ESTILO DE VIDA
07/04/2018 8:30 AM CDT

7 frases que nunca debes decir en una discusión con quien amas

No des estos golpes bajos.

Si de verdad quieres que el otro se ponga de malas en una discusión, dile que se calme.

Como ya lo saben todos lo que lo han hecho, esta frase en específico rara vez cumple su cometido. Al contrario, expresiones como "cálmate" o "¡relájate!", seguro harán que la otra persona se enoje aún más, se sienta más frustrada y molesta, sobre todo si las emociones están a flor de piel.

Un poco como sucede con ciertos comportamientos que se presentan en medio de las discusiones (como torcer los ojos, rehusarse a comunicar y quejarse) ciertas palabras pueden hacer que una discusión productiva devenga en una sesión de gritos poco productiva.

A continuación, algunos terapeutas revelan siete frases que jamás deberías decir en una disputa con tu pareja, amigo, familiar o, bueno, en realidad con quien sea.

1."Tú nunca..." o "Tú siempre..."

"Estas frases tan definitivas generalmente son exageraciones y se usan para ilustrar un punto o provocar una respuesta emotiva. Sin embargo, muchas veces son imprecisas (por ejemplo, 'nunca me haces caso') y pueden poner a tu pareja a la defensiva. En consecuencia, quizá no entiendan lo que intentabas decirle y más bien se concentren en decirte que estás mal, lo cual redundará en una conversación o argumento que no llega a ningún punto.

"Mejor, sé específico y objetivo sobre lo que te molesta, afirma con "yo" y apégate a los hechos. Por ejemplo, 'Yo me sentí ofendida e ignorada ayer cuando te pedí que recogieras tus cosas antes de que llegaran los invitados y no lo hiciste. La próxima vez que haya visitas, me gustaría contar con tu ayuda". ― Tara Griffith, terapeuta de parejas y familia y fundadora de Wellspace SF

2."Eres igual que tu madre."

"O hermano, o tu amiga loca o el tío borracho, etc. Con esta movida se desecha el problema que se está discutiendo y empiezan los ataques personales. La estrategia es: si estás perdiendo la pelea, mata a tu oponente. Y sí, tal vez sí eres igual a tu madre, pero ese no es el punto". ― Winifred M. Reilly, terapeuta de parejas y familia y autora de It Takes One to Tango (Con uno se baila el tango)

3."Hablamos cuando puedas ser razonable"

"Esa frase no es nada razonable. El objetivo es herir emocionalmente en lugar de pedir una pausa. Cuando las discusiones escalan, es una buena idea tomarse una pausa para que la cortisona y adrenalina bajen un poco (unos 20 minutos). Identifica la causa química: 'Nos estamos molestando de más, o al menos yo. Es por la cortisona y la adrenalina. Vamos a tomarnos 20 minutos de descanso para que podamos hablarnos con el respeto que queremos y merecemos'". ― Steven Stosny, psicólogo y autor de Love without Hurt (Amor sin dolor)

4."¡Terminamos! ¡Me voy"

"Las palabras sí importan. Evita decir algo de lo que te arrepentirás después. Amenazar con irte es tal vez lo más hiriente que le puedas decir o hacer a tu pareja, sobre todo si no lo dices en serio. Una cosa es querer tomarse un descanso, un poco de espacio y calmarse. Otra muy diferente es decir: 'Ya no te quiero y te voy a dejar'. Esas palabras destruyen la confianza, duelen en el alma y nunca se olvidan".

"En vez de gritar, tómate un tiempo para calmarte, concentrarte y volver a equilibrarte. Promete regresar en un tiempo acordado". ― Sheri Meyers, terapeuta familiar y de parejas, autora de Chatting or Cheating: How to Detect Infidelity, Rebuild Love and Affair-Proof Your Relationship (Conversando o engañando: cómo detectar la infidelidad, reconstruir el amor y resguardar tu relación de los amantes)

5."¡Eres un@ #$%&!"

"No es nada constructivo insultar o usar cualquier tipo de groserías o lenguaje despectivo. Este tipo de insultos se usan para expresar enojo y hacer que la otra persona se sienta mal, pero no ayudan a resolver los conflictos. Más bien podría provocar contraataques, dañar la relación y hacer que te sientas culpable, aparte de todas las emociones con las que ya estás lidiando. Trata de concentrarte en el asunto específico o en cómo te hizo sentir la otra persona, pero no en atacar".― Gina Delucca, psicóloga clínica en Wellspace SF

6."¿Por qué siempre exageras todo?"

"Esta frasecilla supone que la persona no tiene motivos para estar molesta. En la mayoría de los casos, esto solo acrecentará la flama de la ira, ya que cuando estamos molestos lo que queremos es que nos escuchen y traten de entender, no que nos digan que somos unos ridículos exagerados o algo así. Una mejor estrategia es preguntar, '¿Por qué te molesta tanto esto?'" ― Reilly

7."¡Otra vez con lo mismo! ¿Por qué no dejas el tema y lo superas?"

"Lo que sea que dé la idea de que el punto de vista de tu pareja no es válido o su reacción es errónea, como: 'Eso es ridículo', 'Estás exagerando' o 'Ay no, otra vez con lo mismo' (y se tuercen los ojos y hasta se suspira), es como decirle a tu pareja, 'Estás mal, no respeto lo que me dijiste y no te voy a escuchar, no va a haber comunicación ni voy a cambiar'.

"Sí, pelearse es estresante, y es completamente comprensible que quieras evitar una pelea cortando las cosas desde un principio, pero usar estas palabras es la fórmula mágica para empeorar una discusión. Reconoce sus sentimientos diciendo, 'Dime más sobre cómo te sientes y por qué te enojas. Quiero entender. Quiero que arreglemos esto juntos. Somos un equipo'. ― Meyers