UN MUNDO MEJOR
06/04/2018 12:10 PM CDT | Actualizado 06/04/2018 3:37 PM CDT

¿Sufres de nomofobia y no lo sabes?

Es más grave de lo que imaginas.

Una mujer ansiosa mordiendo sus uñas.
Getty Images
Una mujer ansiosa mordiendo sus uñas.

¿Has buscado tu celular en tu bolsillo para darte cuenta que lo tienes en la mano?

¿Dependes de él hasta para saber qué día es?

Si no lo encuentras de inmediato ¿sientes que te da un micro infarto?

Si eres de los que revisa constantemente su teléfono celular y necesita tenerlo contigo todo el tiempo, es posible que tengas un problema de nomofobia.

La palabra "nomophobia" es un acrónimo de las palabras en inglés "no-mobile-phone phobia".

Se define como nomofobia o fobia a no tener teléfono móvil, los sentimientos de ansiedad y de desesperación que algunas personas sufren al no tener su celular.

Getty Images
Un hombre triste viendo su teléfono móvil, mientras está solo en su casa.

El nivel de dependencia al celular por parte de las personas sufriendo estos síntomas va desde utilizarlo como herramienta indispensable para realizar tareas básicas, como despertarse, hasta satisfacer necesidades importantes como sentirse seguro y conectado con el mundo.

Para algunas personas, incluso, sus celulares son la posesión que más atesoran en sus vidas.

¿Has dormido con él?

Poco le falta a algunas personas que sufren de nomofobia para utilizarlo como un "teddy bear" por las noches.

Getty Images/iStockphoto
Una mujer utilizando su teléfono móvil en la cama antes de dormir.

Además de ser una fobia, las personas que se encuentran en esta situación comúnmente hacen "phubbing" a los demás.

La gravedad de la nomofobia no está únicamente en ser una fobia, sino que además muestra un problema de dependencia y adicción.

De acuerdo con The Guardian, en un estudio reciente se mostró que tanto adolescentes como adultos son afectados por esta fobia y que esta situación está afectando a todo el mundo. Asimismo, se encontró que las personas que utilizan sus teléfonos para guardar y compartir memorias personales son quienes sufren más.

Algunas personas consideran a su teléfono móvil una extensión de su persona e identidad.

Sentirse herido y solo, así como tener dolor en el cuello fueron algunas de las descripciones que personas con nomofobia reportaron durante el estudio, al no tener sus teléfonos móviles.

Getty Images/iStockphoto
Representación de un hombre teniendo un ataque al corazón.

Otro estudio muestra que para las personas en esta situación, estar separados de sus celulares puede provocarles un aumento en la presión arterial y en el ritmo cardiaco.

¿Tiene solución?

La nomofobia es una adicción y debe tratarse como tal.

Getty Images
Una mujer sola en un bar mira la pantalla de su teléfono.

El primer paso es saber si realmente estar sin tu teléfono te causa separación por ansiedad.

La gente no usa sus teléfonos para hablar con otras personas, estamos hablando de un aparato conectado a internet que permite que la gente lidie con muchos aspectos de sus vidas. Tú tendrías que remover quirúrgicamente un teléfono de un adolescente, porque toda su vida está integrada en ese aparato.Mark Griffiths, professor, psicólogo y director de International Gaming Research Unit de la Universidad Nottingham Trent.

Desarrollamos dependencia emocional al teléfono porque éste contiene detalles de nuestras vidas.

También existe una fobia a no estar pendiente de las redes sociales por miedo a perdernos de algo.

Para la gente con adicción al teléfono, estar separado de éste les causa síntomas de abstinencia, además de estrés y ansiedad.

Una práctica recomendada para reducir la ansiedad por separación y la dependencia a nuestros teléfonos, es apagarlo o dejarlo en casa de manera consciente.

Getty Images
Un grupo de amigos coloca sus celulares en medio de la mesa en una cafetería.

Algunos tips para reducir la dependencia y el tiempo que pasamos con nuestros celulares:

  • Identifica en qué sitios y aplicaciones pasas más tiempo en tu celular.
  • Elimina las aplicaciones que no sean necesarias y que sólo te hagan perder tiempo.
  • Borra juegos y aplicaciones que no utilices tanto, pero que hagan que permanezcas más tiempo en el teléfono cuando ya no tienes nada que hacer con él.
  • Las apps de las redes sociales están diseñadas para que nos quedemos atrapadas en ellas. Si entras al sitio desde el navegador, lo encontrarás menos atractivo y pasarás menos tiempo ahí.
  • Desactiva las notificaciones de aplicaciones que no consideres necesarias.

Actualmente ya existen algunas organizaciones y clínicas que tratan este tipo de adicción en países como Estados Unidos, España y Brazil.

¿Somos dueños de nuestros teléfonos o ellos de nosotros?

El objetivo no es pasar menos tiempo en tu teléfono, sino pasar más tiempo en tu vida.