NEGOCIOS
04/04/2018 8:26 AM CDT | Actualizado 04/04/2018 8:51 AM CDT

China responde a EU con otro misil de aranceles, ¿declaración de guerra?

Esta es la respuesta de China a la medida del martes del gobierno de Donald Trump.

El presidente de EU, Donald Trump, y el presidente de China, Xi Jinping, hacen declaraciones conjuntas en el Gran Palacio del Pueblo en Beijing, China, el 9 de noviembre de 2017.
Jonathan Ernst / Reuters
El presidente de EU, Donald Trump, y el presidente de China, Xi Jinping, hacen declaraciones conjuntas en el Gran Palacio del Pueblo en Beijing, China, el 9 de noviembre de 2017.

El gobierno de China respondió con más aranceles a EU, tras la medida de la administración de Donald Trump de imponer una cuota de 25% a las importaciones de productos industriales y tecnológicos chinos.

China anunció hoy que impondría los nuevos aranceles a las importaciones de 106 categorías de productos estadounidenses, un movimiento que causará una afectación por 50 mil millones de dólares.

Esta es la respuesta de China a la medida del martes del gobierno de Estados Unidos de imponer aranceles de 25% sobre unos mil 300 productos industriales, de tecnología, transporte y medicina para obligar a un cambio en las políticas de propiedad intelectual de Beijing.

El contraataque de China a Trump: más impuestos

Entre las importaciones "castigadas" con los nuevos aranceles está la soja estadounidense, la principal exportación agrícola de Estados Unidos a China. Los futuros de la soja en EU cayeron más de 5% tras el anuncio mientras crecían las preocupaciones de que se cancelen cargamentos previamente adquiridos por el mayor comprador mundial de la semilla.

Esta es la segunda ola de aranceles fijados por el gobierno chino tras las dos medidas de igual magnitud comercial iniciadas en marzo por la administración de Donald Trump: primero a las importaciones de acero chino y, ayer, a la de productos tecnológicos de ese país.

Pero, el lanzamiento de estos misiles arancelarios, ¿significa el inicio de una guerra comercial entre EU y China? Donald Trump dice que no, pero los analistas no son tan optimistas.

Aunque México libró el golpe comercial de Trump al acero, sí saldrá afectado

El presidente estadounidense publicó en su cuenta de Twitter un mensaje en el que asegura que las medidas arancelarias no implican una guerra comercial con el gobierno de Xi Jinping.

Twitter

"No estamos en una guerra comercial con China, esa guerra se perdió hace muchos años por los tontos o incompetentes que representaban a EU. Ahora tenemos un déficit comercial de 500 mil millones de dólares al año, con robo de propiedad intelectual de otros 300 mil millones. ¡No podemos permitir que esto continúe!".

Pero aunque los analistas consideran que las medidas arancelarias emitidas por ambos países no tienen un impacto económico fuerte en el corto plazo, éstas abren paso a un conflicto comercial más serio.

"Las señales de alerta para que la "escaramuza" escale en una guerra comercial serían tarifas estadounidenses extendidas a las industrias chinas, como la electrónica de consumo, y desarrollos negativos en las negociaciones del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) y la relación comercial de EU con la Unión Europea", dijo en un análisis Oxford Economics.

Trump impone aranceles al acero y aluminio

Pero esta posible guerra comercial, consideran los analistas, no solo afectarán la relación entre EU y China, también serán un golpe para el comercio y el crecimiento mundial.

"El riesgo de una escalada de conflictos comerciales no es insignificante, especialmente con la probable expansión fiscal de Estados Unidos para absorber más importaciones en los próximos años, expandir el déficit comercial y potencialmente avivar las tensiones comerciales", consideran analistas.

Y, ¿cuáles serían los focos rojos y consecuencias de una guerra comercial entre EU y China? Esto dicen los analistas de Oxford Economics:

  • Una escalada de los aranceles de Estados Unidos a los principales productos de importación, como las telecomunicaciones y la electrónica, tendría grandes efectos indirectos negativos para otras economías asiáticas como Corea y Taiwán, que proporcionan una gran parte del valor agregado de las exportaciones chinas.
  • El alto contenido extranjero en las exportaciones chinas a EU significa que el déficit comercial bilateral entre EU y China es enorme, por unos 340 mil millones de dólares. El presidente estadounidense ha dicho que debería reducirse a 100 mil mdd, lo que podría significar medidas para recortar el déficit.
  • Cualquier intento serio de recortar el déficit de EU con China sería muy perturbador y requeriría que Estados Unidos proceda agresivamente contra sectores como las telecomunicaciones y la electrónica. Esto infligiría un grado de autolesión en la economía de los EU porque las empresas estadounidenses están involucradas significativamente en estos sectores chinos.
  • Si el TLCAN se vuelve sustancialmente menos abierto o si Estados Unidos deciden disolver el acuerdo, esto sería una mala señal. También será un mal signo si la relación entre EU y la Unión Europea se deteriora, el sector clave afectado sería el automotor.