ESTILO DE VIDA
24/04/2018 11:14 AM CDT | Actualizado 24/04/2018 12:00 PM CDT

😶 Est@s inquietantes 'influencers' de Instagram ni siquiera son personas reales

Sin embargo, podrían ser el siguiente gran éxito.

Actualmente, Instagram está repleto de influencers, pero ahora hay una nueva generación que está invadiendo la plataforma. Son igual de hermosos, tienen miles de seguidores y están borrando la línea entre la vida real y el mundo virtual. ¿Lo más perturbador? Ni siquiera son humanos.

Una de esas influencers es Shudu, una supermodelo negra que nos recuerda a bellezas como Alek Wek y Grace Jones, con piel luminosa y clara, y un talento para sonreír con los ojos y la boca que haría que Tyra Banks quisiera coronarla como la siguiente ganadora de America's Next Top Model en un instante.

Es preciosa y es 100 por ciento irreal.

🍊🍊🍊 . . 📸@cjw.photo . #fenty #fentybeauty #mattemoiselle #sawc #3dart

Una publicación compartida de Shudu Gram (@shudu.gram) el

De hecho, Shudu es una representación digital en 3D de una humana creada hace casi un año por el fotógrafo Cameron James Wilson, quien vive en Londres. Para diseñar a Shudu, reveló, se inspiró en gran medida en la muñeca Barbie de la princesa de Sudáfrica y su propósito era convertirla en un espacio creativo "que estuviera libre de los aportes de otras personas" y "fuera una exploración de [su] propia visión y de su creatividad".

"Es como si hubiera creado una pintura o un dibujo", comentó Wilson. "Se trata de contribuir. Necesitamos más pinturas, más arte, más de todo lo que contribuya a la representación; no se trata de restar. Eso es lo que pienso".

Wilson dijo que la meta última de Shudu es colaborar en algún momento con nuevos diseñadores de economías emergentes y países poco representados.

"Creo que eso es muy, muy importante para la esencia de Shudu", dijo, y agregó que cree firmemente en la representación descendente. "Si podemos desarrollar artistas, creativos y diseñadores para que sean los próximos directores ejecutivos o directores de casting, la diversidad llegará naturalmente".

Aunque apoya la diversidad, Wilson ha enfrentado algunas críticas por parte de personas que creen que su creación de Shudu es problemática, en gran medida porque es una imagen idealizada de una mujer negra hecha por un hombre blanco.

Minh-Ha T. Pham, profesora adjunta en el Instituto Pratt, afirmó que Shudu era resultado del "plagio racial". Otros han argumentado que Wilson debería apoyar la diversidad trabajando con modelos negras reales, en vez de crear una que se ajuste a su concepción de la belleza.

Las críticas son válidas, sobre todo considerando la explotación histórica, la apropiación y la sexualización de los cuerpos de las mujeres de raza negra.

Shudu tiene más de 95 mil seguidores en Instagram; es obvio que la gente está fascinada con ella, o quizá podría argumentarse que las personas sienten fascinación por la idea de Shudu y por los otros influencers digitales en Instagram que están ganando popularidad.

"Necesitamos más pinturas, más arte, más de todo lo que contribuya a la representación; no se trata de restar. Eso es lo que pienso". Cameron James Wilson, el fotógrafo de moda que creó a Shudu.

La biografía de Shudu dice que es digital, pero esa información no siempre se menciona en las cuentas que destacamos a continuación. Como resultado, muchas de las personas que dejan comentarios en estas cuentas no dejan de preguntarse si están viendo a gente real o no.

El personaje más prominente de esta generación de creaciones digitales perturbadoras es Lil Miquela, quien tiene más de 885 mil seguidores y cuyo origen es mucho más incierto que el de Shudu (sabemos que su primera fotografía se publicó en 2016, cuando todavía no lucía tan humana).

Según su página de Wikipedia, Lil Miquela es una mujer española-brasileña-estadounidense de Downey, California, cuyo nombre real es Miquela Sousa. Es una mujer hiperrealista que a menudo se encuentra en situaciones de la vida real y expresa sus propias ideas políticas. También da la casualidad de que es una artista musical.

Zyrtec Bae

Una publicación compartida de *~ MIQUELA ~* (@lilmiquela) el

Luego, hay una creación digital masculina llamada Blawko, que sin duda no luce tan real como sus contrapartes femeninas. Blawko parece un personaje salido de un videojuego. En su canal hay una mezcla de memes, clips de videojuegos e imágenes suyas, casi siempre con el rostro cubierto de alguna manera.

moon rocks

Una publicación compartida de 🅱️LAWKO (@blawko22) el

Hace poco, encontramos la cuenta de Lil Wavi, que supuestamente es modelo y contribuyente de VFiles, una plataforma en línea para que los creadores se conecten y colaboren. Wavi evidentemente es una representación digital; sin embargo, su presencia en la aplicación para compartir fotografías sigue siendo fascinante.

Gucci gang 💸💸⚡️⚡️ #lilwavi

Una publicación compartida de Lil Wavi (@lil_wavi) el

Aunque mencionamos que estos influencers y modelos digitales están borrando la división entre la realidad y el mundo digital, otros influencers humanos como Kylie Jenner de alguna manera hacen lo mismo, con su piel igual de perfecta, ropa genial y vidas perfectamente curadas y publicadas a través de filtros. La presentación y el estándar de la belleza en Instagram se ha vuelto extremadamente homogéneo. Francamente, todos los influencers empiezan a verse exactamente iguales.

Wilson afirma que estos influencers creados digitalmente son "más genuinos que la gente real".

"Creo que, como nosotros mismos, nos estamos haciendo más virtuales en nuestras vidas cotidianas", le dijo a HuffPost. "Todo lo que experimentamos actualmente se vive a través de una suerte de red virtual. Por eso, no me sorprendería que [los modelos digitales] se vuelvan más populares y se conviertan en la norma. Creo que es muy sorprendente que alguien como Shudu pueda lucir más realista que algunos de los influencers verdaderos que hay. Estamos viviendo una época impactante, en la que las personas 3D son más genuinas que la gente real. Creo que eso es más aterrador".

En efecto, lo es.

Este artículo se publicó originalmente en The HuffPost.