MÉXICO
06/04/2018 6:25 PM CDT | Actualizado 06/04/2018 9:04 PM CDT

La carrera contra Trump y la militarización de la frontera

Expertos explicaron al HuffPost lo que significa la militarización de la frontera que comparten México y Estados Unidos.

Carlos Barria / Reuters
REUTERS/Carlos Barria

Necesario y tardío, así calificó Eduardo González, experto en temas migratorios, el discurso que pronunció este 5 de abril el presidente Enrique Peña Nieto luego de que su homólogo estadounidense, Donald Trump, anunciara el despliegue de 4 mil militares en la frontera que comparten con México para evitar el flujo migratorio hacia su país.

González, quien también es profesor de la Escuela de Ciencias Sociales del Tecnológico de Monterrey, considera que el pronunciamiento estuvo a destiempo y le faltó energía al momento de condenar las "bravuconadas" de Trump. Aunque le concedió el hecho de que es una buena pieza de oratoria y fue preferible a mantener silencio.

Concuerda en lo anterior Francisco Franco, académico del departamento de Estudios Internacionales de la Ibero, "es muy tarde porque esta no es la primera ni la segunda vez que Trump nos trata como vecinos de clase inferior", y agregó que esta aparición podría ser utilizada con fines electorales.

Persecución

Desde el lunes 2 de abril, y durante el transcurso de la semana Donald Trump lanzó una serie de tuits en contra de la Caravana Migrante 2018, en la que viajaban cerca de mil 500 migrantes centroamericanos que estaban en la búsqueda de refugio en los Estados Unidos dada la situación que atraviesan sus respectivos países.

Finalmente, el miércoles también anunció la militarización de la frontera con nuestro país para detener el paso de los migrantes indocumentados mientras se construye el muro, su muro.

"Estos llamados y pronunciamientos que ha hecho Trump responden a la frustración de las políticas que no han resultado como él quería, estoy de acuerdo con el presidente Peña", dijo González quien también considera que Trump quiere presionar a nuestro país.

"Trump también está en peligro, se está ganando la animadversión de muchos sectores e inclusive podría perder aliados en las cámaras. Si eso ocurre podría perder también la capacidad de negociar diplomáticamente", apuntó el profesor de la Ibero.

Desmedida probada

"Están en todo su derecho de llevar a la Guardia Nacional, mientras sea en su territorio, porque es una medida soberana", refirió Francisco Franco. Recuerda, además, que los expresidentes Gerorge W. Bush y Barack Obama lo hicieron en su momento. Aunque en su contexto no generaron tanta controversia.

Llevar fusiles a la frontera, dice el profesor del Tec, no atiende el problema real, por el contrario, violenta y criminaliza a los migrantes. "Esta medida no responde a los agentes causantes de la migración, se tiene que atender desde los lugares de origen. Se tienen que humanizar las rutas, el trayecto y la llegada; no se puede detener con armas", enfatizó.

Si bien Arizona y Texas aplaudieron la orden, llevarla a cabo tomaría un mes y no es ninguna garantía de que vayan a mejorar las cosas. Todo lo contrario.

En 1993, bajo la administración del expresidente Bill Clinton, en El Paso, Texas, comenzó la construcción de un muro de 16 kilómetros. Al año siguiente, se desplegó la Operación Guardián para continuar con la siguiente fase entre California y Baja California, un total de 32 kilómetros.

Sin embargo, la disposición de elementos armados en esos puntos provocó que en otras partes se propiciara la violencia porque el flujo de migrantes no disminuyó y aumentaron los costos para cruzar al otro lado. El muro divisorio existente hoy tiene cerca de 500 kilómetros, desde Baja California hasta Sonora.

Quiénes pagan

Pocas cosas han salido como esperaba el presidente Donald Trump, hoy tiene a las cámaras divididas y su encono es evidente. México, país con el que está renegociando el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), ha sido objeto de sus constantes desplantes.

En medio de las negociaciones están los migrantes, los que quieren hacer el intento de cruzar y los que viven allá. "Los migrantes son tomados como moneda de cambio en las negociaciones que tienen en las cámaras y no necesariamente se ven beneficiados con las resoluciones", lamentó González.

El profesor de la Ibero considera que el único lujo que se podía dar Trump era cancelar el programa DACA porque actualmente tienen muchos jóvenes y personas mayores de ascendencia latina que no resultan productivos a sus industrias.

Aun así, en uno de los tuits que escribió Trump, culpó a los demócratas por la inminente muerte del programa DACA al no ceder ante sus peticiones de aprobar el presupuesto para el muro. Cuando se enteró del Viacrucis Migrante, presionó al gobierno mexicano a que detuviera la caravana so pena de castigar los pactos del TLCAN. La caravana terminó por dispersarse.

Tarde pero seguro

Franco mantiene una actitud positiva referente a las negociaciones del TLCAN puesto que no puede hacer lo mismo que con el DACA. No así con las próximas elecciones pues considera que ninguno de los candidatos tiene un proyecto de Estado, ninguno tiene una visión más allá de los seis años.

"Es primordial que los candidatos tomen en cuenta y sepan aprovechar la posición geopolítica que tenemos. Contra Trump no estamos jugando una carrera, es un maratón y tenemos que pensar en ganarle el siguiente metro", agregó.

"La posición de México frente a los discursos que salen de la Casa Blanca ha sido tibia y temerosa", sostiene el docente del Tec. Ahora, piensa, México debe evitar por las vías diplomáticas que la militarización de la frontera sea una realidad.

Aunque entre las medidas que puede tomar el presidente Peña, mencionó, está permitir el paso de los migrantes por nuestro país para no seguir el juego de los Estados Unidos y no ceder. "El haber recibido a Trump cuando aún era candidato abrió la puerta a que sucedieran este tipo de cosas. Enrique Peña Nieto pudo ser más firme", concluyó.