniendo muy buenas discusiones. Kim Jong Un, realmente ha sido muy abierto y creo que es muy honorable por todo lo que estamos viendo ".

En sus primeras reacciones sobre el encuentro de este viernes, Trump tuiteó que "están pasando cosas buenas, ¡pero solo el tiempo lo dirá!".

Twitetr/realDonaldTrump

Este texto se publicó originalmente en HuffPost.