ESTILO DE VIDA
07/04/2018 2:25 PM CDT | Actualizado 07/04/2018 2:55 PM CDT

7 sencillos cambios en tu estilo de vida para ser más saludable

Te acompañamos en tu objetivo de ser más saludable.

Tener un estado de salud óptimo depende de muchos factores, algunos de ellos —la contaminación atmosférica, por ejemplo— no están bajo nuestro control directo, pero hay otros que sí podemos controlar, como tener hábitos más sanos.

En este Día Mundial de la Salud, en HuffPost México no queremos enfocarnos en las mismas cifras de siempre, como que 7 de cada 10 mexicanos tienen obesidad y eso representa un gran costo al sistema de salud pública, sino proponerte estrategias simples que puedas replicar en tu vida para ser (más) saludable, para ello recopilamos nuestros mejores textos de salud y bienestar.

¿Le entras?

1. NUNCA te saltes el desayuno

Queda terminantemente prohibido saltarse el desayuno. Si quieres empezar la mañana con fuerza y energía debes salir de casa con el estómago lleno. Además esta comida ayuda a reducir el estrés y es una de nuestras mejores armas para luchar contra la obesidad.

La importancia del desayuno es bien conocida pero en ocasiones no tenemos muy claro en qué debe consistir un desayuno saludable. ¿Qué otras alternativas hay al clásico café con leche, tostadas y zumo de naranja?

La clave de un desayuno saludable es incorporar cereales o pan(preferentemente integral), leche o productos lácteos (es mejor si son descremados), frutas frescas, una ración de oleaginosas (nueces, almendras), agua, té o infusiones para la hidratación, de acuerdo con la nutrióloga clínica y deportiva Karina Rangel (puedes seguir todos sus consejos aquí).

Algunas opciones:

Alexander Spatari via Getty Images

2. Toma mucha agua

Un nuevo estudio reportó que tomar mucha agua al día puede ayudar a prevenir infecciones.

Aunque se sabe que tomar agua te hace orinar con más frecuencia, lo cual elimina bacterias, el autor del estudio, el doctor Thomas Hooten, dijo que aumentar la ingesta de agua también evita que las bacterias se adhieran a la vejiga y reduce la concentración general de bacterias que causan infecciones.

Sin embargo, la regla de beber de seis a ocho vasos de agua diarios "no tiene sentido", de acuerdo con el comentario de la doctora Margaret McCartney en el British Medical Journal.

Asimismo, el diario The Guardian reportó que los mecanismos de sed de los seres humanos son tan sofisticados que, si nuestros cuerpos necesitan agua, nos lo dirán por medio de la sed. Ojo: a veces la sed puede llegar a confundirse con hambre.

Así que escucha a tu cuerpo.

Getty Images/iStockphoto

Igual te recomendamos beber agua con limón en ayunas todos los días. Ten preparada una jarra de agua a temperatura ambiente y unos cuantos limones a mano y, cada mañana, exprime medio limón (o uno entero si pesas más de 70 kilos) en una taza de agua. Según los expertos, es importante que el agua esté a temperatura ambiente, ya que si está fría puede afectar al organismo y frenar los beneficios de esta buena costumbre.

Pero... ¿cuáles son exactamente esos beneficios? Básicamente, al igual que el limón puede usarse como producto de limpieza, esta fruta también tiene el potencial de limpiar el cuerpo: desde la piel hasta ese constipado que llevas meses albergando.

3. Olvídate de la palabra dieta y mejor concéntrate en elegir comida que te nutra de verdad

La clave de hacer dieta es olvidar su connotación de restricciones, sino pensar que comer delicioso es tan importante como nutrir el cuerpo. Una alimentación nutritiva y equilibrada se traducirá en beneficios para su salud física y mental.

Levanta la mano si has tratado de cambiar tu dieta para comer sanamente, y a los pocos días regresas a tu chocolate y a tu helado de costumbre.No estás solo. Romper viejos hábitos para adoptar nuevos y sanos, puede ser muy difícil. Pero no imposible.

Esto te servirá:

4. Haz ejercicio de alta intensidad al menos tres veces a la semana

Una hora caminando NO provoca los cambios hormonales que llevan a adelgazar. En cambio, 5 minutos de estas rutinas de ejercicios son suficientes.

Aumenta la intensidad hasta que no sientas ansiedad en las tardes. El ejercicio disminuye el hambre. Por eso los días que realices estas rutinas no necesitarás tantas proteínas para controlar tu apetito.

Continúa leyendo el blog del doctor Salomon Jakubowicz aquí.

5. Incorpora a tu alimentación algún superalimento

Cuando se habla de los superalimentos, ¿hay que creer todo el revuelo? Bueno, si estás muy metido en eso de los productos súper cargados de nutrientes bien podrías subirte a esa moda y empezar a añadir una pizca o dos de las cosas buenas a tu dieta. Pero antes de que te claves en ello, es bueno saber exactamente qué son y cómo deberías utilizarlas y consumirlas.

¿No estás seguro de cómo proceder con estos alimentos "súper"? No te preocupes. Aquí te echamos la mano con una lista de nuestros favoritos y unos consejos fáciles para disfrutarlos.

6. Cuidado de la piel: no es vanidad, es salud

Cuidar de tu piel es un tema, más que de belleza, de salud.

Una de las reglas principales es el uso diario de bloqueador solar, en la cara y y el cuerpo, sin importar la época del año.

Para ello es conveniente estar pendientes del Índice UV, que es un indicador de la intensidad de radiación ultravioleta que proviene del sol y que llega a la superficie terrestre. Esta radiación, dependiendo de su fuerza, puede causar diversas lesiones en la piel, dependiendo la sensibilidad de cada persona y también los tiempos de exposición al sol.

A pesar de que "pequeñas dosis de radiación UV son beneficiosas para el ser humano y esenciales para la producción de vitamina D", según una guía de la OMS, esta radiación es la causante de quemaduras en la piel e incluso de cáncer, si no se tiene la protección debida.

"Que no te engañen las bajas temperaturas (o los días nublados): los rayos del sol son igual de intensos y dañinos independientemente de lo que digan los termómetros, sobre todo los rayos UVA, que aceleran el envejecimiento de la piel. La radiación UVA penetra más en la piel y participa en la aparición de arrugas y en el aumento del riesgo de padecer cáncer de piel. Casi el 95% de la radiación ultravioleta a la que estamos expuestos es radiación UVA", dijo Bruce E. Katz, director del centro dermatológico y láser JUVA Skin & Laser Center, de Nueva York.

7. Exámenes médicos de rutina constantes

Si ya estás comiendo saludablemente y haces ejercicio, pero ni así te pones en forma ni bajas el porcentaje de grasa corporal, podrías tener un problema hormonal.

En el caso de las mujeres, un "desequilibrio hormonal, como estrógeno y desequilibrio de andrógenos, puede aumentar la probabilidad de engrosamiento alrededor del abdomen", dijo a HuffPost la nutrióloga Fiona Tuck.

Recuerda ir al doctor regularmente.