ESTILO DE VIDA
10/04/2018 7:30 AM CDT

25 formas en las que te torturas a ti mism@

La sabiduría popular habló: de entrada, deja de 'stalkear' a tu ex.

¿Cuántas veces te ha dicho tu terapeuta que stalkear a "esa persona" no es la mejor práctica para tu bienestar mental y emocional? ¿Cuántas cervezas "prohibidas" te has tomado a pesar de la gastritis?

Los expertos podrán hacer un montón de recomendaciones para cuidar nuestra salud física y mental, pero los extraños caminos de internet a veces nos sorprenden con sabiduría popular viral.

Así ocurrió con un hilo publicado en el timeline de fann (@miumakesusick), acerca de conductas cotidianas que terminan en una tortura autoinflingida (y sí, incluye el mal hábito de envidiar todo lo que vemos en Instagram).

En fin, van las 25 "maneras de torturarse a uno mismo".

1. Stalkear a esa persona.

2. Hacerte un playlist bien triste cuando de por si ya estás triste.

3. Pensar en cómo nos ven los demás.

4. Tener gastritis y pedir otra cerveza.

5. Tener un trabajo que no nos llena pero necesitamos un ingreso.

6. Anteponer necesidades emocionales ajenas a las nuestras.

7. Cargar libros que no terminamos de leer.

8. Darte cuenta que no estás comiendo suficientes frutas y verduras.

9. No terminar nunca ni una sola terapia.

10. No darnos cuenta.

Twitter

11. Tomar menos de medio litro de agua al día.

12. No haber aprendido a dejar ir.

13. Ser muy duros con nosotros mismos.

14. Andar gastando dinero en pura pendejada o nunca gastar dinero en ninguna pendejada.

15. Estar atrapados en la rutina porque así lo demanda la actualidad.

16. Hacernos los fuertes.

17. Compararnos con los demás o lo que hacen los demás.

18. Entrar a Instagram a lavarnos el cerebro con el estilo de vida de otras personas.

19. Vivir a más de una hora del jale.

20. Seguir tomando cuando todos los días duele tu úlcera.

21. Perder tus tarjetas de crédito.

22. Intentar ser amigo de tu ex.

23. Ser empático con quien le vales madre.

24. Pensar que podemos salvar a la gente que no se quiere salvar.

25. No aprender a aceptar que hasta las cosas buenas se acaban.