MÉXICO
05/04/2018 5:00 AM CDT | Actualizado 05/04/2018 10:49 AM CDT

Caro Quintero: el personaje en la narcocultura

El narcotraficante de Badiraguato es una figura protagónica de los corridos. Así se trazaron los esbozos de lo que hoy se conoce como la cultura del narco.

Reuters Photographer / Reuters

Camiseta negra, gorra azul, pantalón de mezclilla y unos zapatos llenos de lodo. Así vestía Rafael Caro Quintero hace algunos meses, cuando la periodista Anabel Hernández lo entrevistó. Su imagen y lenguaje distan mucho del prototipo del narcotraficante mexicano.

Pero Caro Quintero empezó a traficar con drogas en una época sin internet, donde lo que ocurría en el norte del país pasaba desapercibido en el centro o en el sur. No hay fotos de él portando sombrero, joyas, acompañado de mujeres o conduciendo autos de lujo. Sin embargo, su poder adquisitivo llegó a ser valuado por la Procuraduría General de la República (PGR) en 100 mil millones de dólares.

La mitificación

Alrededor de la figura de Caro Quintero, muy pronto, se creó un mito.El rumor más grande que lo rodea es el ofrecimiento que hizo, en 1985, al gobierno mexicano de pagar la deuda externa -- en aquel entonces de más de 80 mil millones de dólares--, a cambio de dejarlo trabajar tranquilo. La anécdota nunca fue confirmada.

Sin embargo, la gente lo creyó posible, pues al menos en su natal Badiraguato, Sinaloa, el capo había realizado mejoras a las calles, construyó escuelas e iglesias. Fue inevitable que en su comunidad crecieran el cariño, la admiración y la gratitud hacia él.

Pronto empezaron a hacerle canciones y estas abonaron al mito.

Voy a cantar un corrido

Para entonces, Los Tigres del Norte ya eran un grupo reconocido que estaba llevando los llamados narcocorridos por todo el país. "La Banda del Carro Rojo" y "Contrabando y Traición" ya eran éxitos comerciales. El nombre de Rafael Caro Quintero fue el primero que pusieron en una de sus canciones.

Esto sucedió luego de que las autoridades mexicanas emprendieran un operativo en el rancho El Búfalo, donde decomisaron mil toneladas de marihuana y detuvieron al menos a 3 mil campesinos que estaban trabajando ahí. Quintero escapó y de ese episodio, Los Tigres del Norte compusieron el corrido "R Uno", presuntamente en alusión a "Rafa, R1".

Con ese tema ensalzaron la figura del hombre humilde que trabaja en el campo y sale adelante a pesar de la autoridad. Las noticias de aquel entonces no se llenaban de ejecuciones, torturas y tiroteos que aquejan muchas partes del país.

El 9 de febrero de 1985, Caro Quintero emprendió su venganza contra Enrique Camarena Salazar, el agente encubierto de la DEA que logró el golpe contra el Cártel de Guadalajara. Camarena y su piloto fueron secuestrados, torturados y asesinados. Los Madrugadores del Norte escribieron el Corrido de Camarena Salazar y, aún sin quererlo, enaltecieron el nacionalismo contra los estadounidenses.

De película

Ese mismo año se estrenó la película mexicana Operación Marihuana, en la que el actor Mario Almada interpretó a uno de los campesinos que trabajaron, bajo engaños, en el tráfico de drogas. El argumento se basó en el mismo operativo que obligó a Quintero a refugiarse en Costa Rica.

La estética de la historia también dista mucho de lo que hoy son los videos musicales de los grupos que tocan narcocorridos. No se ven grandes casas, animales exóticos como mascotas, fiestas de piscina ni botellas de whiskey. Quintero perteneció a la segunda generación de narcotraficantes mexicanos y no había predecesores a quienes guardar respeto.

Ay, Sara cómo te quiero

Su figura traspasó la música regional mexicana y El TRI, liderado por Alex Lora, compuso "Sara", una canción que tuvo como punto de partida el romance que tenía Rafael con Sara Cosío, hija de César Octavio Vidaurri, entonces secretario de Educación Pública de Jalisco y sobrina de Guillermo Cosío Vidaurri, exgobernador del estado.

Ella lo acompañó en su huida hacia Costa Rica y repitió una y otra vez que ella no estaba secuestrada y que estaba enamorada.

"Yo no estoy secuestrada..., yo estoy enamorada de Caro Quintero", se dice que fueron las palabras de Sara cuando vio cómo la policía allanó la casa donde se encontraba con Caro Quintero.

Tomada de www.auditoriotelmex.com.

En Neza, entre las nubes de humo de marihuana, el TRI cantaba "Sara, gritaba Caro Quintero / Sara, ay Sara cómo te quiero / nos fuimos de pinta lejos del país / nos cayó la tira y nos trajo / a encontrar aquí".

Caro Quintero también fue el primero en mantener una relación amorosa con alguien allegado al poder. Ese romance humanizó aún más su figura: era un criminal, un asesino prófugo, que tenía sentimientos. Sara Cosío fue la primera de muchas mujeres que se relacionaron sentimentalmente con un narcotraficante.

Hoy las bandas de narcocorridos ya no hablan de Caro Quintero, otros nombres, más violentos, lo han sustituido. Hoy tiene que esconder su rostro tras una gorra y parece lejana la figura que retratan las canciones.