ESTILO DE VIDA
25/04/2018 6:12 AM CDT | Actualizado 25/04/2018 11:17 AM CDT

Cómo preparar los huevos para reducir el riesgo de contraer salmonela

Malas noticias para quienes les gusta la yema líquida.

Getty Images

Cerca de 207 millones de huevos han sido retirados por miedo a un brote de salmonela en EU. Este ha sido el retiro de huevos más grande en ese país desde 2010. A pesar de esto, la infección por salmonela es un riesgo del que deberíamos estar conscientes todos los días.

Los huevos afectados provienen de una granja en Carolina del Norte, y fueron retirados por el productor Rose Acre Farms of Seymore, de Indiana. Según se informa, han contactado a consumidores de Colorado, Florida, Nueva Jersey, Nueva York, Carolina del Norte, Pensilvania, Carolina del Sur, Virginia y Virginia Occidental por medio de tiendas y restaurantes.

Este hecho nos recuerda la importancia de

Cómo manipular los huevos en casa de forma segura

El Centers for Disease Control and Prevention (Centros de Control y prevención de enfermedades) da consejos para manipular los huevos que deberían de ayudarte a evitar enfermedades de transmisión alimentaria.

La salmonela es una bacteria que puede estar presente en el interior de los huevos afectados, así que si comes tus huevos crudos o semicrudos corres el riesgo de adquirir una intoxicación por comida. También debes tener cuidado al manipular la cáscara, ya que el excremento de las aves puede afectar la parte exterior de los huevos.

Esto es lo que el CDC recomienda, incluso si tus huevos no tienen relación con un brote:

  • Cuando sea posible, que estén pasteurizados los huevos que compres, así como los productos derivados.

  • Siempre mantén los huevos refrigerados.

  • Bota los huevos quebrados o sucios.

  • Lo sentimos, nada de huevos con yema líquida. Para prevenir el riesgo de infección por salmonela asegúrate de cocer tus huevos hasta que la yema y la clara estén sólidas. Los platos con huevo deben de cocinarse con una temperatura interna de 72°C o más.

  • En ningún caso comas huevos o platos hechos con huevos que han estado fuera del refri, a temperatura ambiente, por más de dos horas.

  • Siempre lava con agua y jabón tus manos y cualquier utensilio que haya estado en contacto con huevos crudos ―incluyendo cubiertas y tablas de picar.

Este artículo se publicó originalmente en The HuffPost