ESTILO DE VIDA
13/04/2018 7:30 AM CDT

En serio, debes lavar tu ropa nueva antes de ponértela

¿Te pones la ropa 'nueva' sin lavarla? Dejaremos que estos emojis lo expliquen: 👗👕💩😷

Lamentamos informarte que muchas más personas de las que piensas se han probado, y probablemente han dejado gérmenes en, ese vestido que compraste.

Cuando compras una prenda nueva de ropa, probablemente crees que puedes ponértela de inmediato, sin lavarla, porque solo unas cuantas personas se la han probado. Es hora de reconsiderar eso.

De acuerdo con Philip Tierno, profesor de microbiología y patología de la New York University (Universidad de Nueva York), el número de personas que se ha probado esa blusa que compraste, o ese vestido en el que decidiste gastar, puede ser mucho más alto de lo que piensas.

"No son cuatro o cinco personas, son docenas y docenas... especialmente si la prenda tiene semanas o un mes ahí", dice.

Claro, ese número depende de muchos factores, como el tamaño de la tienda y la velocidad con la que se venden los artículos. Pero ¿de verdad quieres usar algo que usó un extraño, aunque sea solo uno?

Tierno ha realizado estudios de ropa (blusas, pantalones, vestidos, trajes de baño, ropa interior, etc.) en tiendas populares y empresas de alta costura, para encontrar bacterias y otros gérmenes que se quedaron después de que las personas se probaron los artículos, pero no los compraron. En su estudio encontró ropa con norovirus, bacterias, (que incluían estreptococos y estafilococos) y hasta gérmenes fecales.

Tierno agrega que hay tres maneras en las que propagamos nuestros gérmenes: la piel, el árbol respiratorio (boca y nariz) y el ano. Si entras en contacto con ropa que tiene gérmenes y luego tocas tu boca, ojos o nariz, te estás poniendo en riesgo.

Hay que ser claros, para infecciones importantes ese riesgo es "muy bajo", según Tierno. Aun así, la posibilidad está ahí. Especialmente si tu piel tiene alguna lesión.

Agregó que, además de los gérmenes, mucha ropa está tratada con agentes químicos y colorantes que pueden irritar la piel. Una razón más para ir al cuarto de lavado antes de lucir tu nuevo look.

La Dra. Meghan Feely, dermatóloga certificada de Nueva Jersey y Manhattan, conoce bien los químicos en la ropa que te pueden causar reacciones adversas. Con frecuencia tiene que tratar con pacientes que contraen dermatitis de contacto y les ayuda a determinar el origen de sus erupciones y otras irritaciones, incluyendo reacciones alérgicas.

Feely reveló a HuffPost que estas irritaciones pueden ocurrir horas o días después de la exposición a la ropa "lavada con un detergente en particular o procesado con un aditivo químico específico, colorante, resina o agentes curtientes", antes de llevarse a tiendas. Por ejemplo, ha visto que el formaldehído, usado en ropa libre de arrugas, provoca reacciones alérgicas en los clientes.

Comentó a HuffPost que si la reacción se debe a una alergia, lavar la ropa puede ayudar, pero esa ropa no debería usarse de nuevo. Existen otros químicos que querrás evitar, porque causan otras reacciones adversas o quizá necesiten varias lavadas o productos de limpieza específicos, así que es importante que investigues sobre las diferentes marcas de ropa y los químicos que utilizan.

Feely nos recomienda usar un detergente de ropa y un suavizante de telas que sea libre de aroma y de colorante. "Agrégale un enjuague extra al ciclo de lavado para ayudar a sacar esos detergentes", comentó.

Tierno está de acuerdo con la idea de enviar la ropa nueva a lavar y secar, o llevarla a la tintorería, dependiendo del artículo. "Obviamente no vas a echar una prenda de seda a tu lavadora", añade. "También debes tener sentido común".

Krista Lauer, directora médica de Larada Sciences (Ciencias Larada) y Lice Clinics of America (Clínicas de piojos de América), secunda a Feely y Tierno en lo importante que es lavar la ropa nueva y agregó que probarse sombreros tiene su propio riesgo: los piojos usualmente se contagian de cabeza a cabeza, pero también se pueden contagiar por probarte un sombrero que usó alguien con piojos.

De nuevo, cuando te pruebas ropa, el riesgo de infectarte con algo grave no es alarmante, pero también es bastante fácil protegerte. Lo mejor es lavarte bien las manos después de una sesión en los probadores, en especial antes de comer, beber o tocarte la cara.

Ya usarás ese nuevo conjunto y se verá mucho mejor si no traes una erupción en la piel como accesorio.