NEGOCIOS
11/04/2018 11:19 AM CDT | Actualizado 11/04/2018 11:24 AM CDT

Mark Zuckerberg realmente no quiere que Facebook sea regulado

Esto respondió el CEO de Facebook en el primer día de audiencia en el Capitolio.

El fundador y CEO de Facebook, Mark Zuckerberg, testifica luego de un descanso en el Comité de Comercio, Ciencia y Transporte en el Senado de EU, en una audiencia conjunta del Comité Judicial en el Capitolio, el 10 de abril de 2018.
SAUL LOEB via Getty Images
El fundador y CEO de Facebook, Mark Zuckerberg, testifica luego de un descanso en el Comité de Comercio, Ciencia y Transporte en el Senado de EU, en una audiencia conjunta del Comité Judicial en el Capitolio, el 10 de abril de 2018.

Después de inicialmente disculparse y aceptar su responsabilidad al no proteger los datos de los usuarios, el CEO de Facebook, Mark Zuckerberg, dijo que daría su apoyo a alguna vaga forma de regulación mientras 44 senadores lo interrogaban durante su primer testimonio ante el Congreso de Estados Unidos.

"Mi posición no es que no debería haber regulación", dijo Zuckerberg. "Creo que la verdadera pregunta es, a medida que Internet se vuelve más importante en la vida de las personas, ¿cuál es la regulación correcta?", dijo.

Ya en un interrogatorio más directo, el multimillonario de 33 años se negó a respaldar cualquier propuesta regulatoria específica. Se mantuvo a la defensiva, promocionando la visión idealista de su compañía.

El senador Ed Markey (demócrata de Massachusetts) preguntó a Zuckerberg si respaldaría la legislación para exigir que las plataformas digitales como Facebook obtengan el consentimiento de los usuarios para recopilar sus datos con fines de publicidad dirigida. Zuckerberg esquivó: "En general, creo que ese principio es exactamente correcto".

Cuando la senadora Maria Cantwell (demócrata de Wash) planteó la posibilidad de que Estados Unidos promulgue leyes para la protección de datos similares a las nuevas reglas que entrarán en vigor en la Unión Europea, Zuckerberg volvió a esquivar la pregunta. "Ciertamente vale la pena discutirlo", dijo.

Esta sencilla táctica de esquivar fue común durante toda la audiencia. Zuckerberg recibió muchas preguntas que revelaron simples malentendidos sobre qué hace Facebook y cómo funciona. Respondió preguntas sobre cómo la empresa genera dinero ("vendemos anuncios publicitarios"), la cantidad de datos que recopila, si vende datos, cómo funciona la publicidad dirigida y si combina datos de sus muchos productos. No está claro si los senadores realmente entendieron cómo funcionaba Facebook.

El tamaño y la complejidad de Facebook le permitieron a Zuckerberg eludir muchas preguntas.

Esto fue una buena fuente de humor sobre los senadores desconectados de la realidad, pero también mostró cuán complicado es Facebook. Aquí, 44 senadores tuvieron la oportunidad de interrogar al director ejecutivo de una de las empresas más poderosas del mundo sobre cómo violaron la privacidad de sus usuarios, alimentaron la difusión de propaganda, aplastaron a competidores con prácticas potencialmente desleales y destruyeron la industria de las noticias al monopolizar dólares de publicidad, y no les fue posible abarcar todo lo que tenían entre las manos.

En algunos casos, los senadores eran como la mayoría de los más de 2 mil millones de usuarios de Facebook: personas no bien informadas sobre aquello a lo que se estaban inscribiendo.

Facebook es un animal complicado. No es solo un sitio de redes sociales donde haces conexiones significativas con tus amigos y familiares, ya que así fue como Zuckerberg trató de venderlo al comité. Son dos sitios de redes sociales: Facebook e Instagram. Son tres aplicaciones de mensajería: Messenger, Messenger Kids y WhatsApp. Es una VPN (Red privada virtual, por sus siglas en inglés) que espía aplicaciones de la competencia para robar sus funciones. Es un fabricante de auriculares de realidad virtual. Es una plataforma para otras empresas, como juegos, y también para investigadores profesionales. Y está planeando lanzar un dispositivo digital similar a un asistente doméstico.

Y, por supuesto, es una plataforma de publicidad digital que utiliza los datos recopilados a través de todos estos productos, y también a través de la web, para ayudar a los anunciantes a dirigir sus productos al público de su elección.

El tamaño y la complejidad de Facebook le permitieron a Zuckerberg eludir muchas preguntas. Si a un senador se le desliza y dice que Facebook vendió datos a anunciantes, Zuckerberg se abalanza a explicar que Facebook no vende datos. (Vende espacio en su sitio web dirigido a los usuarios que los anunciantes eligen, basándose en esa información). En ocasiones, ni siquiera estaba claro que los senadores y Zuckerberg usaban las mismas definiciones para las mismas palabras.

El senador John Kennedy (republicano de Louisiana) preguntó si un usuario podría estar en Facebook y no compartir sus datos. Zuckerberg dijo: "Las personas pueden registrarse y elegir no compartir cosas y simplemente seguir a algunos amigos o algunas páginas y leer el contenido si eso es lo que quieren hacer". Esencialmente, puede elegir no compartir sus datos si nunca publican algo en Facebook. (Esto ignora el hecho de que Facebook realiza un seguimiento de los usuarios en la web y recopila datos sobre ellos, incluso si no publican nada).

La confusión reiterada sobre cómo opera Facebook no se debió simplemente a la edad de los senadores o la falta de sagacidad tecnológica. ... Fue porque Facebook no ha sido claro sobre qué hace con los datos del usuario.

Mientras que Zuckerberg tartamudeaba sobre las regulaciones que apoyaba, tenía bien claro a qué se oponía. No quiere que Facebook sea etiquetado como monopolio.

El senador Lindsey Graham (republicano de Carolina del Sur) preguntó: "Si compro un Ford y no funciona bien y no me gusta, puedo comprar un Chevy. Si estoy molesto con Facebook, ¿cuál es el equivalente de producto en el que me puedo registrar?".

Zuckerberg no tuvo una respuesta inmediatamente. Parecía que no podría nombrar a Snapchat sin reírse.

Graham se puso más directo: "¿No sientes que tienes un monopolio?"

"Ciertamente no me parece así", respondió Zuckerberg.

Zuckerberg tampoco quiere arriesgarse a una investigación de la Comisión Federal de Comercio (FTC, por sus siglas en inglés). El senador Richard Blumenthal (demócrata de Connecticut) le preguntó si creía que Facebook violó el acuerdo de 2011 con la FTC para no engañar a los usuarios sobre privacidad cuando no informó a las personas cuya información se vio comprometida por los investigadores de Cambridge Analytica.

"No, senador", dijo Zuckerberg.

Al final, lo que la audiencia puedo haber revelado es la brecha en la comprensión entre los creadores de Facebook y sus usuarios. La confusión reiterada sobre cómo operaba Facebook no se debió simplemente a la edad de los senadores o la falta de sagacidad tecnológica. Al menos, no en todos los casos. Fue porque Facebook no ha sido claro sobre qué hace con los datos del usuario.

"Espero que lo que hacemos con los datos no sorprenda a la gente", dijo Zuckerberg en un momento dado.

Sí sorprende.