POLÍTICA
16/04/2018 5:07 AM CDT

La elección más grande de la historia y tal vez la más sangrienta

O cómo evitar que la violencia pueda arrebatar las elecciones presidenciales en México, según analistas.

20NOVIEMBRE2017.- Sujetos armados asesinan a Santana Cruz Bahena, alcalde electo y quien tomaría posesión en próximas fechas de Hidalgotittlán, municipio al sur del estado de Veracruz, a una hora y media de la ciudad de Coatzacoalcos. Militaba en el partido Nueva Alianza y tomaría la alcaldía por segunda vez.
Cuartoscuro
20NOVIEMBRE2017.- Sujetos armados asesinan a Santana Cruz Bahena, alcalde electo y quien tomaría posesión en próximas fechas de Hidalgotittlán, municipio al sur del estado de Veracruz, a una hora y media de la ciudad de Coatzacoalcos. Militaba en el partido Nueva Alianza y tomaría la alcaldía por segunda vez.

En lo que va del año 24 políticos han sido asesinados, casi uno por semana.

Aunque en la última semana, del 8 al 15 de abril, dos casos fueron registrados. Primero el de Maribel Barajas, de 25 años, y quien aspiraba a un puesto de diputada local con el Partido Verde Ecologista en Michoacán.

El cuerpo de la joven fue hallado el 12 de abril junto a su vehículo dentro del Rancho Las Flores en Morelia; al respecto, la Procuraduría de Justicia de Michoacán dijo que tenía entre 24 y 36 horas de haber muerto; sin embargo, nunca hubo una denuncia por su desaparición.

Mientras que este 15 de abril se dio a conocer la muerte de Juan Carlos Andrade Magaña, presidente municipal con licencia de Jilotlán de los Dolores, en Jalisco, quien fue agredido a balazos la noche anterior después de acudir a un velorio; había solicitado licencia a su cargo para buscar la reelección por Movimiento Ciudadano (MC).

Esta oleada de ataques, considerando el inicio del proceso electoral, el 8 de septiembre de 2017, suma 65 candidatos a puestos de elección, así como alcaldes, exalcaldes, regidores e integrantes de partidos políticos en diferentes entidades del país que han sido asesinados.

Para el centro de estudios InSight Crime que estos hechos se den en la antesala de las elecciones presidenciales de julio, dirige una vez más la atención hacia la influencia de las organizaciones criminales en la política nacional, con la advertencia de expertos sobre los efectos negativos que estos delitos han tenido históricamente en la participación ciudadana el día de las elecciones.

Según un reciente estudio de Sandra Ley (@sjleyg), profesora del Centro de Investigación y Docencia Económicas (CIDE), los elevados niveles de violencia han aumentado los índices de abstención electoral en elecciones anteriores en México.

La violencia y la creciente actividad y presencia del crimen organizado en México ha transformado la experiencia electoral. Por un lado, es durante los ciclos electorales cuando los grupos criminales buscan mostrar con mayor fuerza su poder bélico, atacando a autoridades y candidatos locales, alterando así la dinámica electoral local. Sus amenazas han alcanzado también a votantes y al mismo proceso de organización de las elecciones."Sandra Ley.

En el análisis "Violencia, inseguridad y las elecciones del 2018", Ley cuestiona ¿cuáles son las consecuencias en materia electoral de dicha actividad criminal? Y responde "la evidencia nos señala que en las zonas de mayor violencia criminal, los votantes participan menos en las elecciones, particularmente cuando el crimen organizado ataca a autoridades y candidatos. Y es que por qué ir a la casilla el día de la elección cuando:

a) Otros grupos parecen estar teniendo la posibilidad de influir en el proceso.

b) La competencia partidista se reduce debido a esa injerencia de los grupos criminales, y...

c) En algunas localidades, se enfrentan costos adicionales y muy reales de inseguridad al salir a votar."

Una investigación de Ley, citada por InSight Crime, refiere que un solo acto de violencia contra una campaña fue correlacionada por las autoridades de gobierno con una caída de 1% en el número de votantes en las elecciones municipales.

Para las elecciones federales, esos ataques corresponden a una caída de 2%.

Aunque a primera vista esto puede no parecer mucho, con frecuencia las elecciones dependen de estrechos márgenes, y el efecto acumulativo de muchos de esos ataques en todo el país puede ser dramático."InSightCrime

En ese mismo sentido, mantiene Ley su análisis en 2018, al señalar que en materia de participación, es poco probable que los votantes logren superar fácilmente sus entornos de violencia y decidan involucrarse activamente en la elección en respuesta a dicha inseguridad.

Para la investigadora, la ausencia del contrapeso ciudadano puede ayudar a fortalecer los vínculos entre el crimen organizado y el Estado.

No bastará con hacer campañas que enfaticen el deber ciudadano a participar, ya sea como funcionario de casilla o votante. Ese discurso no va a permear mientras el estado no cumpla primero con su deber básico de provisión seguridad. Lo que los ciudadanos necesitan para involucrarse políticamente son justamente garantías de un entorno seguro y pacífico para su participación."Sandra Ley.

Para InSight Crime, los hechos sangrientos recientes y el análisis de Ley muestran que existen otros mecanismos más insidiosos mediante los cuales los grupos criminales inclinan la democracia en el país para favorecer sus fines o la debilitan como subproducto de sus objetivos criminales.

La lógica detrás de la violencia es obvia: los grupos criminales dependen de la protección del gobierno para garantizar su existencia, y las elecciones por su misma naturaleza amenazan con trastocar esas provechosas relaciones. Dado que muchas veces prometen un cambio en el régimen político, las elecciones tienden también a provocar desafíos de grupos rivales, analiza el centro.

Los ataques a candidatos, por lo tanto, son una manera como las pandillas criminales beneficiadas protegen las relaciones existentes, mientras sirven como vía para que rivales advenedizos den la vuelta a su estatus". InSight Crime

Para el centro de estudios, dicha dinámica es mucho más peligrosa en México, donde hay desconfianza en las elecciones y un descontento creciente por los gobiernos en el poder, y se pide "a gritos que se redoblen los esfuerzos por entender con exactitud cómo el crimen organizado puede afectar las campañas políticas y, así, promover acciones para salvaguardar las elecciones de México de la influencia criminal".