ENTRETENIMIENTO
19/04/2018 12:53 PM CDT | Actualizado 19/04/2018 12:53 PM CDT

Cannes ‘perdona’ a Lars von Trier tras comentarios a favor de Hitler

En 2011, el cineasta danés protagonizó uno de los mayores escándalos ocurridos en el festival francés.

Yves Herman / Reuters

Lars von Trier ha salido del purgatorio. El controvertido director de cine, que causó escándalo en 2011 en Cannes con sus declaraciones sobre Hitler, vuelve este año al festival francés.

Pierre Lescure, presidente del Festival, y su consejo de administración decidieron acoger el regreso del director danés y Palma de Oro 2000 en la selección oficial con su nuevo filme, The House that Jack Built, sobre un asesino en serie interpretado por el estadounidense Matt Dillon, y que se proyectará fuera de competición.

"¡Trier ha sido invitado de nuevo a Cannes!", reaccionó la productora Zentropa, de la que Von Trier fue cofundador en 1992, aseguró la agencia AFP.

En 2011, el danés protagonizó uno de los mayores escándalos ocurridos en Cannes, cuando expresó su "simpatía" por Hitler durante la rueda de prensa que siguió a la proyección de su película Melancholia.

Pese a haberse disculpado, fue declarado persona non grata en el Festival, una sanción sin precedente.

Su filme Melancholia, muy apreciado por la crítica, siguió en competición y la actriz estadounidense Kirsten Dunst ganó el premio a la mejor interpretación femenina por su papel de esposa depresiva.

El jueves, el director danés afirmó que lamentaba haber hecho esas declaraciones, pero no comentó su regreso a Cannes.

"Hablar con prudencia"

"Nunca fui ni seré nazi", aseguró al recibir el premio Sonning de Dinamarca, el más prestigioso de ese país para distinguir a personalidades del mundo de la cultura.

"Las espantosas consecuencias de la conferencia de prensa me costaron años de angustia. Toda esta historia me enseñó que hay que hablar con prudencia", añadió, citado por el diario Politiken.

Conocido por las escenas sexuales y violentas de sus cintas, el director danés, era un habitual de Cannes hasta 2011 y visitó el Festival en una decena de veces.

Recientemente, apareció en los medios a raíz de las acusaciones de acoso sexual vertidas por la cantante islandesa Björk, protagonista de su película Dancer in the Dark. "No fue así. Pero la verdad es que no éramos realmente amigos", se defendió el cineasta, de 61 años.