NEGOCIOS
11/04/2018 7:54 PM CDT | Actualizado 11/04/2018 7:54 PM CDT

Por qué las cartas sobre la mesa juegan a favor de un TLCAN en mayo

En los próximos días, los negociadores está frente a un todo o nada.

Padrinan via Getty Images

La negociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte y las amenazas del presidente Donald Trump de terminarlo ha tenido durante meses en vilo a negociadores de México, Estados Unidos y Canadá. Sin embargo, una serie de factores a siete meses del inicio de las rondas pusieron las cartas sobre la mesa para que un acuerdo en torno al TLCAN se anuncie en mayo.

Uno de los factores es que Donald Trump tiene hasta el mes de mayo para que los legisladores estadounidenses reciban y pueda después ratificar su decisión de modificar el TLCAN, antes de que cambie el Congreso; otra es que México está a meses de elegir un nuevo presidente, por lo que si no llegan a un acuerdo tendrían que volver a negociar con la próxima administración.

Además, fuentes cercanas a la negociación han revelado que los negociadores estadounidenses harán esta semana una propuesta más abierta sobre cambios en las reglas de origen y los salarios en el sector automotor, uno de los temas más espinosos que ha detenido el avance de la negociación.

Flexibilidad y nueva propuesta de EU

John Sommers II / Reuters
Ensamble del Ford Escape 2013 en una planta de la compañía estadounidense en Louisville, Kentucky.

Uno de los avances más significativos que podrían hacer posible un acuerdo en el TLCAN para mayo es que el equipo negociador estadounidense pasó de una endurecida postura sobre las reglas de origen a la posibilidad de una nueva propuesta que podría ser más flexible con el porcentaje de contenido estadounidense necesario para que no haya aranceles.

El equipo estadounidense pedía que el 50% del contenido de los automóviles hechos bajo un nuevo TLCAN sea estadounidense y elevar de 62.5 a 85% el contenido regional. Ahora se prevé que la propuesta sea sobre un porcentaje de la producción automotriz en áreas que se paguen en salarios más altos.

El propio secretario de Economía Ildefonso Guajardo, que lidera al equipo negociador mexicano, consideró que este cambio de postura es un avance.

"En los temas más difíciles, uno de ellos el automotriz, tuvo una variante importante desde una nueva posición de Estados Unidos", dijo Guajardo en entrevista Televisivo. "Ya se vuelve más moderada, porque ya no habla de ese porcentaje tan alto, ya no habla de que solo en Estados Unidos y permite acomodar un poco mejor el objetivo".

Tiempo, factor clave

Niyazz via Getty Images

El tiempo también es clave. Este año habrá dos procesos electorales muy importantes en México y Estados Unidos.

Del otro lado de la frontera, habrá votaciones intermedias para cambiar a los integrantes del Congreso estadounidense, que hoy tiene mayoría con los republicanos, el partido del presidente. Si Trump no entrega un acuerdo al congreso en mayo, la decisión de ratificar el nuevo TLCAN pasará a los legisladores que serán votados en noviembre.

"Cuando hay urgencia, también tiene que haber flexibilidad", dijo Guajardo.

Por otra parte, las elecciones en México se llevarán a cabo en julio, lo que significa que podría haber un cambio de gobierno y, con ello, probablemente una visión diferente en la negociación del TLCAN.

Al final de la séptima ronda de negociaciones en la Ciudad de México, el representante de Comercio de EU,Robert Lighthizer, dijo que a los negociadores se les "está acabando el tiempo" para concluir la negociación antes de los procesos electorales.

"Este esfuerzo deberíamos saber si vamos a ser capaces de cerrarlo a más tardar la primera semana de mayo", dijo el secretario de Economía. "Hay una altísima probabilidad de que ocurra, te diría 80%".

Sin embargo, dijo que con Donald Trump nada se puede asegurar.

El TLCAN está frente a un todo o nada.