UN MUNDO MEJOR
05/04/2018 10:42 AM CDT | Actualizado 17/04/2018 8:54 AM CDT

El "phubbing" está arruinando tus relaciones con otras personas

Lo sepas o no, lo has sufrido o lo has hecho tú.

Getty Images
Una pareja utilizando sus teléfonos celulares en la cama mientras se ignoran mutuamente.

Quizá no estás familiarizado con el término "phubbing", pero seguramente es parte de tu vida diaria.

¿Has estado platicando con alguien y de repente a media conversación saca el teléfono?

¿Qué hay de esa carcajada que se le escapa mientras tú estás hablando, porque él o ella ha leído algún tweet o ha visto un meme?

¿O qué tal cuando están comiendo y tiene su celular sobre la mesa mientras lee los posts en Facebook? Eso sí, conservando la etiqueta, el aparato se coloca justo después de los cubiertos.

Y no te atrevas a interrumpir su sesión de stalking al ex en Instagram mientras conversa contigo...

Getty Images/iStockphoto
Una mujer leyendo en su teléfono celular.

En la vida actual, todos de alguna manera hemos sufrido, o hemos hecho "phubbing" a alguien.

Este nuevo término surge a raíz de la conjunción de dos palabras: "phone" (teléfono) y "snubbing" (rechazo).

"Phubbing" se refiere a rechazar o ignorar a alguien con quien estás conversando para mirar tu teléfono celular.

¿Te suena familiar?

Este fenómeno puede parecer relativamente inofensivo, sólo un poco molesto, pero parte de la vida moderna. Sin embargo, de acuerdo con Time, estudios han encontrado que esto puede estar dañando nuestras relaciones interpersonales.

Irónicamente, se supone que las redes sociales nos conectan con otras personas. Sin embargo, parece que mientras nos acercan con desconocidos, nos alejan de los nuestros.

Asimismo, estudios han mostrado que el "phubbing" hace que las interacciones en persona sean menos significativas.

Getty Images
Una pareja haciendo "phubbing" mutuamente.

En un estudio, se descubrió que la mera presencia de un teléfono celular durante una conversación era suficiente para hacer que las personas se sintieran menos conectadas con el otro; aún si el aparato no estaba siendo utilizado en ningún momento.

Un aspecto sumamente alarmante es que el "phubbing" no solo daña tus relaciones, sino tu salud mental también, lo que amenaza cuatro necesidades fundamentales: sentido de pertenencia, autoestima, significado en la existencia y control. Esto ocurre al hacer que la gente se sienta excluida e ignorada, por estar en el teléfono.

Las relaciones interpersonales se pueden ver tan afectadas, que se ha demostrado que en un matrimonio donde ocurre "phubbing", las personas son más propensas a sufrir depresión y a tener una satisfacción marital menor.

El mensaje que se transmite al hacer esto es que se prioriza cualquier otra cosa sobre los momentos se que pasan con alguien.

Hacer "phubbing" puede herir los sentimientos de la otra persona y afectar su autoestima.

Getty Images
Un grupo de amigos utilizando sus teléfonos celulares.

Quien recibe el "phubbing" no es la única persona afectada. Se ha demostrado que quien hace esto durante la comida, disfruta menos sus alimentos así como de la compañía.

Además de todo lo anterior, afecta tu reputación. La gente que utiliza frecuentemente el teléfono mientras está con otras personas es percibida como menos amable y atenta.

Algunas personas incluso sienten ansiedad por separación al estar lejos de su teléfono y los casos de nomofobia son frecuentes.

¿Acaso estamos dejando de vivir y de disfrutar experiencias para ver una pantalla?

Getty Images
Pacientes de un grupo de apoyo para dependientes de la tecnología en Brazil.

Algunos datos curiosos sobre el "phubbing":

  • Un restaurante ve en promedio 36 casos de "phubbing" por sesión de cena.
  • El 97% de las personas que han sufrido de "phubbing" reportan que su comida supo peor durante el incidente.
  • De acuerdo al sitio Stop Phubbing, la Ciudad de México se encuentra en el noveno lugar dentro de las ciudades con más "phubbers".
  • Ocupan los primeros tres lugares las ciudades de Nueva York, Los Ángeles y Londres, respectivamente.

Con información de Scientific American, Time y Stop Phubbing.