INTERNACIONAL
12/04/2018 1:04 PM CDT | Actualizado 12/04/2018 3:17 PM CDT

Caro Quintero: la cabeza de uno de los criminales más buscados en Estados Unidos ya tiene precio

El FBI anunció una recompensa de 20 millones de dólares a quien aporte información que facilite su captura.

FBI

El gobierno de Estados Unidos anunció este jueves que se iniciará un nuevo proceso en contra de Rafael Caro Quintero, uno de los narcotraficantes que tuvo más poder en México en la década de 1980 y quien también estuvo en la cárcel 28 años por el asesinato de Enrique Camarena, agente antidrogas.

El Buró Federal de Investigaciones (FBI, por sus siglas en inglés) ha agregado al capo mexicano en su lista de los criminales fugitivos más buscados y anunció una nueva recompensa de 20 millones de dólares (mdd), a quien facilite información que lleve a su captura. De acuerdo con la agencia de inteligencia, la remuneración es una de la más altas jamás ofrecidas.

No es la única dependencia estadounidense que está detrás de la cabeza del presunto capo mexicano. La DEA también lo tiene en su lista de los más buscados.

A pesar de que Caro Quintero afirmó que desde su liberación, en agosto del 2013, abandonó cualquier actividad relacionada con el narcotráfico, el gobierno de Estados Unidos afirma que hasta 2017 seguía activo. Es por eso que llevaron los nuevos cargos a la corte de Nueva York.

"Sigue siendo responsable de tráfico de drogas a Estados Unidos, está escondido y necesitamos la ayuda del público para encontrar a este fugitivo que es una amenaza para la sociedad", manifestó David Bowdich, del FBI. "No pararemos hasta ponerle entre rejas, donde pertenece".

Después de su liberación en México, el gobierno de Estados Unidos interpuso una demanda en contra de Quintero por 10 cargos ante la Corte Federal del Distrito Central de California, entre los que se le acusaba aún por el homicidio de Camarena

Para facilitar su captura, el Departamento de Estado de Estados Unidos ofreció 5 millones de dólares a cambio de información sobre el narcotraficante mexicano.

Ser libre para vivir huyendo de dos gobiernos

El 4 de abril de 1985 el Capo de capos fue detenido en Costa Rica. Se le acusó del secuestro, tortura y asesinato de Enrique Camarena Salazar y de su piloto Alfredo Avelar.

Tras 28 años de presión en el Reclusorio Preventivo de Guadalajara, el primer tribunal colegiado en materia penal del tercer circuito con sede en Jalisco ordenó su inmediata liberación; el narcotraficante salió libre la madrugada del 9 de agosto del 2013.

Y todo gracias a un amparo. El flamante criminal más buscado por la DEA y el FBI abandonó la cárcel en México por un erróneo proceso penal.

De acuerdo con el exabogado de Caro Quintero, José Luis Guízar, el prófugo sinaloense fue enjuciado en el fuero federal a pesar de que Camarena y Avelar no ostentaban de ningún cargo diplomático. El oriundo de Badiraguato debió haber sido procesado por un juez de fuero común.

Meses después y con cuatro votos a favor y uno en contra, la Primera Sala de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) revocó el amparo concedido y la Procuraduría General de la República (PGR) obtuvo dos órdenes de aprehensión en su contra relacionadas con una solicitud de extradición a Estados Unidos y otra para cumplir otros 12 años de encarcelamiento en México aún pendientes (a pesar de que Caro Quintero sí purgó la sentencia de 15 años por sembrar, cultivar y cosechar marihuana en cuatro ranchos en Chihuahua).