MÉXICO
03/04/2018 10:53 AM CDT | Actualizado 03/04/2018 10:54 AM CDT

Detienen al exdirector de penal de La Toma, Veracruz, tras motín

El motín del pasado fin de semana dejó un saldo de siete policías muertos y un centenar de heridos.

CUARTOSCURO

El exdirector del Centro de Readaptación Social (Cereso) de La Toma, Valentín Hernández Santiago, fue detenido junto con el subdirector del penal y el jefe de custodios, tras el motín del pasado fin de semana que dejó un saldo de siete policías muertos, según información de medios locales.

En un operativo especial el sábado por la noche, funcionarios intentaron reubicar a cuatro reos de alta peligrosidad para restablecer el orden en elpenal, pero fueron repelidos por reos que quemaron colchones.

"Al ingresar, seis de los elementos policíacos fueron agredidos y encerrados en un espacio sin salida. Los internos prendieron fuego y provocaron que con el humo se intoxicaran y perdieran la vida", añadió la agencia AFP citando un comunicado del gobierno local.

El gobernador de Veracruz, Miguel Ángel Yunes Linares, atribuyó el lunes a filtraciones de los funcionarios el fracaso del operativo en el centro penitenciario del municipio de Amatlán de los Reyes, Veracruz. Yunes negó que hubiera autogobierno al interior del penal, aunque anunció sanciones contra servidores públicos con rangos "menores".

De acuerdo con medios locales, además de Valentín Hernández Santiago, se encuentra detenido Daniel Alejandro Moreno, quien era el subdirector del centro penitenciario, así como el jefe de custodios en turno, reportaron medios locales.

Alrededor de las 21:30 horas del sábado, los cerca de 1,300 reos del Cereso se amotinaron y fue hasta las seis de la mañana del domingo que las autoridades pudieron controlar el motín que dejó también más de un centenar de heridos, reportó El Universal.

En su informe anual de 2017, la Comisión Nacional de los Derechos Humanos dijo que entre los problemas que enfrenta el sistema penitenciario mexicano están sus malas condiciones, la violencia en su interior y la presencia de grupos delincuenciales.

Un año antes, en su Diagnóstico Nacional de Supervisión Penitenciaria 2016, la Comisión Nacional de Derechos Humanos evaluó el Centro de Readaptación Social (Cereso) con una calificación de 7.59, el mejor evaluado de los cuatro Centros de Reinserción Social del estado.