ESTILO DE VIDA
24/04/2018 9:56 AM CDT | Actualizado 24/04/2018 9:59 AM CDT

7 productos que los dermatólogos jamás se pondrían en la piel

“Un dermatólogo que se respete a sí mismo jamás usaría bloqueador solar en spray”.

Youngoldman via Getty Images
Imagen de una mujer con la piel saludable.

Si tienes problemas con tu piel, es normal que vayas a contarle tus penas a un dermatólogo para que pueda darte consejos y te oriente en el cuidado de tu piel. Pero, ¿te has preguntado alguna vez qué es lo que hacen ellos para protegerse?

Después de todo, los dermatólogos son profesionales y, por si no lo has notado, suelen tener esa piel limpia y brillante que a nosotros nos gustaría tener.

Así que, ¿qué es lo que usan?, o más importante aún, ¿qué es lo que no usan? A continuación, cuatro dermatólogos nos contarán qué productos y componentes evitan.

Como en todo lo que tiene que ver con el cuidado de la piel, no hagas cambios radicales sin consultar a un dermatólogo para hablar sobre tus necesidades y preocupaciones particulares.

Sigue leyendo para saber cuáles son las siete cosas que los dermatólogos evitan:

1. Bloqueador solar en spray

LETIZIA LE FUR VIA GETTY IMAGES

Jamás vas a ver a un dermatólogo hacer esto.

Los bloqueadores solares en spray pueden parecer algo caído del cielo para los que odian aplicarse lociones, pero no convencen a todos los profesionales.

La doctora Rachel Nazarian del Schweiger Dermatology Group (Grupo Dermatológico Schweiger) de Nueva York dice que jamás usaría un bloqueador solar en spray en su cara o en su cuerpo porque, según su opinión profesional, los sprays no fijan la capa gruesa que se necesita para cumplir con el FPS que indica la botella.

"El aire se lleva la mitad y a tu piel no llega casi nada, la otra mitad la inhalas. De ninguna manera es la manera correcta de cubrirse, para nada", dice, añadiendo que admite algunas excepciones. "Si tienes un niño que no quiere sentarse y estás desesperado por ponerle algo, y si peor es nada, entonces, bueno, ponle spray. Pero un dermatólogo que se respete a sí mismo jamás usaría bloqueador solar en spray".

El doctor Kenneth Mark, dermatólogo estético, dice que, para algunos, el bloqueador solar en spray puede parecer útil para cubrir brazos, piernas, pecho y espalda, pero está de acuerdo en que no debería aplicarse en la cara, "porque, aunque tengas los ojos cerrados, puede generarte ardor y picor".

2. Bronceadores

Para los que aman untarse aceite y hornearse al sol (por favor, no lo hagas), tenemos malas noticias. Mark también dice que nunca usaría bronceador, ya que su FPS es bajo (¡un FPS de 4 no es suficiente para protegerte del sol!).

"En primer lugar, es un mal bloqueador solar y, además, el aceite puede tapar tus poros. De por sí, eso ya pasa cuando estás sin nada al sol, porque tus células cutáneas se reproducen un poco más rápido, pero no se desechan con la misma velocidad".

3. Bloqueadores solares químicos

Hablando de bloqueadores solares, tanto Nazarian como el doctor Samer Jaber de Washington Square Dermatology (Dermatología Washington Square) en Nueva York, prefieren usar un filtro solar físico que uno químico. Para Jaber se trata de una opción personal, mientras que Nazarian prefiere bloqueadores físicos con fórmulas más suaves.

"No me gustan los bloqueadores químicos", dice Nazarian. "Sé que son seguros y que no hacen mal, pero creo que a veces pueden irritar más y no quiero darle a mi piel más cosas que absorber. Además, los bloqueadores físicos como el óxido de zinc y el dióxido de titanio son mucho más suaves y son buenos reflectores de radiación ultravioleta. Si tengo la opción de usar un bloqueador físico, es difícil que use uno químico".

4. Tónicos faciales

ERSTUDIOSTOK VIA GETTY IMAGES

Limpiar, tonificar y humectar: estos tres pasos son desde hace mucho nuestro "a-b-c" del cuidado de la piel. A pesar de eso, tres de los dermatólogos con los que hablamos confesaron que en realidad no usan tónicos.

"A algunos les gusta usar tónicos cuando sienten que su piel está grasosa, pero no creo que sea tan necesario", comenta Jaber.

"Muchos tónicos faciales contienen alcohol, que es algo que te puede secar (lo que no está del todo mal si tienes una piel más grasosa y propensa al acné)", reveló a HuffPost por correo electrónico la doctora Jennifer Chwalek, una dermatóloga que trabaja en Union Square Laser Dermatology (Dermatología Láser Union Square). "Lo que yo hago es rociar mi cara con agua de rosas por la mañana, antes de aplicar vitamina C y el FPS. El agua de rosas hidrata mi piel y también ayuda a calmar cualquier inflamación, ya que tiene varias vitaminas y antioxidantes. Cuando se seca, primero aplico un suero de vitamina C y después el bloqueador solar".

"No uso tónico porque no lo encuentro necesario, los tónicos por lo general son a base de alcohol y creo que no aportan nada al cuidado de la piel. Ahora hay muchos tónicos diferentes, que no son a base de alcohol, pero son, más bien, la versión coreana de un tónico, porque hacen que la piel tenga mejor absorción. Yo me pongo muchos productos cuando salgo de la ducha, después de lavarme la cara, así que de verdad no encuentro necesario pagar por un tónico".

5. Parabenos

Los parabenos son básicamente los preservantes que se usan en los productos de belleza y pueden ayudar a limitar el crecimiento de bacterias u hongos. Los parabenos más usados son los de metilo, etilo, propilo y butilo, y suelen estar en cremas hidratantes, bases y cremas antiedad. Con el tiempo, los parabenos se han ganado una pésima reputación y, aunque todavía no hay evidencia contundente que pruebe que son malísimos para nuestra salud, los dermatólogos con los que hablamos no los usan.

"Claro que es un componente tabú, así que para mí es como, '¿para qué arriesgarse?'", dice Mark a HuffPost.

Nazarian explica que los evita no solo por cuestiones de salud.

"Leí en un periódico especializado sobre algunas pruebas de laboratorio hechas hace algunos años y los resultados mostraron que podían acelerar el envejecimiento de la piel", comentó. "Con todo lo que me pongo, y que además se encuentra en tantos productos diferentes, no probaría ni un poquito, no me arriesgaría. No uso parabenos".

La opinión de Jaber es un poco más permisiva. Aun así, dice que evita los parabenos y cree que "si puedes encontrar algo libre de parabenos es mejor optar por eso".

6. Jabones de hotel

Seguramente no lo piensas dos veces cuando se trata de usar los jabones que encuentras en el baño del hotel, pero no son lo mejor para tu piel, especialmente cuando se trata de tu cara.

"En los hoteles ando con mucho cuidado", dice Jaber. "Nunca uso sus jabones porque me dejan la piel muy seca. Eso pasa porque los hacen muy fragantes. Siempre llevo mi propio jabón".

Los dermatólogos están de acuerdo en que los productos con fragancias pueden, en general, irritar la piel, y evitan esos productos con fragancias añadidas.

"Sin perfume; que no esté perfumado, porque lo único que eso hace es irritar", afirma Nazarian. "Añadir una fragancia a tu limpiador facial no aporta nada bueno".

7. Exfoliantes

HCONQ VIA GETTY IMAGES

Cualquier producto que tenga microperlas, que en Estados Unidos están prohibidas desde 2015, o cualquier tipo de partículas exfoliantes son un "no, no, no" rotundo para Nazarian. Chwalek tampoco usa ningún tipo de exfoliante áspero.

"Porque exfoliar la piel, ya sea física o mecánicamente, es malo para tu piel. Me gustan los (productos) químicos que exfolian de manera suave como el glicol o algo que remueva la piel muerta de manera suave, no como lo haría una exfoliación de tipo mecánico o físico que en realidad nadie necesita".

Tampoco le gustan los cepillos exfoliantes como el Clarisonic y, si dependiera de ella, nadie los usaría.

Lo mismo Jaber, rechaza los exfoliantes en favor de otros productos y de ahorrar tiempo.

"No uso ningún tipo de exfoliante", dice. "Me aplico un retinoide en la noche. Eso vendría a ser un exfoliante natural. Podría usar uno [un cepillo], pero trato de no complicarme la vida. Siempre estoy ocupado, así que trato de concentrarme en lo que importa. Pues suelen dejarme la piel algo seca".

Este artículo se publicó originalmente en The HuffPost.