INTERNACIONAL
12/04/2018 2:03 PM CDT | Actualizado 12/04/2018 9:11 PM CDT

Ronaldo Schemidt se lleva el primer premio del World Press Photo por retratar a una Venezuela en llamas

Según el jurado del Word Press Photo Contest, la fotografía ganadora "desencadena una emoción instantánea".

EMMANUEL DUNAND via Getty Images

El color de la condena muestra tintes rojizos, el calor de la manifestación arde como las llamas que acompañan a la humanidad desde hace un millón 600 mil años.

Ronaldo Schemidt lo supo mejor que nadie. Durante tres meses del 2017 cubrió las protestas en Venezuela en contra del presidente Nicolás Maduro. Voces disidentes y personajes oficialistas se batieron en las calles luego de que la tensión política se elevara en el país sudamericano.

Fue en uno de esos (des)encuentros que el fotógrafo, quien trabaja para la agencia AFP, cazó con su lente un momento que, según el jurado del Word Press Photo Contest, "desencadena una emoción instantánea".

La fotografía le valió el primer premio de Word Press Photo, que recibió este jueves en Ámsterdam, porque contiene en sí misma el impacto, la honestidad y empatía que WPP quiere transmitir al mundo.

RONALDO SCHEMIDT/ AFP

La historia detrás de la fotografía

El fotoperiodista originario de Venezuela vive y trabaja en México, aunque en ocasiones regresa a la tierra que lo vio nacer para documentar hechos que siguen edificando la historia moderna del país gobernado por el cuestionado Nicolás Maduro.

La fotografía ganadora fue captada el 3 de mayo durante una manifestación en dos de las avenidas principales de la ciudad de Caracas. Cuando pensó que la jornada de reivindicaciones había terminado, se dirigió a su oficina, cuando notó que manifestantes se dirigieron hacia la motocicleta de un policía. Después de la revuelta, el tanque de gasolina explotó frente a uno de los participantes.

El hombre que se ve en la fotografía enfundado en fuego, se llama José Víctor Salazar Balza, tiene 28 años y es un ferviente opositor del régimen de Maduro. De acuerdo con AFP, aunque este sufrió quemaduras de primer y segundo grado, sobrevivió a la fecha violenta.

"Sentí el fuego y reaccioné automáticamente. Levanté la cámara y empecé a hacer fotos de una explosión en la cual yo todavía no sabía qué pasaba hasta unos segundos después", narró Ronaldo Schemidt a la AFP.

"Me impresionó mucho la escena. Fue sorpresivo para mí porque no sabía que iba a tener toda la secuencia de fotos", reconoció el fotógrafo.