NEGOCIOS
11/04/2018 1:50 PM CDT | Actualizado 11/04/2018 1:52 PM CDT

Qué hacer si Facebook te informa que tus datos fueron utilizados por Cambridge Analytica

¿Entrar en pánico o no?

aol
aol

Facebook reveló que a partir del lunes empezó a difundir un enlace para informar a los usuarios si se encuentran entre los 87 millones de usuarios cuyos datos fueron recolectados indebidamente por Cambridge Analytica. La empresa de datos políticos ha sido acusada de utilizar las redes sociales para beneficiar la campaña del presidente Donald Trump en 2016.

No fue ninguna coincidencia que Facebook reveló su plan de informar a los usuarios al mismo tiempo que el director y fundador de Facebook, Mark Zuckerberg, testificaba ante el Congreso sobre cómo la información de los usuarios fue utilizada para engañar a los votantes. La empresa ha emitido múltiples disculpas y ha anunciado planes para remediar los problemas de violación de la privacidad, aunque se niega rotundamente a calificarla como una falla de seguridad. Ningún dato fue robado o filtrado; la información fue recolectada por una aplicación de terceros: un test de personalidad creado por un investigador. Alrededor de 270 mil usuarios de Facebook hicieron el test y dieron su consentimiento para que se recolectara su información. Debido a los términos de servicio de Facebook, en ese momento, la aplicación también pudo recolectar datos de sus amigos. El investigador luego dio a Cambridge Analytica los datos sin procesar.

Facebook también anunció una propuesta de investigación para comprender el papel de las redes sociales en las elecciones. Pero, ya sea que la motivación detrás de la avalancha de transparencia de la compañía esté impulsada por la publicidad o no, la cuestión plantea una pregunta muy importante: ¿exactamente qué deben hacer los usuarios si descubren que se encuentran entre los 87 millones desafortunados?

Hicimos la pregunta a varios expertos.

Enójate (más) y exige tu derecho a ser invisible.

Saber que tu información fue utilizada "no logra casi nada, ya que no hay nada que puedas hacer además de enojarte", asegura Serge Egelman, director de investigación del Usable Security & Privacy Group (Grupo de Seguridad y Privacidad Utilizable) del Instituto Internacional de Ciencias de la Computación, afiliado a la Universidad de California, Berkeley. A menos que, por supuesto, canalices tu rabia para lograr algún cambio, agregó.

Una vez que se libera la información es imposible recuperarla. La Unión Europea tiene estrictas normas de privacidad que permiten a cualquier persona solicitar que se eliminen sus datos recolectados. Aunque no es una solución perfecta, al menos ayuda a evitar el uso indebido de los datos personales. Por supuesto, el proceso supone que los usuarios pueden identificar a todos los destinatarios de su información y aun así es un acto de fe pensar que esas compañías realmente los van a borrar.

Egelman afirmó que tener derechos similares en los Estados Unidos ayudaría a que las empresas sean más conscientes de cómo manejan y comparten tus datos personales, especialmente si se exigiera su cumplimiento. Pero agregó que "esto todavía no resuelve los problemas principales de este caso en particular, es decir, que el daño ya fue hecho y que para empezar los datos nunca deberían haber sido compartidos con Cambridge Analytica".

Egelman señala que este es un problema de regulación: "Si Facebook enfrentara cargos por compartir datos de forma inapropiada con terceros poco confiables, sin el consentimiento informado de sus usuarios, estarían motivados para evitar que compañías como Cambridge Analytica usen su plataforma, o al menos para entender cómo esas compañías están usando la información que comparten".

Pon atención a las configuraciones.

Hasta hace poco, las dos peores cosas que te podían pasar en línea eran el robo de identidad y las estafas. Pero la gente también quiere vendernos cosas y recopilan nuestra información para hacerlo. Vigilan nuestras acciones en línea y tratan de hacer dinero con nosotros, dirigiendo anuncios a nuestros intereses particulares. Si pasas tiempo viendo zapatos en Zappos, es probable que veas un anuncio de ese sitio la próxima vez que entres a Facebook.

La idea de que nuestra información personal se utilice para influir en el resultado de una elección plantea una situación nueva. Eso fue lo que hizo que el escándalo de Cambridge Analytics fuera tan ofensivo, ya que lleva a nuestra imaginación colectiva a preguntar qué otras cosas son posibles si nuestra información, aparentemente trivial, cae en manos equivocadas.

Algo bueno podría salir de esto, afirmó Mari Smith, experta en marketing de Facebook. "No caigas en pánico, pero sé más consciente", dijo a HuffPost.

Este es el momento caveat emptor de los usuarios, agregó, señalando que "los usuarios pueden y deben recuperar el control de sus datos". Los información que Cambridge Analytica obtuvo fueron datos que las personas proporcionaron de forma voluntaria, señaló, así que ahora es el momento en que los usuarios deben "prestar más atención, buscar su configuración de privacidad y ajustarla", enfatizó.

Pero aun así, el episodio revivió las preocupaciones sobre el papel que las redes sociales tienen y seguirán teniendo en nuestras vidas. El viernes pasado, Jeremy Ashkenas, programador que creó los lenguajes de programación CoffeeScript y LiveScript, desenmascaró algunas aplicaciones patentadas de Facebook que nos dejan ver el camino que el sitio podría seguir, o no, en el futuro. Descubrió aplicaciones que funcionan usando beacons (repetidores) para "generar información útil para las compañías", con los cuales Facebook podría ir más más y decidir qué es lo que distintas empresas querrían saber de ti. En el caso de un restaurante, podría ser tus "alergias y comidas favoritas". Para una librería, "una lista de libros que has leído recientemente". En otras patentes Facebook indicó que quiere saber cómo rastrear tu ubicación cuando tu GPS está apagado. Otras ayudarían a Facebook a analizar las palabras que utilizas al describir a los políticos, registrar tu proximidad a las tiendas en las que has has mostrado interés y llevar una lista de las personas que conoces y/o con quienes interactúas. Algunas patentes simplemente ayudarían a Facebook a "conocerte" mejor a través de inferencias y no por tus acciones.

¡En resumen! Todas esas solicitudes de patentes no significan *necesariamente* que Facebook quiera usarlas.

Más bien, ilustran el tipo de posibilidades que la administración de Facebook imagina cuando se enfrenta a la realidad de la recopilación masiva de dados de Facebook.

Comprende las políticas de privacidad y deje de aceptarlas sin leer.

Recuerda que no estás obligado a proporcionar toda tu información personal en tu perfil de redes sociales, así que, no lo hagas. Cualquier cosa que puedas hacer para que a los extractores de datos les resulte más difícil coleccionar toda tu información, mejor, dijo Theresa Payton, experta en seguridad informática que trabajó en la Casa Blanca y ahora maneja su propia compañía de protección informática.

Deja de aceptar sin leer las políticas de privacidad cuando descargues aplicaciones o herramientas de terceros y entiende que los servicios gratuitos que te ofrecen a menudo no lo son: estás pagando el precio con tu privacidad, señaló Jakub Kokoszka, director ejecutivo de Usecrypt, un servicio de privacidad con ocho niveles de seguridad.

Pero las políticas de privacidad son particularmente difíciles de leer y, a menudo, intencionalmente ambiguas, señaló Egelman, cuya investigación ha demostrado que estos documentos "fracasan completamente en su propósito de lograr un consentimiento informado", reveló a HuffPost. Por ejemplo, cuando tu teléfono solicita permiso para compartir los datos de ubicación con una aplicación, no especifica las circunstancias en las que se compartirán esos datos, ni informa sobre todos los terceros que los van a recibir. Es "francamente absurdo" pensar que cuando un usuario hace clic en el botón de "permitir", realmente comprende tanto el contexto de la solicitud como todas sus consecuencias, afirmó Egelman.

¿La solución? ¡Simplemente no aceptes los términos a menos que realmente los entiendas!

No confíes en Facebook para las noticias.

¿Alguien recuerda la película Wag the Dog, en la que un "especialista situacional" y un productor de Hollywood inventan una guerra para encubrir un escándalo sexual presidencial poco antes de una elección? ¿Quién hubiera imaginado noticias falsas antes de de 2016?

Las noticias falsas importan y muchas de ellas se difundieron a través de Facebook. Un análisis de Politico encontró que Trump tuvo problemas en las elecciones contra Hillary Clinton en lugares donde más personas estaban suscritas a medios de comunicación.

Un gran estudio de Politico revela que a Trump le fue mucho mejor que a Romney en "condados con las cifras más bajas de personas suscritas a noticieros".

Si empresas poco confiable pueden usar tu información para vigilarte en Facebook e intentar cambiar tu opinión o influir tus decisiones, cosa que claramente pueden hacer, entonces no deberías confiar en Facebook para recibir noticias e información importante. Asegúrate de que la única persona que toma decisiones eres tú.

Navega en internet con más desconfianza.

A todos nos molesta el típico consejo de cambiar de forma regular nuestras contraseñas y no volver a utilizarlas. Bueno, quizá esta vez cuando lo escuches de nuevo, sabiendo que tu información personal fue utilizada para ayudar a Trump a ser electo, sea diferente. Pon más atención a este consejo de cambiar tu contraseña, pues viene de Payton.

Mientras estás en eso, cambia tu contraseña de manera frecuente en todas las plataformas de redes sociales, agregó Payton, no solo la de Facebook. Aunque conseguir contraseñas no fue la causa del escándalo de Cambridge Analytica, no sabemos cuáles son los límites de lo que podría suceder en el futuro en materia de extracción de datos.

También recomienda que los usuarios usen correos electrónicos separados para cuentas de redes sociales y demás cuentas en línea. Si bien es posible que el mundo haya conocido los teléfonos descartables en series de crimen como The Wire, los correos electrónicos descartables generalmente no se usan para engañar o estafar a alguien. Todo lo contrario, es una dirección de correo electrónico que utilizas con la intención de que algún día sea eliminada. Úsala cuando no quieras dar tu dirección de correo electrónico principal y mantenla libre de información personal

En la misma línea, Payton recomienda utilizar un número de teléfono diferente, como Google Voice, en vez de tu teléfono celular personal.

Los cibercriminales son muy astutos y saben cómo utilizar diferentes partes de información para obtener los datos necesarios y causar el mayor daño posible, afirmó.

Vigila tu dinero.

Las operaciones financieras sospechosas, como retiros de cantidades muy bajas pueden indicar actividad criminal. Los consumidores también deben consultar sus reportes de crédito para saber si alguien ha abierto cuentas a su nombre. Si bien Facebook no considera que la situación de Cambridge Analytics haya sido propiamente una violación de datos, existen importantes riesgos relacionados con el mal manejo de la información recolectada en línea. El daño a la reputación es uno de los mayores riesgos, mientras que los más difíciles de remediar son los ataques financieros y de identidad.

Este artículo se publicó originalmente en The HuffPost.