MÉXICO
24/04/2018 12:12 PM CDT | Actualizado 24/04/2018 12:12 PM CDT

La propuesta del Bronco de mochar manos al que robe es una 'regresión al pasado': CNDH

Luis Raúl González Pérez recordó que "están prohibidas las sanciones infamantes, humillantes".

MOISÉS PABLO/CUARTOSCURO
El candidato independiente Jaime Rodríguez Calderón y su esposa Adalina Dávalos llegan al Palacio de Minería para el primer debate presidencial.

Para el presidente de la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH), Luis Raúl González Pérez, la propuesta del candidato independiente, Jaime Rodríguez Calderón, el Bronco, de mochar la mano de los funcionarios que roben es una "regresión al pasado".

"No podemos tener regresiones al pasado. Están prohibidas las sanciones infamantes, humillantes", dijo el presidente de la CNDH al ser cuestionado en el Senado por los medios de comunicación.

González Pérez dijo que que estas propuestas "son contrarias a los derechos humanos" y recordó la Constitución y los tratados internacionales que México ha firmado.

Durante el primer debate presidencial el domingo 22 de abril, el Bronco propuso cortar las manos a los funcionarios que roben: "Tenemos que mocharle la mano al que robe, así de simple. Yo presentaré una iniciativa al Congreso, a ver si los diputados de ellos (de los otros candidatos presidenciales) se atreven a aprobarla. Necesitamos mocharle la mano al que robe en el servicio público".

La propuesta de Jaime Rodríguez generó mucha polémica y fue muy criticada por algunos especialistas en seguridad, como el director del Observatorio Nacional Ciudadano, Francisco Rivas, quien calificó de "inaceptable" el mensaje del Bronco a la ciudadanía.

El ministro de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), José Ramón Cossío, recordó que la Constitución del país prohíbe que ese tipo de sanciones.

El artículo 22 de la Constitución establece: "Quedan prohibidas las penas de muerte, de mutilación, de infamia, la marca, los azotes, los palos, el tormento de cualquier especie, la multa excesiva, la confiscación de bienes y cualesquiera otras penas inusitadas y trascendentales. Toda pena deberá ser proporcional al delito que sancione y al bien jurídico afectado".