UN MUNDO MEJOR
27/04/2018 11:23 AM CDT | Actualizado 27/04/2018 11:23 AM CDT

El ingenioso método de una profesora para que sus alumnos lean

Una vez que despierta la curiosidad...

Getty Images
Niños contentos leyendo con su maestra.

Los profesores suelen desesperarse con que sus alumnos no lean, o que las lecturas obligatorias supongan una pesadez para ellos. Esta necesidad por incentivar el hábito entre los jóvenes y adolescentes ha despertado la imaginación de una profesora francesa que decidió envolver los libros como si fueran regalos para que sus alumnos se los llevasen a casa.

En cada paquete hizo unas anotaciones sobre la trama de la obra (novela, familia, teatro, drama...) y claro, con tanta intriga, se agudiza la curiosidad de cualquiera.

Twitter.

El jueves por la mañana, por capricho, me dije: "Voy a hacer un préstamo sorpresa para mis alumnos". Resultado: muchos elogios ("muy elegante"/"excelente idea señorita"), se agotan rápidamente (de hecho, tuve que volver a hacerlo) y se los llevan los estudiantes que nunca toman un libro prestado.

La profesora llevó a cabo esta iniciativa en su colegio, situado en una pequeña localidad rural en el norte de Francia, y tenía el fin de animar a la lectura a los más de 400 alumnos del centro. Cinco días más tarde, su publicación en Twitter tenía cerca de 8 mil Me gusta y casi 3 mil retuits.

Además, la maestra señala en otra de sus publicaciones que todos cumplieron la norma de no abrirlos hasta llegar a casa.

Twitter.

Además, han entrado en el juego de no abrirlos en el colegio (les dije que si cumplían esta norma, podrían devolvérmelos sin leerlos por lo que, cuando llegaban a casa con él y lo abrían, se animaban a leerlo). ¡Bien por dejar salir los libros de ese envoltorio feo!

Las propuestas de la profesora no acabaron ahí. En el hilo que ha publicado en esta red social, comenta que les ha animado a formar un club de lectura y que, por primera vez, todos se pusieron de acuerdo en la actividad.

Twitter.

Para acabar, propuse a los estudiantes que hicieran con sus compañeros un club de lectura. Y es la primera vez en todo el año que todos estuvieron de acuerdo en hacer la misma actividad, sin quejarse (y aún así son lindos).

Este artículo fue publicado originalmente en HuffPost España.