POLÍTICA
19/04/2018 1:17 AM CDT | Actualizado 19/04/2018 1:19 AM CDT

El día que la cantina La Polar cambió el futbol por un #DebateChilango

Desde un 'palco' habilitado para la ocasión, el debate nos enseñó que la política aún no le gana al futbol.

@LaPolar_Cantina

En la costumbre por dar las mejores transmisiones de futbol, la cantina La Polar, considerada una de las que sirven mejor birria en Ciudad de México, apostó por ofrecer otro tipo de partido: el que se jugó a las 19:30 horas de este 18 de abril entre porteros que intentaron evitar que sus equipos, sus partidos, fueran avasallados con los goles de las descalificaciones.

La Polar sintonizó cinco de sus siete televisiones para los comensales de 15 mesas, cuyos ocupantes ignoraron el debate que se antojaba seductor por el sólo hecho de que cinco mujeres, por primera vez en la historia de la recién bautizada Ciudad de México, quieren gobernar a los habitantes de las 16 alcaldías que conformarán el nuevo orden administrativo de la capital del país.

Una ciudad que Claudia Sheinbaum, candidata de la coalición Juntos Haremos Historia, quiere que sea la capital de la cultura de América Latina.

Eloísa Domínguez.

Los comensales ignoraron este debate. Nada opacó el cumpleaños que la mesa de siete personas festejaban con música de banda.

Ni siquiera porque cada uno de los siete candidatos que protagonizaron el ejercicio moderado por el conductor de noticias de Canal Once, Javier Solórzano, buscaron presumir sus "mejores propuestas" ante de uno de los problemas que más afectan a los capitalinos: el desabasto del agua en demarcaciones y zonas paupérrimas, como Iztapalapa, o de abolengo, como Benito Juárez.

¿No es tema de interés lo que digan estos candidatos sobre cómo llevar el agua, que no falte en sus hogares?, se le preguntó a unas chicas mientras saboreaban un plato de birria con tortilla en mano y cerveza espumeante.

De fondo, Mikel Arriola, candidato del PRI, decía que hoy los capitalinos pagan pipas de agua para tener el servicio en su casa.

"Pero ve, no hay soluciones concretas", dijeron molestas.

La Polar se vio, pues, impertérrita. La noche entraba entre choques de tarros, tacos en mano y música, pero del debate... nada, acaso algún mesero "clavado" en la pantalla, intentando entender de qué hablaba Alejandra Barrales, aspirante de la coalición Por la Ciudad al Frente, que impulsa PRD, PAN y Movimiento Ciudadano.

Metida en su impecable blazer volvió a llevar su crítica hacia la construcción del segundo piso del Periférico, tema en en que el resto de los candidatos vertieron su desacuerdo, como Purificación Carpinteyro, de Nueva Alianza; Marco Rascón, del Partido Humanista; la independiente Lorena Osornio y el priista Mikel Arriola.

De esta polarización, Sheinbaum Pardo salió con una defensa para evitar el que pudo ser un golazo en una cantina acostumbrada a escuchar con júbilo las finales más importantes de las fiestas pamboleras:

Cómo te atreves a hablar del tema de los delegados, cuando tu partido tiene sumido al país en la peor violencia que jamás haya vivido", espetó la exdelegada de Tlalpan.

Le dijo a Arriola no tener forma de critica cuando su partido tiene al país sumido en uno de los peores momentos de violencia.

Al final, ante los reporteros que cubren sus actividades, los tres candidatos punteros: Sheinbaum, Barrales y Arriola se colgaron la medalla del triunfo del primero de tres debates.

Cuartoscuro.